Junto a Stoltenberg y Trudeau

Sánchez visita a las tropas españolas desplegadas en Letonia este martes

  • El contingente está desplegado en el marco de una misión de la OTAN para reforzar la seguridad de este país báltico frente a la amenaza de Rusia

  • Defensa anunció el refuerzo de la contribución española en la fuerza: a los casi 350 efectivos se suman otros 150 militares y capacidades adicionales

Soldados españoles de la OTAN participan en ejercicios militares en la base de Adazi, Letonia, en febrero de 2018.

Soldados españoles de la OTAN participan en ejercicios militares en la base de Adazi, Letonia, en febrero de 2018.

5
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

"Unidad" es la palabra de la que no se desprende el presidente del Gobierno desde el pasado 24 de febrero, desde que Rusia atacó a Ucrania. Pedro Sánchez considera que "el mejor regalo" que se puede dar a Vladímir Putin es la desunión, la "división" en la Unión Europea. Juzga esencial la marcha conjunta de las instituciones comunitarias y también del lado de la OTAN, como considera clave preservar la unidad dentro de España. El miércoles pasado buscó cimentar esa cohesión con los grupos en el Congreso —y a su juicio, lo logró, pese a las tensiones dentro de su propio Ejecutivo—, la escenificó el sábado con una reunión con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la continuará este martes, 8 de marzo, con una visita relámpago a Letonia, junto al primer ministro del país y de Canadá y el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

Fuentes de la Moncloa informaron de que Sánchez volará este martes a Letonia para visitar en la base de Ādaži a las tropas de la OTAN, entre ellas las españolas, destacadas en el país. En la base, situada a poco más de 100 kilómetros de la frontera rusa, el presidente estará acompañado del primer ministro letón, Arturs Krišjānis Kariņš; del premier canadiense, Justin Trudeau —su país comanda esta misión—, y el jefe de la Alianza, Jens Stoltenberg. Con ellos mantendrá reuniones por separado (con Kariņš, en Riga) y saludará al contingente español desplegado en este 'battle group'. Está prevista una rueda de prensa de los tres participantes en la visita a las 17 horas de la república báltica (16 horas en España).

La visita, indicaron fuentes de la Moncloa, es "la expresión del compromiso y unidad transatlánticas en la actual crisis con Rusia y del apoyo de todos los aliados a los países bálticos", muy amenazados por Rusia, que de hecho ha reclamado a la Alianza retroceder a sus antiguas fronteras, a las que tenía en 1997, antes de la adhesión de exaliados de la URSS en el Pacto de Varsovia y exintegrantes del antiguo Estado soviético.

La visita, dice la Moncloa, señala "el compromiso y unidad transatlánticas" frente a Rusia y "el apoyo de todos los aliados a los países bálticos"

Defensa anunció el pasado 1 de marzo que las Fuerzas Armadas reforzaban, con 150 militares, el número de efectivos destacados en Letonia, para potenciar la misión aliada enhanced Forward Presence (eFP, Presencia Avanzada Reforzada), integrados en el 'battle group' liderado por Canadá. El ajuste operativo, como informó Defensa, está "contemplado en los acuerdos del Consejo de Ministros sobre misiones de paz en el exterior". Es decir, que los 150 militares de refuerzo anunciados se unirían a los casi 350 hombres y mujeres desplegados en Letonia, en su mayoría de la Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X (Córdoba), bajo control operativo del Mando de Operaciones.

"Mantener la disuasión"

La iniciativa, como señaló Defensa, se enmarca "dentro de los planes de respuesta para preservar la paz y la seguridad, aprobados por todos los países miembros tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia". Ya la semana pasada el ministerio que dirige Margarita Robles que las capacidades adicionales aportadas por España serían una unidad de artillería de campaña, una unidad de ingenieros (zapadores y apoyos), y capacidades de apoyo logístico. Defensa ya contribuía en esta misión con los carros de combate 'Leopardo 2 E', los vehículos de combate de Infantería (VCI) 'Pizarro', el transporte oruga acorazado (TOA) M-113, morteros pesados, vehículos de combate de zapadores (VCZ) y misiles contracarro 'Spike'.

Sánchez ya visitó las tres repúblicas bálticas en julio y subrayó que España es un socio "seguro, fiable y comprometido" de la OTAN

La misión eFP tiene como objetivo "mantener la disuasión frente a cualquier agresión" a los aliados bálticos, "a través de un despliegue de naturaleza defensiva, y responde al compromiso existente en el seno de la OTAN de ayudar a los países aliados". La Alianza ya dispone de cuatro grupos tácticos multinacionales en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. España tiene desplegadas tropas no solo en Letonia, por tanto, sino que participa "en las actividades de la policía báltica y todas las operaciones de refuerzo de la disuasión en el flanco oriental".

Noticias relacionadas

Sánchez ya visitó las tres repúblicas bálticas en julio, antes del cambio de su Gobierno. En Letonia estuvo en la base de Ādaži después de reunirse con el primer ministro letón, Arturs Krišjānis Kariņš, y en Lituania, en la base militar de la OTAN en Šiauliai, donde le sorprendió una incursión aérea rusa, una amenaza real por la entrada de dos aviones, que tuvieron que ser advertidos por los cazas españoles. España lideró la misión entre mayo y agosto de 2021.

Ya en aquel momento, Sánchez aseguró que España es un socio "serio, fiable y comprometido", y que aunque el gasto en Defensa sea inferior al 2% del PIB al que se comprometieron los aliados, es "el séptimo país" de los 30 miembros de la Alianza por número de efectivos, y el quinto por su contribución a sus operaciones. Ahora, la visita adquiere un significado especial: si Putin atacara cualquiera de los países bálticos, se activaría el artículo 5 de la Alianza, y el resto de aliados acudirían a socorrerlos. Es decir, el conflicto bélico escalaría. Entonces, la OTAN sí tendría que intervenir y no inhibirse, como ha hecho en Ucrania, al no ser un Estado miembro.