Entrevista a la número dos del PP por Barcelona

Lorena Roldán: "Estoy convencida de que no voy a ser la única que da este paso"

  • "La mano tendida de Ciudadanos al Gobierno ha ido más allá de lo que yo consideraba oportuno"

  • "Hemos escuchado a los principales líderes del PP condenar los casos de corrupción que la Justicia puso de manifiesto en su día"

Lorena Roldán, ex de Ciutadans y número dos del PP por Barcelona a las elecciones del 14 de febrero.

Lorena Roldán, ex de Ciutadans y número dos del PP por Barcelona a las elecciones del 14 de febrero. / MÒNICA TUDELA

Se lee en minutos

Lorena Roldán (Tarragona, 1981) rompió el miércoles el carnet de Cs para concurrir como número dos del PP por Barcelona a las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero.

¿Por qué da el salto de Cs al PP?

Por un cúmulo de cosas pero, sobre todo, por volver a encontrar esa ilusión que me hizo entrar en política. El proyecto de Alejandro [Fernández] y del PP en Catalunya es el antídoto perfecto para luchar contra el separatismo y también contra el sanchismo. 

En su carta de despedida, justificaba su marcha por "decisiones unilaterales" en Cs. ¿Cuáles?

En la carta expreso decisiones que se toman desde los órganos de decisión, un núcleo reducido, y que a mí no me cuadraban con mi forma de pensar o de sentir. [Pedro] Sánchez no va solo, va en un pack con Iglesias, Bildu y ERC. Hemos visto en la 'ley Celáa' cómo cede ante ERC. No nos lo podemos permitir.

¿Usted se considera de derechas? En Cs dijeron "quien se sienta de derechas se tiene que ir a un partido de derechas". 

No quiero entrar en las consideraciones de Cs. Insisto en que estoy muy cómoda en un proyecto que defiende cosas tan básicas como la recuperación sanitaria, económica y social y que quiere recuperar la concordia en Catalunya. Me considero una persona que está preocupada por lo que está pasando en Catalunya. Creo que [la pandemia] se está gestionando muy mal por parte del Govern y que se está dejando atrás a muchas familias, pymes y autónomos. No se está haciendo una buena gestión de la crisis y el PP ha dado sobradas muestras en diferentes comunidades autónomas de buena gestión.

Dirigentes de su expartido aseguran que su marcha responde a intereses personales.

Yo formaba parte del proyecto pero, al final, uno tiene que mirar qué formación representa más su pensamiento en ese momento. Me costaban algunas decisiones. Es cierto que en momentos de crisis hay que tener altura de miras, responsabilidad y mano tendida, pero también tiene que haber unos límites. Y cuando ves un Gobierno totalmente entregado al separatismo y que Sánchez cede en cosas tan fundamentales como el de tema de la lengua, te das cuenta de que hay que hacer una oposición más fuerte y construir en Catalunya un espacio constitucionalista capaz de atraer a personas de distintas sensibilidades como es mi caso.

Entrevista con Lorena Roldán. / FOTO Y VÍDEO: MÒNICA TUDELA

En su carta dice que Cs ha actuado como un "sostén" que, con sus pactos, "dan alas" al independentismo. Y nombra a Albert Rivera, pero no a Arrimadas. ¿Ella no ha confiado en usted?

Nombro a Rivera porque es cierto que a mí me da la oportunidad de hacer cosas tan bonitas como representar a todos los españoles en el Senado. Y le estaré eternamente agradecida. Más allá de esto, lo que digo en la carta es que hay que hacer esa oposición al 'sanchismo' y esa mano tendida [de Cs al Gobierno] ha ido más allá de lo que yo hubiera considerado oportuno. Arrimadas es la presidenta de Cs y, por lo tanto, está en todo su derecho de dirigir el partido como ella crea conveniente, pero el resto también tenemos el derecho a pensar distinto. 

Después de que Arrimadas fuera nombrada presidenta de Cs, usted fue relevada por Carlos Carrizosa como candidata a la Generalitat.

Cuando hacemos el cambio, lo hacemos por el bien de una coalición constitucionalista con el PSC y el PPC. Y creo que estoy siendo coherente con lo que vengo defendiendo en los últimos meses. Di un paso al lado porque no quería ser un obstáculo para la coalición, no salió y hay que hacer la suma en torno a una formación: el PP.

¿Contactó con Rivera para tomar la decisión?

No.

"El proyecto del PP en Catalunya es el antídoto perfecto para luchar contra el separatismo y también contra el sanchismo"

Cuando usted era portavoz se refería a Cs como "la casa grande del constitucionalismo". ¿Esta casa la ha comprado ahora el PP?

Estamos pudiendo construir un proyecto plural, abierto, integrador, capaz de sumar dentro del constitucionalismo como puede ser mi caso. Estoy convencida de que no voy a ser la única que va a dar este paso. Muchísimos catalanes están cansados ya del 'procés', de ver cómo el Gobierno nos vuelve a vender al separatismo por unos cuantos votos.

En un tuit, el 1 de febrero del 2019, decía que PP y PSOE "son hermanos de sangre: hacen que se pelean pero pactan para taparse sus corruptelas”.

Es verdad que he sido muy crítica y sigo pensando lo que decía en su momento. Se han cometido errores, creo que todos los partidos los cometen y una de la cualidades fundamentales es haberlos reconocido. Si no los asumes, es imposible que los corrijas. Eso es una de las grandes cosas a destacar: cómo [en el PP] han sabido hacer autocrítica y no repetir errores del pasado. Hemos escuchado a sus principales líderes condenar los casos de corrupción que la Justicia puso de manifiesto en su día.

Ese mismo año decía en el Senado que el PP "ha ido abonando el terreno del separatismo y el separatismo lo ha aprovechado”.

Insisto en que se ha hecho autocrítica dentro del PP. Nadie es perfecto, todas las formaciones en algún momento cometen algún error. Hablar a toro pasado es siempre muy fácil. Cuando tienes la situación delante, cuesta un poco más. Pero insisto en que una de las cosas más buenas que reconozco en este PP es la capacidad de hacer autocrítica, de saber reconocer sin ningún tipo de complejo los errores. Dentro del PP se ha aprendido y me da la confianza de saber que [esos errores] no van a volverse a producir.

Noticias relacionadas

Pere Aragonès ofreció ayer un Govern a cinco si vence y el PSC usará la carta de Salvador Illa. ¿En qué lugar queda el PP?

Me hacen gracia las presuntas disputas entre Aragonès y el PSC que dicen que no van a pactar cuando se están frotando las manos con la idea de un tripartito ERC-PSC-'comunes', la misma estrategia que siguió Sánchez en su día y que sigue el PSC en Catalunya: decir que no, que no, y luego será que sí, que sí. El PP queda como ese proyecto integrador que quiere sumar dentro del constitucionalismo y que está dispuesto a ofrecer una alternativa. Un tripartito con ERC dentro, al final, vuelve a ser 'procés'. Quizá un poquito más disimulado, pero sigue siendo 'procés', y cuatro años más de 'procés' sería nefasto.