La industria musical lleva los últimos años sumida en un cambio de paradigma que ha desplazado la música rock (independiente o no) a un segundo plano en favor de aquello llamado urbano, es decir, la confluencia de estilos callejeros que van del r&b al trap pasando por el hip hop en su sentido más amplio.

Es un momento delicado para los que entienden el indie como una forma de vida, pero en 2019 es cada vez más difícil tratar de entender qué sigue significando esta etiqueta. Algunos de sus artistas más destacados -Grizzly Bear, Fleet Foxes o Vampire Weekend- se han pasado a majors, los festivales de larga tradición indie como Primavera Sound empiezan a olvidarse de ellos y al final son las nuevas generaciones de féminas más o menos conectadas con esa estética -Snail Mail, Julien Baker, Sharon Van Etten, Weyes Blood- las que mejores discos han sacado en los últimos dos años.

Así que, ¿en qué lugar queda una banda como The National? Pues entregando un disco como I Am Easy to Find, su octavo ya, en la categoría que les corresponde, la de últimos héroes de eso que una vez llamamos indie. Veinte años después de iniciar su carrera, los de Ohio han decidido reiniciarla con un trabajo que se sacude de todas las ideas y convenciones que habían asentado a lo largo de dos décadas. Ellos, que siempre habían encarnado algo de esa lad culture, la de los chicos de la banda, han decidido suavizar su rock épico y musculoso, en favor de un sonido (aún) más elegante, fluido, relajado y exuberante. O, dicho de otra forma, más femenino.

 

Invitadas de mucho peso

No se percibe I Am Easy to Find como un disco oportunista, que se quiere aprovechar del actual debate lila, sino una oportunidad para Matt Berninger y compañía para hacer examen de conciencia, rodeándose a la vez de una plétora de colaboradoras que incluye a Gail Ann Dorsey, presente en seis de las canciones, Lisa Hannigan, Sharon Van Etten y otras vocalistas invitadas. No son comparsas, ni mucho menos, y cohesionan a las mil maravillas en un todo que fluye con la naturalidad de un río. Al líder, Berninger, de hecho, no le da miedo que algunas de ellas le roben el foco en ciertas canciones, si eso va a elevar un disco que, durante su hora larga, apenas desciende de las nubes.

Ellos, que siempre han querido darle una coartada arty a su sonido y que siempre han cuidado la imagen visual que transmitían, acaban de estrenar un corto de título homónimo dirigido por Mike Mills (Beginners, 20th Century Women) con Alicia Vikander como protagonista, fan declarada de la banda americana. Ella misma sale en el videoclip de Light Years y en la portada del disco.

La actriz interpreta a su personaje desde su nacimiento hasta su muerte en una narración que explora las relaciones familiares. Esto declara: “Fue una de las colaboraciones artísticas que más he disfrutado en mi vida. Interpretar a un personaje en diversas etapas de su vida fue un auténtico desafío que me hizo estirar los músculos”. Tanto que hasta tuvo que desempolvar sus nociones de ballet para ciertas escenas del filme.

The National lanzarán I Am Easy To Find este viernes y actuarán el próximo mes de julio en el festival madrileño Mad Cool.