Caso de las mascarillas

El primo de Almeida reconoce que facilitó un correo a Medina y creía que tenía intenciones altruistas

Afirma que el 'mail' era "genérico" y que se lo dio la mano derecha del alcalde, Matilde García Duarte

El PSOE insistió en que antes de declarar su situación de testigo pasara a la de imputado, pero el juez volvió a rechazarlo

El primo de Almeida reconoce que facilitó un correo a Medina y creía que tenía intenciones altruistas
2
Se lee en minutos
Cristina Gallardo
Cristina Gallardo

Periodista

ver +
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

Una llamada telefónica directa de Carlos Martínez-Almeida, primo del alcalde de Madrid, a Matilde García Duarte, coordinadora general del Ayuntamiento, fue la que permitió que el correo electrónico cgalcaldia@madrid.es llegara a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño, y les abrió las puertas para la obtención del sustancioso contrato con material sanitario del que obtuvieron seis millones de euros en comisiones.

Así lo reconoció el familiar de José Luis Martínez-Almeida al juez Adolfo Carretero durante su declaración. Según fuentes presentes en la comparecencia, el testigo relató cómo dio el contacto a Medina, con el que mantuvo un par de conversaciones telefónicas, y sugirió que intuía en él una colaboración de tipo altruista debido a la apremiante situación por la pandemia.

Las acusaciones ejercidas por los grupos municipales de Podemos, Más Madrid y PSOE han coincidido en que el primo del alcalde no ha aportado datos que se desconocieran y ha dejado muchos interrogantes. Lo que sí aseguró Carlos Martínez-Almeida es que nunca habló de este asunto con su primo, y que se limitó a dar el mail municipal a su amiga María Díaz de la Cebosa, directora de la universidad privada CIS University, donde estudió Medina, que le había preguntado de parte de este.

Interrogantes sobre Collado

Uno de estos puntos sin aclarar se refiere al contacto que Medina obtuvo a través de este intermediario con la jefa de compras municipal, Elena Collado, que fue con la que gestionó Luceño directamente el contrato de compra de mascarillas, guantes y test para detectar covid por los que se pagaron casi 11 millones de euros.

El abogado del PSOE, Adolfo Barreda, intentó sin éxito que la comparecencia se suspendiera para que el testigo declarara como imputado y se preguntó por qué Díaz de la Cebosa pensó que el primo de Martínez-Almeida era el idóneo para lograr ese contacto. El juez Carretero tampoco aceptó la petición de Nuria Zapico, abogada de Más Madrid, para acceder al teléfono del testigo y comprobar sus contactos con los investigados.

No le contestaron

Según los abogados, Medina se presentó al primo del alcalde como empresario experto en textil que podía tener contactos para conseguir material sanitario, y en una conversación posterior le habría dicho que no le habían contestado al correo que inicialmente se le facilitó.

Noticias relacionadas

En opinión de Zapico, este contacto no puede tildarse de "genérico" pues es el que pone en contacto de forma directa con un departamento de la importancia de la Coordinación General de la Alcaldía de Madrid. También ha destacado el hecho de que ni la Fiscalía ni la acusación particular presentes en esta diligencia hayan realizado pregunta alguna al testigo, algo que sí ha hecho el juez.

Por su parte, Alejandra Jacinto, portavoz de Podemos, ha manifestado al término de las declaraciones que "el primo del Alcalde no trabaja ni ocupa ningún cargo en el Ayuntamiento de Madrid, y sin embargo, sí se habría tomado las molestias suficientes como para hablar con el comisionista Luis Medina y ponerle en contacto con la mano derecha del propio alcalde".