No manchan, son rápidos y eficaces, suponen todo un triunfo de la tecnología aplicada al cuidado de la piel... Aunque hay quien desconfía de los parches cutáneos como solución de belleza, salud y bienestar, los expertos consultados coinciden en sus notables virtudes y también en las (escasas) reservas que hay que tener a la hora de aplicarlos.

 

1 Su eficacia y rapidez respecto a las cremas

“Los parches mejoran el aspecto de las arrugas y líneas de expresión de una manera más intensiva que las cremas”, afirma Violeta López, directora de marketing de Iroha Nature. En opinión de Stéphanie Jambu, directora científica de Talika, parches y cremas no se pueden comparar porque son productos complementarios: “Los parches están diseñados para proporcionar efectos inmediatos (hidratación, suavizar arrugas….), mientras que las cremas proporcionan beneficios después de varios usos (tratamiento)”, explica.  

 

2 Te encantará su tecnología

Son el último grito en lo que a tecnología aplicada al cuidado corporal se refiere. “Actúan gracias a un binomio muy eficaz entre principios activos y tecnologías como hidrogel o foil, que permiten que estos activos penetren de manera más eficiente en la piel”, explica Violeta López.

 

3 La ‘magia’ de su efecto flash. Y no solo…

Es verdad que lo tienen y eso hace que sean perfectos para aplicarlos antes de un evento y estar radiante. “Pero, además, tienen beneficios a largo plazo”, afirma la directora de marketing de Iroha Nature que recomienda no usarlos sólo de forma puntual, sino como tratamiento: “Se pueden utilizar cada día, no hay límite. Cuanto más te cuides, mejor”, aunque reconoce que se emplean más como un tratamiento intensivo para realizar un par de días a la semana y complementar la rutina habitual.

 

4 Permiten experimentar nuevas sensaciones

Confort, frescor, humedad, tensión… No solo sus efectos sino sus distintos materiales y texturas constituyen por sí mismos una experiencia. Victoria explica que, por ejemplo, los parches en tecnología foil, “producen un efecto sauna en su interior, que hace posible que los principios activos del sérum que contienen penetren mucho mejor en la piel y los resultados sean increíbles”.

 

5 Sencillos y prácticos, como nos gustan

Basta aplicar y dejar actuar el tiempo indicado. Mientras, puedes estar trabajando frente al ordenador o viendo tu serie favorita. Pero cuidado, porque hay que colocarlos bien. Stéphanie Jambu afirma que uno de los errores más habituales en los de contorno de ojos es “poner la parte más pequeña del parche en la esquina interna del ojo”. También aconseja no colocar el parche muy pegado a las pestañas: “Puede incomodar. Es mejor ponerlo en el área donde se nota el hueso (en la zona de la ojera), sobre las arrugas.

 

6 Tratan la piel sin mancharnos (casi) las manos

Realmente lo que te evitas es calcular la dosis y repartir el producto por toda la zona a tratar para después masajearlo hasta su total absorción (y penetración). 

 

7 Son de usar y tirar

Fáciles de transportar, la directora científica de Talika, los denomina “producto nómada”. Los puedes llevar a cualquier parte, incluso en el bolsillo del pantalón, aplicar, y luego deshacerte de ellos sin más. Aunque cuidado, los hay reutilizables, así que consulta bien el prospecto.