En el Congreso

ERC da un primer aviso a Sánchez y se abstiene en el decreto anticrisis para presionar al PSC con los presupuestos

Fuentes de Moncloa aseguran que Illa tiene "absoluta autonomía" para negociar las cuentas catalanas

ERC da un primer aviso a Sánchez y se abstiene en el decreto anticrisis para presionar al PSC con los presupuestos
3
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

La relación entre ERC y los socialistas pasa por un momento enrarecido a cuenta de los presupuestos catalanes, que Pere Aragonès y Salvador Illa no acaban de desencallar. Los republicanos, en comparecencias públicas y mensajes a los diputados del PSC, habían amenazado con no apoyar medidas en el Congreso hasta que no hubiera pacto para las cuentas autonómicas. Y este martes consumaron la advertencia, absteniéndose en la votación del decreto ley aprobado por el Gobierno en el último Consejo de Ministros del pasado año, que incluye medidas como la rebaja del IVA en los alimentos básicos y la congelación de los alquileres

La ocasión era propicia. La aprobación del decreto estaba asegurada gracias a la abstención de la derecha y el apoyo del resto de aliados tradicionales del Gobierno de coalición. Esta vez, a diferencia de tantas otras en esta legislatura, el papel de ERC no era trascendental, algo que los republicanos aprovecharon para presionar en la negociación de los Presupuestos catalanes sin poner en peligro el nuevo impulso social. De hecho, ha salido adelante con 175 votos a favor, 7 en contra y 164 abstenciones.

Fuentes de Esquerra insisten en que no pondrán las cosas fáciles a Sánchez en el tramo final de la legislatura haciendo valer sus diputados, con leyes estrella pendientes de aprobación, como la reforma de la conocida como 'ley Mordaza' o la ley de vivienda. "Si no nos ayudan en Catalunya, tampoco lo haremos en Madrid", espetan, aunque recalcan que el decreto tampoco cumplía con sus peticiones. "Todo influye", apunta otra voz.

Sin embargo, según la Moncloa, el gesto caerá en saco roto. “Salvador Illa tiene absoluta autonomía para pactar o dejar de pactar las cuentas. No lo decidimos nosotros. Lo que acabe ocurriendo, que está por ver, tendrá que ver con lo que pase en Barcelona, en ningún caso en Madrid. Son ventanillas distintas”, explicaron los colaboradores de Pedro Sánchez.

El aviso de Rufián

El diputado republicano Joan Capdevila, encargado de defender la posición del partido ante el real decreto mostró, con cierta ironía, su descontento ante la manera de confeccionar el real decreto, en el que dijo que había "normativas de toda índole", algunas que les gustaban más y otras menos. No obstante, en ningún momento dio a entender que se abstendrían en la votación. ERC suele estar en el 'sí' ante este tipo de iniciativas, salvo ante el primer real decreto impulsado por el Gobierno en abril para hacer frente a las primeras consecuencias de la guerra, cuando se posicionaron en el 'no'.

Ha sido Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso, el encargado de dejar claro que su abstención es un castigo por el bloqueo de la negociación en Catalunya. Desde la tribuna del Congreso ha admitido que la cercanía de las elecciones "dificulta enormemente las cosas", pero ha reivindicado la necesidad de alcanzar acuerdos para sacar adelante las cuentas de la Generalitat. "¿Que no haya Presupuestos en Catalunya afecta a ERC? Sí. ¿Les afecta a ustedes, al PSC? También. Pero, ¿saben a quién más afecta? A la gente. Además, es que todo el mundo sabrá por qué pasa, por un cálculo electoral", le ha avisado.

Noticias relacionadas

"Y la pregunta que me hago es: ¿en los meses que quedan, por qué trabajar para nuestros partidos si podemos trabajar para nuestros países?", ha concluido Rufián su intervención mirando directamente a Sánchez y levantando el aplauso de su bancada.

La negociación entre el Govern de ERC y el PSC continúa, con la B-40 como principal escollo para alcanzar un pacto que, después de la ruptura con Junts, permita al 'president' Pere Aragonès encauzar la legislatura, al menos, durante este 2023. Pero pactar las cuentas implica dotar de estabilidad a un gobierno en minoría y con el PSC, el primer partido en votos en Catalunya, con 33 diputados, los mismos que los republicanos. Así que Illa insiste en el 'todo o nada': su paquete de medidas debe ser asumido al completo por Aragonès, que defiende su "gesto" con la Ronda Nord como una "última oferta".