Reencuentro en público

La Zarzuela avisa de que la ubicación de Felipe VI y Juan Carlos I en el funeral de Isabel II la decidirá Londres

Subraya que el protocolo de la ceremonia donde ambos reyes coincidirán lo marcan las autoridades británicas

El Gobierno y la Casa del Rey acuerdan que el ministro Albares acompañe al Monarca a la capital

Felipe VI besa a su padre, Juan Carlos I, el 29 de enero de 2020, en el funeral de su hermana la infanta Pilar en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Felipe VI besa a su padre, Juan Carlos I, el 29 de enero de 2020, en el funeral de su hermana la infanta Pilar en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. / EMILIO NARANJO / AFP)

3
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Felipe VI y Juan Carlos I no aparecen juntos en público desde enero de 2020, cuando coincidieron en el funeral de la infanta Pilar en Madrid. En aquella fecha los dos todavía tenían algún contacto en público, aunque en privado el Rey ya había ido al notario (marzo de 2019) para renunciar a cualquier dinero que pudiera corresponderle de la Fundación Lucum, usada presuntamente por su padre para esconder su fortuna. Todo estallaría en marzo de 2020 y el emérito, en agosto, acabaría yéndose de España. Desde esa fecha las cartas están sobre la mesa y no ha vuelto a haber ninguna imagen pública de los dos juntos. Ni cuando Felipe VI fue a Abu Dabi a dar a la familia real el pésame por la muerte del emir Jalifa Bin Zayed al Nahyan ni tampoco cuando Juan Carlos I volvió de visita por primera vez a España, el pasado mes de mayo.

El sepelio ha devuelto la tensión a la jefatura del Estado porque proporcionará la primera imagen de padre e hijo en dos años y medio

Ahora, ambos volverán a coincidir en otro funeral, el de Isabel II y la incomodidad para el actual jefe de Estado es obvia. En la Casa del Rey no aclaraban siquiera el lunes por la mañana si serían los encargados de confirmar o descartar la asistencia de Juan Carlos I al sepelio, el día 19 en Londres. No habría sido la primera vez que el emérito hace pública una decisión a través de sus amigos. Ya actuó así cuando viajó a España en mayo.

Finalmente, ante la insistencia de los medios de comunicación, la Zarzuela anunció en una breve nota que el matrimonio de los eméritos, como Felipe y Letizia, había aceptado la invitación realizada por el Ministerio de Exteriores británico a través de la Embajada de España en el Reino Unido y estarán en la ceremonia de Westminster. ¿Entrarán los cuatro juntos a la abadía? ¿Se sentarán juntos padre e hijo? ¿Se saludarán? ¿Estará la reina Sofía con su marido? Ante las múltiples preguntas que el asunto suscita, fuentes de la Zarzuela recordaron este martes que el protocolo lo marcarán las autoridades británicas, así que los reyes actuales y los eméritos se adaptarán "lógicamente" a las "decisiones organizativas y a las instrucciones logísticas" que decida Londres.

Al acto están convocados también los jefes de Estado y los exjefes de Estado de las familias reales de Bélgica, Dinamarca y Países Bajos, y el Príncipe heredero danés. Protocolariamente, señalan fuentes de Exteriores españolas, lo habitual es que las personas en ejercicio estén juntas y en una ubicación diferente se coloquen los exmandatarios, así que lo más probable es que Juan Carlos y Felipe estén separados durante la ceremonia.

Sin agenda institucional

Noticias relacionadas

Esta efeméride vuelve a poner de manifiesto no solo el problema que es el exjefe de Estado para su hijo desde el punto de vista institucional y personal. También destaca el atolladero en que se metió la Casa del Rey a iniciativa propia por querer dejar de informar sobre el emérito hace ya tres años, cuando, tras tener detalles sobre su fortuna oculta, comunicó que Juan Carlos I dejaría de participar en la agenda de la Zarzuela de manera oficial. En este tiempo, algunas de las preguntas de la prensa, no todas sobre sus finanzas y las investigaciones judiciales, se desvían al abogado del emérito, Javier Sánchez-Junco, para intentar marcar distancias.

Las preguntas sobre quién pagará el desplazamiento del exjefe de Estado español entre Abu Dabi y la capital británica llegó también este martes al Consejo de Ministros. Los periodistas se lo preguntaron a la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, que no quiso dar ningún detalle sobre el coste del viaje. "La delegación de nuestro país la encabeza el rey Felipe como jefe del Estado. El rey emérito atiende una invitación personal y nada tiene que decir el Gobierno de España", apuntó. A última hora de la tarde, y tras consensuarlo con la Zarzuela, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, anunció que acompañará a los monarcas al sepelio.