Necesidades del tribunal

El Supremo pide a Llop medidas urgentes para garantizar su funcionamiento

  • El alto tribunal considera que hay problemas estructurales además de los surgidos por la falta de renovación del CGPJ

  • La ministra de Justicia reclama a Lesmes que separe una reivindicaciones de otras y argumenta que el Ministerio sí cumple

El Supremo pide a Llop medidas urgentes para garantizar su funcionamiento
3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo ha aprovechado la visita de la ministra de Justicia, Pilar Llop, para reclamarle una serie de medidas urgentes para garantizar el funcionamiento del alto tribunal ante las necesidades materiales y de personal que padece desde hace muchos años y la situación creada por la imposibilidad de que el Consejo General del Poder Judicial haga nombramientos mientras está en funciones tras la reforma del Gobierno de la ley orgánica del poder judicial.

En la reunión, presidida por el presidente del Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, la Sala de Gobierno ha expresado su preocupación por la no renovación del Consejo, pero ha subrayado que existen otros motivos de preocupación que se están prolongando en el tiempo. La reivindicación ha llegado hasta tal punto que la ministra ha reclamado que se separen las peticiones en un informe, en función de su origen, y ha recordado que el Ministerio de Justicia cumple con sus compromisos con una fuerte inversión en el alto tribunal.

El Supremo plantea un incremento del número de letrados del Gabinete Técnico y varias reformas legislativas en los recursos de casación para poder hacer frente a la elevada carga de trabajo del tribunal, que actualmente cuenta con una plantilla de magistrados un 14% menor de la legalmente prevista, porcentaje que será del 20% en octubre, cuando el número de plazas vacantes se elevará a 16 frente a las 12 existentes a fecha de hoy.

Y ello pese al nombramiento en abril del año pasado por el Ministerio de Justicia de 12 letrados para reforzar el Gabinete Técnico con el fin de prestar apoyo en las tareas de admisión e inadmisión, incidentes de nulidad o quejas, que supone el 90% del trabajo del Supremo. Un refuerzo que el Supremo critica que no se vio acompañado por un incremento de personal administrativo que asumiera la asistencia a esos letrados. Además, denuncia que Justicia ha denegado recientemente la designación de otros cinco letrados para la Sala Primera.

Peticiones por Salas

La Sala Primera cuenta con una plantilla de 10 magistrados y desde noviembre de 2020 cuenta con una plaza vacante, mientras que su carga de trabajo se ha incremento de forma extraordinaria tras la fase de pandemia, hasta alcanzar el 42,5% en el último año, por lo que reclama cinco letrados para la fase de decisión de los recursos.

La Sala de lo Penal es la única sin vacantes, pero su carga de trabajo también ha seguido una tendencia alcista durante los últimos cinco años, con un repunte de un 27% en 2021 respecto a 2019 y 2020. Su principal problema es la alta tasa de interinidad de sus funcionarios, que alcanza el 59%, por lo que se solicitan medidas que motiven su permanencia como incentivos económicos similares a los de otros órganos judiciales. 

Noticias relacionadas

En la Sala Tercera el número de vacantes asciende actualmente a seis, que se incrementará hasta ocho con la próxima jubilación de los magistrados Rafael Fernández Valverde y Segundo Menéndez. Además de las medidas de redistribución interna puestas en marcha, necesita más funcionarios ante la litigiosidad que se prevé frente a los recursos que reclaman responsabilidad patrimonial del Estado derivada de la pandemia.

En la Sala Cuarta hay tres vacantes y se añadirán otras dos por jubilación este año, incluida la de la presidenta, María Luisa Segoviano. Ello dejará la plantilla con solo ocho magistrados de un total de 13, lo que impedirá formar las dos secciones que se constituyen para la deliberación y votación de los asuntos. Solicita el nombramiento de cuatro nuevos letrados y dos funcionarios. En la Quinta hay dos vacantes de ocho magistrados y ha detectado un aumento de la entrada de asuntos por el incremento de la cifra de asuntos pendientes en un 43,85%.