Carrera hacia las municipales de 2023

El PPC y los herederos de Manuel Valls: una alianza con las espadas en alto

  • Los populares descartan concurrir en coalición a las municipales porque confían en el peso de su marca, mientras Barcelona pel Canvi avanza en su implantación territorial

El líder del PPC, Alejandro Fernández, presenta a Eva Parera como número tres por Barcelona el 14-F.

El líder del PPC, Alejandro Fernández, presenta a Eva Parera como número tres por Barcelona el 14-F. / CAPTURA VÍDEO PP

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El PP está obcecado en copar el espacio de centroderecha abriéndose paso entre la debacle de Cs y el radicalismo de Vox. La llamada "casa común del constitucionalismo" a la que se referían los naranjas cuando lucían 36 diputados en el Parlament la pasada legislatura es el término empuñado ahora por la cúpula popular catalana para aunar “todo lo que queda a la derecha del PSOE”. Pero especialmente significativo es que quien lo pronunció el viernes pasado fue la exdirigente de Cs y ahora número dos del PPC como independiente en el Parlament, Lorena Roldán, para anunciar que se afilia a los conservadores.

Roldán fue el fichaje estrella del partido para las elecciones del 14 de febrero y es ahora el icono de una opa que prosigue. En diciembre dejó todos sus cargos en Cs –era la portavoz en el Senado tras ser relevada como líder catalana por la dirección- y desde entonces es la mano derecha de Alejandro Fernández en el Parlament y, por ahora, está descartado que asuma el liderazgo provincial del partido en Tarragona porque quiere centrarse en las tareas parlamentarias.

Fuentes del partido aseguran que hay cargos territoriales intermedios que también están siguiendo su camino, pero afirman que están siendo cautelosos y que, de cara a las municipales del 2023, tratarán de priorizar la fidelidad de sus actuales representantes. Sin embargo, en este camino, el PP choca con la tercera parlamentaria popular en la Cámara catalana: Eva Parera.

Trasvases

La que fuera mano derecha del exprimer ministro Manuel Valls en el consistorio barcelonés ha tomado las riendas del partido para reflotarlo tras la marcha del francés. Parera está dispuesta a concurrir a las municipales como jefa de filas de Barcelona pel Canvi –el nombre de la plataforma cambiará al expandirse en Catalunya- y ha abierto un nuevo mercado de fichajes del que forman parte algunas personas que provienen, precisamente, del PP.

Entre ellos está el periodista Joan Castelló –que desempeñó varios cargos de comunicación con los populares- que ahora es consejero de distrito en Les Corts y coordinador de los diez consejeros-, y la dirigente del Centro Libre Arte y Cultura (CLAC), Paula Añó, que fue candidata por Barcelona. Asimismo, también sumaron al expresidente de la entidad estudiantil S’ha Acabat, Yeray Mellado, que actúa como consejero de distrito de Nou Barris (Barcelona) y cabe recordar que la que fuera edil de Cs, Marilén Barceló, también se mudó con Parera, aunque ejerce como concejala no adscrita.  

Noticias relacionadas

Fuentes de esta formación enmarcan estas incorporaciones en la nueva estructuración tras el adiós a Valls y sostienen que ya están implantados en las cuatro provincias del territorio, queriendo concurrir en todas. Desde el PP descartan cualquier coalición, porque están dispuestos a presentarse solos y con su marca y afirman que no habrá fusión con el partido de Parera a no ser que decidan incluirse en sus papeletas como independientes, el mismo guion que siguió ella en las elecciones catalanas del 14-F. 

Parera no se afiliará al PP como Roldán porque su apuesta es precisamente reforzar su propia marca, por lo que la solidez de su pacto queda a expensas de la cercanía temporal con las urnas. Por ahora, el conflicto permanece latente.