Víctima de humoristas rusos

Troleo de Rusia a Almeida: el alcalde prometió deportar ucranianos para combatir en la guerra

El regidor madrileño le aseguró al supuesto edil de Kiev que le ayudaría a enviar refugiados de vuelta al frente

Troleo de Rusia a Almeida: el alcalde prometió deportar ucranianos para combatir en la guerra

EFE / Julio Muñoz (Efe)

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Creyendo que hablaba con el alcalde de Kiev, José Luis Martínez Almeida se comprometió a "deportar" a ucranianos refugiados en España de vuelta a Ucrania para que combatieran contra los rusos. Pero su interlocutor resultó no ser Vitali Klitscko, el regidor de la capital ucraniana, sino dos humoristas rusos cercanos al Kremlin de cuya broma fue víctima el alcalde madrileño. Antes de percibir que estaba cayendo en un engaño, el dirigente del PP se sinceró diciéndose dispuesto a apoyar "el envío de ucranianos a Ucrania para que luchen allí", algo que está en contra de la legalidad en materia de protección internacional.

Ya era conocido que Martínez Almeida mantuvo una videollamada con un bromista que se había hecho pasar por el alcalde de Kiev. Sin embargo, como ha adelantado eldiario.es, los dos autores del engaño -los humoristas rusos Vovan y Lexus- han publicado un vídeo de 17 minutos con distintos fragmento de la conversación. En ella, el supuesto edil ucraniano denunciaba la falta de soldados en el frente y criticaba a los refugiados de su país que se relajaban "en las playas de España" cuando su tarea debía ser "morir en el campo de batalla o ganar".

"¿Puede Madrid ayudarnos a deportar a Ucrania a los hombres con ciudadanía ucraniana?", le preguntaron y Martínez Almeida les aseguró que sí. "Por supuesto. No creo que eso sea un problema. Madrid apoya el envío de ucranianos a ucrania para que que luchen allí", afirmó el alcalde madrileño. Pero, el asunto no quedó ahí. El alcalde conservador llegó a asegurar que cree que "se necesitan hasta más soldados para luchar contra Rusia" y que "Madrid tiene la capacidad de transporte si surge la necesidad para deportar personas a Ucrania".

En la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, emanada de la Convención de Ginebra, se establece la prohibición de expulsar a un refugiado "que se halle legalmente en el territorio". En su artículo 33 se detalla que "ningún estado contratante podrá, por expulsión o devolución, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligre".

Incautar bienes

No fue el único compromiso del alcalde madrileño con su falso homólogo ucraniano. El bromista le preguntó sobre qué estaba haciendo el Ayuntamiento para incautar los bienes de los rusos que viven en la capital madrileña y si sería posible que, una vez intervenidos, estos fueran distribuidos "gratis" a los ucranianos refugiados. Martínez Almeida le aseguró que se han puesto en marcha todos los recursos para "aplicar todas las resoluciones de la Unión Europea relativas a los rudos en España".

Acto seguido, mostró su pleno convencimiento de que "es necesario castigar a los bastardos rusos aquí en España y en Madrid". "Bastardo", el grueso calificativo que emplea el alcalde, no se ha escuchado en ningún momento entre los dirigentes políticos españoles para referirse a los rusos. Tampoco se abrió en ningún momento el debate de incautar los bienes de todos los ciudadanos rusos que vivan en España, sino de los oligarcas próximos al régimen.

Heces fecales

La conversación se alarga durante 17 minutos en los que la conversación se va haciendo cada vez más estrafalaria. El supuesto alcalde de Kiev asegura que activistas ucranianos en España van a hacer una actuación "desnudos" ante las delegaciones de la OTAN en Madrid y a "embadurnarlos de heces fecales". Martínez Almeida no entiende la segunda parte de ese supuesto plan, pero acoge con entusiasmo el plan de aparecer desnudos. "Muy interesante. Probablemente es la mejor metáfora para mostrar a al gente lo que está pasando actualmente en Ucrania".

Incluso, le llegaron a plantear que el embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, participaría en ese acto y también iría desnudo. "No estoy tan seguro de mi figura", se excusaba Martínez Almeida entre risas al ser preguntado si quería acudir.

Final desconcertante

Noticias relacionadas

Después, las bromas empiezan a hacer cada vez más evidentes. El humorista le asegura al alcalde madrileño que "odia" a la escritora Almudena Grandes, pese a que no la ha leído y este, tras los estallidos de risa de varios asesores nada más escuchar el nombre de la novelista fallecida, confirma que tampoco ha leído ninguno de sus libros. Tras esto, el supuesto alcalde de Kiev le recuerda a Martínez Almeida el día que golpeó a un niño en la cabeza con una pelota de futbol, el escándalo por la compra de mascarillas e, incluso, le dice que sabe de su apodo "carapolla".

El alcalde madrileño, sonriente en todo momento, encaja todos los golpes, hasta que la conversación se vuelve demasiado extraña. "¿Quizás recuerdes cuando te metí la polla en la boca?", le dice el humorista al ser preguntado por Martínez Almeida sobre si ha estado alguna vez en Madrid. Al edil del PP se le cambia el rostro. Desconcertado, acierta a pronunciar: "No, no, no te entiendo". "Hablaré con el embajador sobre la actuación [de desnudarse]", dice tratando de reconducir la conversación, pero el bromista insiste: "También te meterá la polla en la boca". Martínez Almeida, sin saber qué hacer, mira a la derecha, a uno de sus asesores que está tras la pantalla, parece entender que es víctima de una broma. El vídeo se corta.