Tensión en el constitucionalismo

Valents erosiona las filas de Cs y PPC para consolidar su marca

  • Marejada en las filas populares por la inacción de la cúpula ante los fichajes de Parera, que ejerce como diputada independiente

  • Los naranjas acusan a los herederos de Valls de construir su proyecto sobre la base del transfuguismo

La que fuera número dos de Manuel Valls en el consistorio barcelonés, Eva Parera, junto al exprimer ministro francés.

La que fuera número dos de Manuel Valls en el consistorio barcelonés, Eva Parera, junto al exprimer ministro francés. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El rebautizo de la formación que trató de convertir, sin éxito, a Manuel Valls en alcalde de Barcelona hurga en la debacle de Ciutadans y tensa al PP catalán. La estrategia de Eva Parera, ahora líder de Valents y diputada independiente por los populares, pasa por nutrirse de exdiputados y cargos del partido con el que rompió justo después de concurrir a las elecciones municipales con los naranjas y abrir las puertas a todo aquel que esté desencantado con el PP. El divorcio anunciado entre Valls y Cs tras una campaña protagonizada por choques internos incesantes entre los fichajes del exprimer ministro francés y la dirección naranja a cuenta de las alianzas autonómicas con la extrema derecha, se convierte ahora en una OPA hostil que, al menos de momento, complica la absorción por parte del PP en Catalunya.

Con los naranjas ante el abismo, conscientes de que las próximas contiendas electorales pueden hacerles peligrar todavía más, Valents compite con el PPC en el mercado de fichajes. Unos aliados peligrosos para buena parte de las bases populares que ven con estupor cómo una diputada de su propia lista prepara una ofensiva electoral contra ellos con el apoyo del exdiputado del PPC, Joan López Alegre. Desde Valents insisten en que Parera accedió con condiciones, la más relevante: poder seguir adelante con su propio proyecto municipal, por lo que se sacuden las críticas.

La cúpula del PP intenta calmar la polémica con los que levantan la voz en las reuniones internas y defiende que concurrirán con sus propias siglas a las municipales del próximo año. Pero varias fuentes del partido no esconden su sorpresa y malestar por el hecho de que no se tomen medidas ‘disciplinarias’, o al menos se intente frenar a Parera, al tiempo que aseguran desconocer cuál es el plan y a qué estrategia responde este “dejar hacer” pese a haberlo requerido en los órganos internos del partido. Inquieren en que la diputada ya fue vista con recelos por buena parte de la militancia por su pasado en CDC, en Units per Avançar y como fundadora de Lliga Democràtica, “y ahora, encima, ficha a gente del PP para su propio partido”, reprochan.   

En las filas naranjas crece el resquemor por sus últimos fichajes, mientras Valents asegura que tiene en el tintero nuevas incorporaciones, incluso de cargos electos de Cs. Fuentes de la formación que lidera Inés Arrimadas critican que se unjan como “salvadores del constitucionalismo” cuando “captan a tránsfugas”. "Dicen que quieren unir al constitucionalismo y lo único que hacen es dividirnos todavía más", reprochan en consonancia con voces del PP catalán. Para coser al partido y contener posibles bajas, Cs impulsó un encuentro con cargos electos en Barcelona en el que trataron de “levantar el ánimo” a sus filas.

Noticias relacionadas

Sin embargo, a los pocos días, todo el grupo municipal en Sitges pasó en bloque a Valents, siendo los últimos fichajes de una lista de nuevas incorporaciones entre las que destacan Jorge Soler y Jean Castel, exdiputados de Cs con agenda para arrastrar a simpatizantes o militantes naranjas en Lleida y Girona, al ser en el pasado líderes territoriales y ocupar ahora este mismo puesto bajo las siglas de Parera. Las últimas, eso sí, salen de su propio entorno político construido con Valls y es que este lunes por la tarde el partido anunciará la incorporación de dos ediles de Centrats en La Pobla de Montornès, en Tarragona, así como de unos 80 simpatizantes de la provincia, según fuentes del partido.    

Estas nuevas caras se suman a la incorporación del periodista Joan Castelló –que desempeñó varios cargos de comunicación con los populares-, la dirigente del Centro Libre Arte y Cultura (CLAC), Pau Añó, que fue candidata del PP por Barcelona; el expresidente de la entidad estudiantil S’ha Acabat, Yeray Mellado, y la que fuera edil de Cs, Marilén Barceló, que también se mudó con Parera, aunque ejerce como concejala no adscrita en el consistorio barcelonés. La absorción de buena parte de cargos de Cs se da por hecha en Valents, pero van con pies de plomo con el fichaje de miembros del PPC para no hacer saltar por los aires su alianza en el Parlament.