El veredicto de las urnas

El independentismo baja del millón de votos en su peor resultado en unas elecciones generales en Catalunya

Pactómetro: explora las posibles alianzas que pueden investir a Feijóo y Sánchez

Multimedia | Aquí se han decidido las elecciones: los gráficos clave de los comicios

Multimedia | ¿Quién será presidente? Los escenarios más probables

erc junts gesop mmd

erc junts gesop mmd

Francisco José Moya
Jose Rico
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Aunque la gobernabilidad de España vuelve a depender de ERC y Junts, el independentismo catalán ha encajado otro golpe muy duro en una cita con las urnas. Las elecciones generales de 2023 han supuesto el peor resultado de las fuerzas soberanistas desde el comienzo del 'procés', hasta el punto de que han quedado por debajo del listón psicológico del millón de votos. El registro cosechado este 23 de julio, en un contexto de desmovilización y llamamientos a la abstención por parte de algunos sectores secesionistas, ha empeorado el resultado que lograron hace apenas dos meses, en las elecciones municipales.

El independentismo ha perdido 9 diputados en el Congreso, ha pasado de 23 a 14 diputados y de cuatro grupos parlamentarios a solo dos tras la desaparición de la CUP y del PDECat. ERC, Junts, la CUP y el PDECat han sumado 985.998 papeletas en estas generales, lo que representan 274.771 votos menos que en las municipales de mayo pasado y 666.057 sufragios menos que en las generales de noviembre de 2019. Por su parte, la suma de las formaciones no independentistas (PSC, Sumar Comú, PP y Vox) se ha encaramado hasta los 2.448.694 votos, 355.566 apoyos más que hace cuatro años y 1.071.918 papeletas más que en las municipales de hace solo dos meses.

De hecho, la suma total del soberanismo en estos comicios es inferior a los votos obtenidos por el PSC (1.213.006 papeletas). ERC y Junts quedaron relegados a cuarta y quinta fuerza en votos, puesto que Sumar-En Comú Podem y el PP recabaron más apoyos que republicanos y posconvergentes. El retroceso se cebó de nuevo en Esquerra, que perdió 411.976 votos, casi la mitad de lo que consiguió en 2019. JxCat se dejó 137.591 sufragios, casi una cuarta parte.

Hay que tener en cuenta un factor clave que hace oscilar tanto los resultados: la participación electoral. Este domingo han votado en Catalunya el 65,42% del censo, cuatro puntos menos que en las últimas generales pero 10 puntos más que en las últimas municipales. Es decir, el crecimiento de la movilización pese a que los comicios se celebraban en pleno verano ha perjudicado de manera significativa al independentismo.

En porcentaje de voto, el independentismo ha conseguido en estas generales el 28,02%, 14,6 puntos menos que en noviembre de 2019, y también 14 puntos menos que en las municipales de hace solo dos meses. Si lo comparamos con las últimas elecciones catalanas, las de 2021, el descalabro es de 22,7 puntos. Hay que tener en cuenta que las autonómicas de hace dos años depararon el mejor resultado porcentual para los secesionistas, aunque también su peor dato hasta este 23-J en números absolutos. Aquel resultado dio lugar al mito de la mayoría independentista del 52% en Catalunya.

El siguiente mapa interactivo refleja a las claras el contraste entre el porcentaje de voto independentista cosechado en cada municipio en las generales de 2019 y en las de 2023.

El techo de cristal

Para encontrar un número de papeletas independentistas más bajo hay que remontarse a las elecciones generales de junio de 2016, cuando hubo 1.115.722 sufragios secesionistas. Y en porcentaje, las generales de abril de 2019 registraron un 39,38% de voto partidario de la ruptura con España. De hecho, tradicionalmente, los comicios más refractarios para el independentismo siempre han sido los estatales.

Pero no solo han rebajado la cota en unos comicios catalanes. En las europeas del año pasado hubo 1.720.550 sufragios secesionistas; en las generales de noviembre, 1.642.063; y en las municipales, 1.583.469. Son registros similares a los que ha ido recabando en cada convocatoria un independentismo que se anotó su mejor marca en las últimas autonómicas de 2017: 2.079.764 votos. Y en el referéndum del 1-O, los 'síes' fueron 2.020.144.

Y sobre censo electoral –la base social a "ensanchar"–, el porcentaje de voto secesionista se ha resentido con cada embate del 'procés'. El apoyo a la secesión de Catalunya atrajo en los comicios autonómicos de 2017 al 37,4% del censo. En estas elecciones, ha retrocedido nada menos que hasta el 22,97%.