Crónica desde el Congreso

Sánchez se ve obligado a frenar a Otegi y modera el choque con Casado por ETA

  • El presidente se ve obligado a decir en sede parlamentaria que no excarcelará a presos etarras para lograr el apoyo de Bildu a los Presupuestos

  • “Que no nos los voten”, responde un miembro del Ejecutivo en referencia a que no necesitan a los cinco diputados abertzales para sacar adelante las Cuentas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al Congreso este miércoles.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al Congreso este miércoles. / David Castro

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Este miércoles era un día para celebrar. Una década atrás, tres encapuchados anunciaron en un vídeo que ETA ponía fin a 43 años de terrorismo en los que asesinó a 829 personas. ETA claudicaba. Pistolas, secuestros, extorsiones y amenazas quedaban atrás. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno en ese momento, hizo una breve intervención en la Moncloa en la que atribuyó la derrota al esfuerzo de las fuerzas de seguridad, la colaboración internacional (con mención concreta a Francia), a la unidad de los partidos, a la sociedad española y ante todo, subrayó, al trabajo “de cada uno de los sucesivos gobiernos democráticos y sus presidentes”.

En la sesión de control al Gobierno, Pedro Sánchez quiso recordar este miércoles ese éxito global del Estado sobre los etarras para pedir al PP que asuma de una vez que la “victoria” también fue suya y deje de “utilizar” el terrorismo para hacer oposición. Los diputados llegaron a la tradicional sesión de control después de saber, gracias a una exclusiva en 'El Correo', que Arnaldo Otegi, en un acto con militantes en Eibar el lunes, defendió el apoyo a Sánchez en el Congreso con esta frase: “Tenemos a 200 presos en la cárcel y si para sacarlos hay que votar a favor de los Presupuestos, pues votamos”.

El líder de la oposición, Pablo Casado, le preguntó directamente al presidente del Gobierno si va a poner en libertad a “200 presos para aprobar los Presupuestos”. “Mi respuesta a su pregunta es un 'no' rotundo, un 'no' rotundo”, repitió Sánchez, que ha considerado necesario responder a Otegi desde el hemiciclo ante la gravedad de la afirmación.

El jefe del Ejecutivo pide al PP que deje de “utilizar” el terrorismo etarra como argumento para hacer oposición

El jefe del Ejecutivo no quiso entrar en el meollo de las Cuentas y decir en el hemiciclo, con los diputados de Bildu en sus escaños, cuál es la realidad: el PSOE no necesita a los cinco parlamentarios abertzales para sacar adelante los Presupuestos. Es una ley que solo requiere de mayoría simple (más ‘síes’ que ‘noes’) y los 120 diputados socialistas tienen una suma más o menos fácil con Podemos (35), ERC (13), PNV (6), Más País (3) y Teruel Existe (1). El apoyo de los republicanos es el más delicado de todos pero, en estos momentos, el Ejecutivo considera que tiene margen de maniobra sobre todo con la ley del audiovisual, fundamental para Pere Aragonès.

Sí que lo hizo sin cámaras, en el patio, un miembro del Consejo de Ministros clave en este asunto. Sin querer ser citado, fue contundente: “Que no nos voten los Presupuestos”, afirmó antes de destacar que la política penitenciaria no ha sido nunca ni lo será parte de la negociación de las Cuentas. Además, negó que Bildu haya planteado alguna vez esa petición en las conversaciones con el Gobierno.

Casado no fue esta vez tan contundente contra Sánchez: le pesaron el aniversario del fin de ETA y la nueva etapa de diálogo con el Gobierno que acaba de estrenar

Al PSOE le dan los números en el Congreso y el desgaste de que Bildu aparezca a menudo como “socio fijo” es enorme porque ofrece a Casado la posibilidad de hablar de sus “pactos” con los “bilduetarras”, un término que hace referencia a que la formación independentista es la heredera de la ilegalizada Batasuna. Sin embargo, este miércoles, para sorpresa de muchos de sus propios diputados, el líder del PP no fue tan contundente como en otras ocasiones con este asunto. Le pesaron la trascendencia del aniversario del fin de ETA y la nueva etapa de diálogo que ha estrenado con el Gobierno para renovar los órganos constitucionales.

Algunos acuerdos con los abertzales

Noticias relacionadas

Sin Pablo Iglesias ya en el Gobierno y con Sánchez tomando decisiones para moderar su imagen (el talante de los ministros que nombró en julio, los portavoces que ha elegido para el PSOE y en el Congreso, su mayor contacto con la calle...), la parte socialista del Ejecutivo, por ahora en privado, tiene más margen para marcar algo de distancia con Otegi. En la Moncloa aún recuerdan cuando, el año pasado, Iglesias aplaudió casi de forma simultánea el anuncio del político vasco de que Bildu apoyaría los Presupuestos. Otra cosa es el grupo parlamentario, con el que el PSOE cree que puede alcanzar algunos acuerdos. El martes, sin ir más lejos, alcanzó uno para mejorar el llamado "escudo social" y prorrogar varias medidas, entre otras la suspensión de los desahucios y los cortes de suministro a los colectivos vulnerables.

En el seno del Ejecutivo consideran que las palabras de Otegi sobre un supuesto intercambio de presos por Presupuestos responden a la dinámica interna de EH Bildu, en la que el dirigente vasco debe defender un diálogo con el Gobierno que parte de su coalición no suscribe. Fuentes del PNV también hicieron una reflexión en ese sentido. PP el primero y, después, Vox y Cs exigieron a Sánchez que deje de apoyarse en la izquierda abertzale y rechace sus votos.