No todo el mundo tiene la oportunidad de pasar sus tres semanas de verano tostándose al sol en las islas Maldivas. La buena noticia es que, gracias a la cosmética, puedes encarar septiembre con muy buena cara y un toque de color en la piel aunque te hayas pasado agosto encerrado en la oficina o en un búnker bajo tierra.

Autobronceador, hidratante con color, incluso maquillaje, eso sí, especialmente formulado para el hombre, son fórmulas cada vez más convincentes y eficaces que, con toda ligereza y naturalidad, te asegura un aspecto fresco. Todas incluyen pigmentos que liberan sutilmente el color para dotar a la piel de un bronceado muy natural, que evoca una vida al aire libre.

Los autobronceadores no son solo para antes del verano. Alíate con ellos a la vuelta de las vacaciones para mantener por más tiempo esa buena cara que tanto gusta ¡y tanto te gusta! Las fórmulas han evolucionado, los tonos y los aromas se han naturalizado, y hay un amplio abanico de formatos y texturas (sprays, toallitas, lociones que se aplican con guante, aceites…) y también de resultados (en una sola aplicación, graduales, en unas horas, al día siguiente…).

 

Ethan Roberts

 

Te recomendamos empezar por los graduales para controlar el tono que va subiendo con las sucesivas aplicaciones. Los más aprensivos, pueden mezclar un poco de autobronceador con su crema hidratante para facilitar la aplicación y, a la vez, conseguir un efecto más progresivo y sutil. De todos modos no se pretenden grades transformaciones. Sobre todo, si venimos bronceados del verano, lo que haremos será alargar ese efecto.

 

Resistentes al sudor y a la lluvia

Las cremas de tratamiento facial con color invaden también las líneas masculinas. Son fáciles de utilizar, porque se adaptan a todo tipo de pieles y tonalidades, y sus texturas son tan ligeras como sutiles sus pigmentos. Además, son resistentes al sudor y a la lluvia ¡Quién dijo miedo!

Firmas como Chanel o Givenchy, han dado un paso más lanzando líneas de maquillaje para hombres. Fórmulas transparentes e indetectables, con texturas intuitivas y muy fáciles de trabajar, que unifican la piel y la iluminan, otorgando un aspecto fresco y un tono saludable. Así que va llegando la hora de que superes los clichés y te regales, si te apetece, un espléndido bronceado de bote.