Las escalas en los aeropuertos se han convertido para la mayoría de los viajeros en un verdadero calvario, en un auténtico purgatorio de tedio. Ni un millón de  tiendas, zonas VIP y entretenimientos premium logran disipar la sensación de impaciencia que invade al pasajero que espera su vuelo en un aeropuerto o en un hotel cercano al mismo.

Sin embargo, en Tokio existe un hotel que ha dado con la clave para entretener a los pasajeros que esperan un vuelo que llega con retraso o que sufren una escala demasiado larga: darles la posibilidad de estar, de alguna manera, en un avión, y hasta aprender a pilotarlo. ¿Y cómo se hace eso? Pues instalando un simulador de vuelo en la habitación.

El Haneda Excel Hotel Tokyu está conectado a la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de Haneda en Tokio, y es el primer hotel del mundo en ofrecer una habitación con simulador de vuelo. La máquina reproduce la experiencia de pilotar un Boeing 737-800 que vuela en ruta virtual desde Tokio-Haneda hasta el aeropuerto de Itami, en Osaka.

 

Comandante por un día

Usar el simulador de vuelo cuesta 30.000 yenes (unos 260 euros) e incluye 90 minutos de uso del simulador de vuelo, con la ayuda de un instructor, en dos horarios posibles: de 12 horas a 13:30, y de 14:30 a 16. Naturalmente, pilotas el avión desde el despegue hasta el aterrizaje. Si, además, quieres dormir en esta habitación doble, llamada Superior Cockpit Room, debes pagar 25.300 yenes adicionales (unos 220 euros). En total, la “broma” te sale por casi 500 euros, pero la diversión está asegurada.

La idea de equipar una habitación con un simulador, por cierto, partió del gerente general del hotel, que buscaba una manera de distinguir al Haneda Excel de los miles hoteles de Tokio y, ya de paso, celebrar los 15 años de existencia del negocio. Aprovechando que es un “hotel de aeropuerto”, el gerente tuvo la ocurrencia de instalar el simulador de vuelo en una habitación, “para captar tanto a aficionados a la aviación como a los pasajeros en tránsito”.

Instalar el simulador de vuelo en la habitación costó la friolera de 10 millones de yenes (algo más de 85.000 euros), pero la dirección del hotel espera recuperar el dinero con creces. Todavía es pronto para valorar el éxito de la iniciativa, pues el simulador solo lleva un mes funcionando, pero durante el pasado mes de agosto ha sido una de las habitaciones más solicitadas del hotel.

¿Te animas?