Las cuentas catalanas

Los 'comuns' sitúan el impuesto a las rentas altas como condición "indispensable" en los presupuestos

Aseguran que la negociación con el Govern no ha empezado a pesar de la reunión de la semana pasada y reclaman a Aragonès "humildad"

El portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, en rueda de prensa

El portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, en rueda de prensa / Catalunya en Comú

2
Se lee en minutos
Sara González

La negociación por los presupuestos de la Generalitat no es que esté verde, es que ni siquiera ha empezado. Este es el mensaje que han trasladado los 'comuns' después de que la semana pasada se reunieran durante casi dos horas con la 'consellera' de Economia, Natàlia Mas, y la de Presidència, Laura Vilagrà, para conocer los números macro que maneja el Govern. Para ellos fue tan solo una "toma de contacto", pero no una interlocución seria para explorar su apoyo, algo que, han insistido, tiene algunas condiciones que son de carácter "indispensable", como el impuesto de solidaridad a las rentas superiores a 175.000 euros.

El portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, ha recordado que se trata de un tributo que afectaría al 0,5% de la población de Catalunya. Por ahora, el Govern de la Generalitat no se ha pronunciado sobre si está a favor o en contra de este incremento fiscal, entre otras cosas porque aspira a poder atraer el apoyo de Junts que, precisamente reclama lo contrario que los 'comuns', es decir, que se rebajen impuestos para determinadas rentas o que se elimine sucesiones.

Una vez más, los considerados socios preferentes por Pere Aragonès han reclamado al 'president'' que asuma su debilidad parlamentaria y negocie con "humildad". Más allá del impuesto de sociedades, los 'comuns' reclaman un plan de choque por valor de 1.000 millones de euros para hacer frente a la inflación, una "ofensiva real" para impulsar las energías renovables y cumplir con compromisos de los anteriores presupuestos, por ejemplo en materia sanitaria para hacer frente a los problemas de salud mental. Después de haberse reunido con los 'comuns' y con Junts -la CUP declinó asistir a la cita-, esta semana el Executiu se reunirá con el PSC.

Noticias relacionadas

A Mena le ha tocado también hoy salir al paso de dos polémicas con impacto electoral para su partido. La primera, las palabras de Pablo Iglesias exigiendo a Yolanda Díaz "respeto" por Podemos a la hora de configurar la plataforma Sumar. “Trabajaremos activamente para que Díaz sea presidenta y estoy convencido que Podemos también lo hará”, ha asegurado Mena, que ha avisado que si los partidos hablan de sí mismos el riesgo es que se genere aún más “decepción” entre el electorado.

La segunda tiene que ver con la reapertura por parte de la Audiencia de Barcelona de la causa judicial contra la alcaldesa Ada Colau por supuestas irregularidades en subvenciones. Mena ha tachado el asunto de "'lawfare' político" y ha denunciado que se busca "condicionar el voto" en las próximas elecciones municipales. Los 'comuns' reclaman conocer quién hay detrás de la asociación que presentó la querella, que fue archivada hasta en dos ocasiones, y quién la está financiando. "La gente tiene derecho a saber quién quiere ser actor de las elecciones sin presentarse a ellas", ha afirmado.