Elecciones catalanas

¿Cuándo será el debate de investidura en Catalunya? ¿Habrá repetición de elecciones? Calendario y fechas clave

GUÍA | ¿Cómo se aplicará la ley de amnistía del 'procés'? Todas las claves del periplo judicial

Rull certifica que no hay candidato a la investidura y activará la cuenta atrás con un pleno el 26 de junio

Pere Aragonès felicita Josep Rull davant la mirada de Salvador Illa, ahir al Parlament. | ZOWY VOETEN

Pere Aragonès felicita Josep Rull davant la mirada de Salvador Illa, ahir al Parlament. | ZOWY VOETEN / Zowy Voeten

Gisela Boada

Gisela Boada

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La ley de presidencia del Parlament es clara: tras la celebración de las elecciones catalanas y la formación de la Mesa, el presidente del Parlament debe proponer un candidato a la investidura en un pleno que tiene que celebrarse, como tarde, 10 días después de constituirse la cámara. El jefe del órgano rector, Josep Rull (Junts), es quien debe marcar los tiempos de una investidura a la que, de momento, nadie aspira a presentarse todavía.

Así se lo han trasladado los dos candidatos que inicialmente manifestaron que querían someterse a la votación para ser elegidos presidents de la Generalitat durante la ronda de contactos que ha mantenido Rull con todos los grupos parlamentarios esta semana. Ni Salvador Illa (PSC), ganador de las elecciones y con más opciones de ser elegido con un posible pacto con los Comuns y ERC; ni Carles Puigdemont (Junts), quien asegura poder amarrar más apoyos que su rival, pero necesita la abstención del PSC que los socialistas le niegan, aspiran a dar el paso, por ahora.

Convocado un pleno el 26 de junio

Para poder esquivar lo que marca la normativa y activar el reloj para la repetición electoral, Rull ha comunicado que convocará un pleno el próximo 26 de junio y firmará una resolución que equivale a una investidura fallida. Este mecanismo, conocido como acto equivalente, tiene un antecedente en la Cámara catalana, y permite empezar la cuenta atrás a unos comicios que deberían convocarse el 26 de agosto, dos meses después de firmarlo, si nadie logra ser investido para entonces.

Dos meses de margen

A partir del próximo miércoles, Rull puede proponer tantos candidatos como considere a la investidura durante este tiempo, antes de la convocatoria forzosa de elecciones. Fuentes parlamentarias apuntaron que el presidente del hemicilo priorizará a la hora de designar un postulante su voluntad para presentarse a la investidura, aun cuando este no reúna los apoyos suficientes.

Tanto Illa como Puigdemont mantienen que quieren presentarse a la investidura, pero no revelan qué calendario tienen previsto para hacerlo. Cuando uno de los dos de el paso adelante y si Rull lo propone como postulante, el jefe de la Cámara convocará un pleno de investidura donde el candidato presentará su programa de Govern y se someterá a la votación del hemiciclo.

Tras el discurso del postulante, habrá una primera votación, que requiere mayoría absoluta, es decir, mínimo 68 votos. De no lograr estos apoyos, la ley estipula que 48 horas después de la votación fallida se celebraría un nuevo debate con el mismo candidato, quien esta vez requeriría de una mayoría simple: más votos a favor que en contra.

Negociaciones con ERC

La aritmética no apunta a una fácil investidura. Si Illa quiere lograr la presidencia, necesita los apoyos de los republicanos, quienes, en pleno periodo de reflexión por la crisis interna, no dan pistas sobre qué papel jugarán y someterán su voto a lo que decida la militancia. Eso sí: los de Rovira votaron inicialmente a favor de una mesa presidida por Junts, pese a que los socialistas reconocieron haberle ofrecido la presidencia de la Cámara. Sin embargo, los partidos ya desvincularon este pacto a los acuerdos de la futura investidura.

¿Cuándo serían las nuevas elecciones?

En caso de celebrarse una investidura fallida durante el verano, el presidente del Parlament puede hacer otra ronda de contactos y salir de ella con una nueva propuesta de candidato, con las mismas reglas que la anterior. Pero si llega el 26 de agosto y no ha habido ningún postulante que haya superado la votación, se deben convocar automáticamente nuevos comicios.

Llegado al escenario de la repetición electoral, las elecciones serían convocadas de manera inmediata por el president en funciones, Pere Aragonès (ERC), ese mismo día. La ley dicta que deberán celebrarse 47 días después de la convocatoria. Es decir, los catalanes volverían a tener una cita con las urnas el domingo 13 de octubre.