Una vez terminada Juego de tronos, Chernobyl se ha convertido, casi por sorpresa, en la serie de la que todo el mundo habla, y también en la mejor valorada de la historia según el prestigioso portal IMDB. Antes de que la miniserie termine la próxima semana, es muy probable que te estés preguntando qué queda de todo eso más de 30 años después y si es posible ir a visitar el lugar en que todo aquello se produjo sin que la radiación te queme por dentro.

Aquí respondemos a algunas de las preguntas clave que puede que estén rondando por tu cabeza.

 

1 ¿Qué nivel de radiación hay?

Es la pregunta más obvia, teniendo en cuenta que se calcula que Chernobyl no va a ser habitable para el ser humano hasta dentro de 20.000 años. El caso es que una corta excursión de uno, dos o tres días (las más habituales) tiene el mismo peligro que hacerte una placa de rayos X o tomar un vuelo. De hecho, hay hoteles en las inmediaciones de la zona de exclusión, unos 400 valientes que aún viven en la ciudad pese a todo y un millar de trabajadores para labores de desmantelado de los reactores y construcción de un nuevo sarcófago. Solo hay que evitar exponerte en las áreas más peligrosas y estar siempre pendiente de un medidor Geiger para saber si estás a salvo.

 

2 ¿Cómo llegar hasta ahí?

Algunas aerolíneas de bajo coste como la española Vueling ofrecen conexiones directas de Barcelona a Kiev en los meses más calurosos (de junio a octubre). Y desde Madrid puedes optar por Ukraine International. Una vez en territorio ucraniano, puedes contratar una de las muchas excursiones que se ofertan desde los 80 euros e incluyen transporte en autobús que te llevarán hasta Chernobyl y Pripyat en unas dos horas. Eso sí, tendrás que pasar por varios controles nucleares y presentar tu pasaporte.

 

3 ¿Dónde dormir?

Las excursiones por la zona más demandadas son de un día y unas 12 horas de duración (incluyendo las cuatro que te pasarás en el autobús para salir y llegar a Kiev). Pero hay algunos valientes que desafían al pánico nuclear y duermen en los pocos hoteles que quedan en la zona. Aunque decimos hoteles por llamarlos de alguna manera, porque no incluyen los servicios para turistas que podrías esperar. En algunos tendrás WIFI, quizá lo pasarás mal con el agua caliente y, para comer, tendrás que irte hasta un pub cercano donde hay una cantina que sirve comida a los trabajadores de la zona. Eso sí, puedes dormir tranquilo, porque los niveles de radiación en las habitaciones no son superiores a los de Kiev o Moscú.

 

4 ¿Qué puedo hacer ahí?

Además de tomar un montón de fotos para llenar tu Instagram de un look fantasmagórico, en Chernobyl podrás conocer de primera mano la historia de la ciudad que presenció una de las catástrofes ocasionadas por el hombre más terribles de toda la historia. Verás edificios abandonados, norias decrépitas, guarderías decadentes… un paisaje, en fin, sencillamente desolador. Algunas de las actividades favoritas son subir a lo alto del radar Duga, tocar un piano abandonado, visitar la iglesia local, dar de comer a los peces gigantes que campan por el río y mucho más.