Elecciones municipales

Las 7 claves del programa electoral del PP en Barcelona

Última hora sobre el inicio de la campaña electoral

¿Quién ganará las elecciones?

El alcaldable del PP por Barcelona, Daniel Sirera, hace una ruta en moto Impala por Barcelona

El alcaldable del PP por Barcelona, Daniel Sirera, hace una ruta en moto Impala por Barcelona / JORDI COTRINA

Carlota Camps

Carlota Camps

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La época de las mayorías absolutas ya queda muy lejos. A día de hoy, todos los candidatos a la alcaldía de Barcelona saben que, después del 28-M, no habrá nadie que pueda gobernar solo y que se tendrá que tejer un pacto entre dos o hasta tres grupos. Por este motivos, los partidos pequeños, o con menos representación, podrían tener un papel determinante. Es el caso del PP, al que el CIS otorga entre 2 y 3 escaños. Si finalmente tiene la llave de la gobernabilidad, el alcaldable de los populares, Daniel Sirera, ha dejado claro que sus votos no servirán para investir alcalde ni a Ada Colau, ni a Ernest Maragall, pero ha abierto la puerta a Xavier Trias y a Jaume Collboni. Aún así, asegura que pondrá como condición su programa electoral. Entre sus líneas rojas está hacer una revisión de las 'superilles', revertir el proyecto de tranvía por la Diagonal y una rebaja de impuestos.

Revertir la "ocurrencia" de las 'superilles'

En el programa electoral, Daniel Sirera se refiere a las 'superillas' como una "ocurrencia" que solo "ha provocado caos circulatorio y desesperación a muchos barceloneses". Por este motivo, propone revisarlas todas, las que ya se han hecho y las que están previstas, y se compromete a revertir "aquellas que tengan un impacto negativo en los vecinos y el entorno". También, en materia de movilidad, Sirera plantea que las motocicletas puedan circular por el carril bus-taxi y que tengan más zonas de aparcamiento. En cuanto al transporte público, ofrece bonificar los abonos hasta los 21 años -ahora es hasta los 16- y "rebajar" el resto de tarifas. Y aunque no aparezca en el programa, también ha prometido revertir la conexión del tranvía por la Diagonal.

Guàrdia Urbana: 1.000 agentes más

La principal propuesta del PP sobre seguridad es ampliar la plantilla de la Guardia Urbana en 1.000 efectivos, "dotarles de mejores equipamientos" y "prestigiar al cuerpo". También aseguran que exigirán el incremento de 3.000 agentes de los Mossos de Esquadra en la ciudad. Además, como prioridades, se proponen luchar contra los narcopisos y contra la okupación. En este sentido, aseguran que crearán una "oficina Municipal Antiokupa" y que promoverán, a nivel estatal, las "modificaciones legales necesarias para echar a los okupas en 24 horas y acabar así con la plaga de las okupaciones ilegales y sus mafias".

"Alfombra roja al turismo"

Sirera apuesta por poner una "alfombra roja" al turismo y por extenderlo como una "mancha de aceite" por todos los barrios de la ciudad, ampliando las actividades más allá del centro. Además de apostar por la tercera pista del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, el PP quiere elaborar un "plan de turismo 2023-2030" y hacer crecer la "marca Barcelona", con el impulso de congresos, ferias y acontecimientos culturales, deportivos y económicos. En el programa electoral, también proponen que el ayuntamiento exija a la Generalitat eliminar el impuesto turístico y que, mientras se cobre, se destine íntegramente a la ciudad. Finalmente, se comprometen a reformar la inspección de los pisos turísticos sin licencia.

Acabar con el "puerta a puerta"

También la limpieza de la ciudad es un punto importante para los populares. Proponen mejorar el contrato de limpieza, con más recursos tanto "humanos" como "materiales", y "priorizar las zonas que requieren una función más intensiva" para que "todos los barrios estén limpios". También quieren "suspender y revisar" el actual sistema de recogida de residuos "puerta a puerta" implantado en algunos barrios de la capital como Sarrià o Sant Andreu. Además, plantean recuperar las 600 papeleras retiradas los últimos años y implantar "una red de lavabos públicos de carácter fijo, con vigilancia y mantenimiento para el uso ciudadano".

"Tercera revolución urbanística"

Más casas. El PP quiere llevar a cabo una "tercera revolución urbanística", facilitando la construcción de "40.000 nuevas viviendas" en las zonas de la ciudad donde "aún hay suelo disponible", como la Marina de la Zona Franca o el eje Sagrera-Sant Andreu. En el programa electoral, también apuestan por eliminar la obligación de destinar un 30% de las viviendas de obra nueva a vivienda social, aunque aseguran que aumentaran "el parque de vivienda pública" y la oferta de "alquiler asequible". Además, quieren "favorecer la rehabilitación de viviendas" y promover la "conversión de plantas bajas en desuso en viviendas individuales asequibles".

Menos impuestos y burocracia

Otro de los puntos claves del programa de Daniel Sirera es "rebajar un 30% el IBI" y un "10% el impuesto de plusvalía", así como reducir el impuesto de circulación y las actuales tarifas de la zona azul. También proponen crear una "zona franca fiscal" para aquellos emprendedores que se constituyan como autónomos o PIMES, que pasaría por condonarles todos los impuestos durante sus primeros tres años de actividad. Además, se compromete a eliminar las "trabas administrativas" que demoran las licencias de obras y de actividad. Actualmente, asegura, en Barcelona "se tardan 270 días de media" para hacer este trámite.

Fomentar el bilingüismo

Finalmente, proponen "fomentar el bilingüismo" y que el "catalán y el español sean tan normales en la administración como lo son en la calle", con el objetivo, según los populares, de "garantizar los mismos derechos y oportunidades a todos los barceloneses". También se comprometen a eliminar las multas lingüísticas.