Las cuentas, en el aire

Aragonès presiona a Junts para salvar los presupuestos con los 'comuns'

  • El 'president' convoca de urgencia al Govern este lunes después de que la posconvergencia se descuelgue de la negociación con En Comú Podem

Jéssica Albiach y Pere Aragonès, en el Parlament.

Jéssica Albiach y Pere Aragonès, en el Parlament. / EUROPA PRESS / David Zorrakino

4
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

La endeble alianza entre Esquerra y Junts en el Govern se rompe cuando se abordan los asuntos decisivos de la legislatura: la mesa de diálogo, la ampliación del Aeropuerto de Barcelona y, ahora, los presupuestos. El veto de la CUP y la entrada en juego de los ‘comuns’ como salvavidas de las cuentas propició el plante de los posconvergentes y abrió este domingo una nueva disputa en el seno del Executiu. El PSC, mientras, sigue sin recibir llamada alguna pese a su predisposición a evitar que las cifras queden en papel mojado este lunes en el Parlament.

El Govern, por ahora, llegará al pleno con enmiendas a la totalidad registradas por todos los grupos –salvo los que configuran el Executiu-, con la esperanza de que una maniobra ‘in extremis’ evite el naufragio. Ahí tanto los 'comuns' como el PSC pueden jugar a ser decisivos. Y es que su abstención es la única alternativa para que las cuentas superen el primer trámite parlamentario, ya que tienen hasta minutos antes de la votación en el pleno para retirar sus enmiendas. Antes, sin embargo, el 'president' Pere Aragonès reunirá al Consell Executiu de forma extraordinaria a las 8.30 horas para intentar cuadrar a Junts y alertar de que los presupuestos son indispensables para encarrilar la salida a la pandemia, por lo que seguirá conversando con En Comú Podem para certificar sus ocho votos. Si no lo consiguiera, la única opción para salvar el proyecto pasaría por una abstención de los 33 socialistas, que recalcan que los presupuestos son "imprescindibles" para salir de la crisis pandémica.

El plante de Junts

Esquerra, tras la salida de la ecuación de los cuperos, se reafirmó en la vía de los morados, pese a los recelos que esta despierta en la posconvergencia, más partidaria de acercarse a los socialistas. La Conselleria d’Economia liderada por Jaume Giró agendó la cita para este domingo a las 16 horas, según confirman varias fuentes, pero una ejecutiva extraordinaria de Junts decidió que se ausentaría y que ningún miembro del Departament acudiría al encuentro, alegando que la negociación se centraría en asuntos “políticos” y no estrictamente presupuestarios, escudándose en que los ‘comuns’ intentan que los republicanos acaben avalando las cuentas del Ayuntamiento de Barcelona --que vetaron en el debate sobre su tramitación-- para hacer lo propio en la Cámara catalana. La reacción en las filas de ERC fue una mezcla de estupor, disgusto e incomprensión porque Economia había participado en otros dos encuentros con los morados.

El propio ‘president’ se reunió con Giró en Palau durante 15 minutos y acudió durante unos 10 minutos a la cita con los 'comuns' para poner de relieve la importancia de pactar, aunque no figuró en la comitiva negociadora. Esta estuvo formada por la 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà, la secretaria general del Departament, Núria Cuenca, el director de la oficina de Estrategia y Comunicación del Govern, Sergi Sabrià; y el director de coordinación interdepartamental, Marc Ramentol. La delegación morada fue liderada por la portavoz adjunta en el Parlament, Susanna Segovia, el coordinador de economía de la formación, Joan Carles Gallego, y los diputados en el Parlament, Lucas Ferro y Marc Parés.

"Hasta el final"

Fuentes conocedoras del encuentro, que duró casi tres horas, destacaron que Economia elaboró un documento sobre las propuestas de los 'comuns', que se analizó "punto por punto", y con el que se avanzó "de forma positiva". Ahora bien, desde En Comú Podem subrayaron que "van tarde y no hay concreciones" al tiempo que advirtieron de que, sin Junts, es "imposible" confiar en el cumplimiento de un eventual acuerdo que en estos momentos pasaría por acordar varias enmiendas parciales de forma conjunta. Y es que si la segunda pata del Govern no cumple, la misma que maneja Economia, "de poco sirve". "No daremos un cheque en blanco", avisan, pero negociarán "hasta el final".

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, compareció en rueda de prensa mientras se desarrollaba el encuentro para exigir pedir a los grupos parlamentarios que retiren las enmiendas 'gratis' apelando a su "responsabilidad". Dejó claro a los ‘comuns’ que su partido no permitirá "un giro de 180 grados, ni de 90 ni de 45" en las cuentas diseñadas por Giró porque no están dispuestos a “sacrificar unos buenos presupuestos" para "incorporar las políticas nefastas de Ada Colau".

Noticias relacionadas

No se quedó ahí. Culpó a Esquerra del veto de la CUP, que rompe 'per se' la mayoría independentista, achacando su decisión a la "insatisfacción" con el cumplimiento del acuerdo de investidura entre ERC y los anticapitalistas, a quienes instó a volver a negociar.

Para atar su apoyo, En Comú Podem reclama 600 millones de euros para nuevas líneas de trenes, otros 1.500 en cinco años para "espacios verdes", prestar mayor atención a la salud mental y 300 millones de euros para un dentista público. En cuanto al Hard Rock y a los Juegos Olímpicos de Invierno busca que el Govern se eche atrás, pero Sànchez ya les recordó que no cederían ante ellos, lo que no cedieron ante la CUP.