29 nov 2020

Ir a contenido

DEBATE DE LAS ENMIENDAS A LA TOTALIDAD

El apoyo de Bildu a los Presupuestos desata críticas de la oposición y en el PSOE

Iglesias aplaude el respaldo de Otegi y se alegra de alejar más a Cs de la foto final

Casado considera que las cuentas de Sánchez suponen "despilfarro y desempleo"

Pilar Santos Miguel Ángel Rodríguez

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en en el Congreso.

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en en el Congreso. / MARISCAL (EFE)

El anuncio de Arnaldo Otegi de buena mañana en Radio Euskadi de que EH Bildu votará a favor de los Presupuestos Generales de 2021 y el aplauso casi simultáneo de Pablo Iglesias en la puerta trasera del Congreso sacudieron este miércoles el debate de las enmiendas a la totalidad de las cuentas. Ni una cosa ni la otra gustaron a parte de la oposición y al presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara.

Los grupos parlamentarios decidirán este jueves si tumban los Presupuestos e impiden su tramitación o no. Pedro Sánchez sabe la respuesta desde hace días: superará la votación y, además, al final del camino, a principios de enero, cuando se aprueben de manera definitiva, tendrán el ‘sí’ de todos los partidos que permitieron su investidura, incluidos los de EH Bildu y ERC.

"La política es también el arte de lo que no se ve", responde Iglesias cuando le preguntan si ha negociado con Otegi

Iglesias celebró que los cinco diputados abertzales vayan a votar favorablemente a las cuentas, un gesto con el que empujan un poco más de esa negociación a Ciudadanos. “Llevamos meses diciendo que era inviable el apoyo de Cs a unos Presupuestos de un Gobierno de izquierdas", dijo el número tres del Ejecutivo. Ante la pregunta de si él ha negociado con Otegi o Podemos con Bildu, respondió: "La política es también el arte de lo que no se ve”.

Cuatro horas más tarde, en la tribuna, Pablo Casado recordó y repitió esa frase y la censuró. El líder del PP, como más tarde hizo Vox, lamentó que Sánchez vaya a sacar las cuentas con los partidos “que quieren destruir la nación española”. “Decir que son ‘Presupuestos país’ cuando traen el sello de Bildu, de ERC y del partido más radical que forma parte de un Gobierno en la UE, como es Podemos, no es la mejor definición", le dijo a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. El jefe de la oposición cree que los Presupuestos conducen a una "crisis sin paliativos", con "déficit, deuda, despilfarro y desempleo".

Casado afirmó que él ha tendido la mano al Ejecutivo para pactar las cuentas, aunque obvió decir que lo hizo a cambio de condiciones que habrían supuesto una enmienda total del propio Sánchez (exigió que quitara a Dolores Delgado como fiscal general y finiquitara la mesa de negociación con ERC).

La crítica del PP y de Vox encontró un aliado en el PSOE. Fernández Vara lamentó en Twitter que Bildu tenga que ser “relevante”. No gustó el mensaje al Gobierno ni a la dirección del partido. En Ferraz se mordieron la lengua. Lo ven cada vez más alejado de Sánchez. "El que quiera, estará", respondieron fuentes de la Moncloa restando trascendencia al apoyo de Bildu.