Entrevista

Dolores Delgado: “Como fiscala no he sufrido ataques de género, sí como política"

La exfiscal general del Estado y exministra de Justicia defiende que la "la igualdad tiene que sentirse e interiorizarse"

David Castro

4
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Existe un techo de cristal para las mujeres en la Justicia?

Es cierto que en la Función Pública está siendo más accesible para las mujeres. Un ejemplo, en la 60 promoción de fiscales el 74% son mujeres. Esto no tiene correlación la empresa privada. Pero también es cierto que siendo así la base, no lo es la cúpula, donde no ser refleja esa amplia representación de mujeres. Se va haciendo paulatinamente, aunque no deprisa como deberíamos.

¿Cuál es la solución?

Trabajar en esa materia. En los dos años y medio que fui fiscal general del Estado propuse, y me siento muy orgullosa, el nombramiento de mujeres en cargos directivos, en plazas discrecionales. Nombré 49 mujeres. De estas, dos son los cargos más importantes de la carrera fiscal, que es la teniente fiscal del Tribunal Supremo y la fiscal jefa inspectora. El índice de paridad en cargos directivos subió del 38% al 46,34%. Y en la junta de fiscales de sala (la cúpula de la carrera fiscal) se pasó del 23% de mujeres a un 38%. Estamos muy lejos, pero es importante seguir ese camino; un camino que visualice que somos muchas las que estamos preparadas y podemos ocupar esos cargos. Se puede avanzar teniendo en cuenta parámetros de igualdad. Por ejemplo, me empeñé en que se tomara en consideración en el currículo de las mujeres el tiempo de conciliación familiar y la maternidad, y no desde un punto de negativo.

Nos hace falta una perspectiva de igualdad y de perspectiva de género en todas las materias"

¿Es machista la Justicia?

La necesidad de formarnos en igualdad es importante. ¿Por qué? Porque la perspectiva de género a veces se ha aplicado exclusivamente en la violencia de género, teniendo en cuenta que la violencia contra las mujeres es la mayor expresión de desigualdad que puede haber, o en delitos contra la libertad sexual. Nos hace falta una perspectiva de igualdad y de perspectiva de género transversal en todas las materias, desde la jurisdicción civil, la contencioso-administrativa y la laboral; la ciberdelincuencia, los delitos de odio, los menores, entre otros. Y tenerla presente en la formación. La igualdad tiene que sentirse e interiorizarse. No usar lenguaje sexista, por ejemplo, es muy importante.

¿Cree que este supuesto machismo ha influido en la aplicación de la ley del 'solo sí es sí'?

Cualquier reforma que afecta al Código Penal puede producir desajustes que dan lugar o a una integración o a una respuesta a las situaciones que se van haber afectadas por su entrada en vigor. Esta es una ley que es positiva y que no solo recoge la modificación en materia de delitos contra la integridad sexual, sino que toca a otras materias. Desde la Fiscalía General del Estado se dictó un decreto dando instrucciones para unificar la actuación en la revisión o no de las sentencias. Se debe analizar caso a caso y no de una manera automática. Se desecha una revisión estrictamente aritmética, y se especifica que habrá que tener en cuenta las dos regulaciones para valorar. Es muchísimo más lógico que una trasposición automática de una u otra normativa.

"Debemos hacer que las mujeres que se incorporan a la carrera encuentren salidas profesionales para la conciliación"

¿Como fiscal ha sufrido algún tipo de discriminación por el hecho de ser mujer?

Como fiscal he tenido que hacer sacrificios personales porque cuando empecé había menos posibilidades para las mujeres y para las madres. Fue una opción y había que ir abriendo brecha y camino. ¿Eso es machismo o no? Eran las circunstancias del momento y lo que debemos hacer es que las mujeres que se incorporan a la carrera encuentren salidas profesionales de conciliación. Durante un año y ocho meses he sido ministra de Justicia y política y ahí sí que he sentido con más fuerza la condición de mujer, porque los ataques políticos sí que revestían un componente de género. Sí he sentido esa discriminación desde el espacio político por ser mujer. Indudablemente, he tenido ataques de género que un hombre no hubiera tenido. A lo largo de 32 años de fiscal no he tenido ataques de género por ser mujer y sí los he vivido en la política.

Noticias relacionadas

¿Producen ataques sexista precisamente las personas que deben dar ejemplo?

Los políticos tienen una gran responsabilidad porque tienen influencia y lo que se dice desde ese ámbito puede mejorar o empeorar una sociedad. Necesitamos que nuestros representantes también colaboren y que en la discusión política y la divergencia de pensamiento se respeten unas líneas rojas. La igualdad pasa por no usar el género como un arma de ataque.