Cita con las urnas el 28-M

Los 5 retos de Daniel Sirera en las elecciones municipales de Barcelona

¿Quién ganará las elecciones en Barcelona 2023?

Así están las encuestas de las elecciones municipales

El alcaldable del PP, Daniel Sirera, en el encuentro 'Barcelona Entre Todos' de El Periódico

El alcaldable del PP, Daniel Sirera, en el encuentro 'Barcelona Entre Todos' de El Periódico / Joan Cortadellas

Carlota Camps

Carlota Camps

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Tras años alejado de la primera línea política, Daniel Sirera quiere regresar al Ayuntamiento de Barcelona. Ya fue concejal en 1996, pero ahora vuelve como alcaldable. Aunque las encuestas le sitúan muy lejos de poder hacerse con la vara, para las populares estas elecciones son muy importantes. Primero, porque se juegan recuperar el papel de principal opción dentro de la derecha no independentista, que les arrebató primero Ciutadans y hace dos años también los ultras de Vox en Parlament. Pero, además, porque en función de cómo queden sus contrincantes, Sirera podría tener la llave de la gobernabilidad de la ciudad. Estos son los retos a los que se enfrenta:

Concentrar el voto útil

Dentro del centroderecha y derecha no soberanista, el PP es el partido con mejores perspectivas de cara al 28 de mayo. Todas la encuestas dan por hecha su entrada al consistorio barcelonés, con entre dos y cinco concejales, a diferencia de sus principales competidores que quedarían fuera. Su marca final, sin embargo, dependerá de la fragmentación del voto. Por este motivo, Sirera insiste en llamar al voto útil, y evitar que se disperse hacia Ciutadans, Valents o Vox. Según los populares, si todos los votantes de estos partidos le apoyaran a él, superaría a Ernest Maragall (ERC) y estaría cerca de los tres posibles ganadores Xavier Trias (Junts), Ada Colau (Comuns) y Jaume Collboni (PSC). En el recuerdo de los populares hay la elecciones de 2011, cuando Alberto Fernández Díaz consiguió nueve concejales con un 18% de los votos.

Convertirse en la referencia de la derecha

A día de hoy, volver a estas cifras parece una misión imposible para el PP. Al menos, en estas elecciones. Pero Sirera aspira a estar más cerca dentro de cuatro años. Si finalmente los populares son los únicos de su espacio político que superan el 5% de los votos el próximo 28 de mayo, el propósito de Sirera será convertirse en el referente del constitucionalismo de derechas en la ciudad y hacerse con todo -o la gran mayoría- de este espacio político en 2027. Sin embargo, cabe tener el cuenta que el descalabro de Ciutadans en las últimas elecciones al Parlament, no benefició a los populares, ya que los frutos se repartieron entre el PSC y Vox.

Evitar ser visto como 'muleta'

El PP es consciente que los resultados serán modestos para su partido, pero podrían ser determinantes y tener un papel clave en la gobernabilidad de la ciudad. Sirera ha dejado claro que sus votos no servirán para investir alcalde ni a Colau, ni a Maragall, pero ha abierto la puerta a Trias y a Collboni. Sin embargo, el candidato popular no quiere hacer un Manuel Valls. Avisa que no reglará sus votos como hizo el exprimer ministro francés, con el pretexto de evitar un alcalde independentista, y que condicionará los pactos a su programa electoral. Entre las peticiones de Sirera está una revisión de las 'superilles', revertir el proyecto de tranvía por la Diagonal y una rebaja de impuestos.

Darse a conocer al gran público

Pero para poder hacer todo esto, Sirera necesita buenos resultados. Los populares parten con ventaja respecto hace cuatro años, por la positivas perspectivas estatales de Alberto Núñez Feijóo. Todo esto le beneficiará pese a parte con la desventaja de ser un candidato poco conocido dentro del actual tablero y respecto a sus contrincantes. Lleva casi 40 años militando en las filas populares y, en todo este tiempo, ha desempeñado casi todos los papeles del auca -desde concejal hasta diputado o senador-, pero hacía diez años que estaba apartado de los focos, primero en el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) y los últimos tiempos como asesor de los populares valencianos. Para revertirlo, su estrategia es pisar mucha calle, reunirse con el tejido vecinal y dejarse acompañar por líderes estatales.

Recoser el partido

Otra de las prioridades del candidato popular es intentar reconstruir internamente el partido, tocado por los malos resultados electorales de los últimos tiempos y por las apuestas por perfiles externos y mediáticos para ir a listas, en detrimento de las bases. Apuestas como las de Josep Bou en el ayuntamiento o Lorena Roldán -en su momento- y Eva Parera en el Parlament, no sentaron bien a la militancia. Por eso, Sirera ha configurado una lista de históricos del partido, con nombres como Juan Milián o Ángeles Esteller en la parte alta y recuperando figuras como la de Santi Fisas -que abandonó el partido en 2019- para cerrar la papeleta. Se trata, además, de un guiño al catalanismo moderado, ya que Fisas es ahora presiente de la Lliga Democràtica.