En los juzgados de Madrid

El juez archiva la denuncia de Calvente sobre sobresueldos en Podemos

  • Sobresee las actuaciones por administración desleal contra la gerente de la formación morada

José Manuel Calvente, en la foto que mostraba de él Podemos cuando dirigía los servicios jurídicos del partido.

José Manuel Calvente, en la foto que mostraba de él Podemos cuando dirigía los servicios jurídicos del partido. / Podemos

1
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El juez de Instrucción número 42 de Madrid Juan José Escalonilla sigue delimitando el objeto del llamado 'caso Neurona'. En un nuevo auto, al que ha tenido acceso este diario, ha archivado la parte relativa a los supuestos sobresueldos denunciados por el exabogado de Podemos José Manuel Calvente y su compañera Mónica Carmona, en la que imputaba un delito de administración desleal a la gerente de la formación morada, Rocío Esther Val.

El magistrado, que mantiene imputado al partido por la presunta comisión de financiación ilegal a través de la contratación de la empresa Neurona, descarta que Val cometiera ningún delito por el cobro por parte de ella ella y del responsable de Finanzas y Transparencia del partido, Daniel de Frutos, de dos complementos salariales integrados en sus nóminas, uno de Coordinación por importe de 210,32 euros y otro de Coordinación Ejecutiva por 400 euros.

En los presupuestos

Noticias relacionadas

Tras tomar declaración a otras personas además de a Calvente y a Carmona, el juez llega a la conclusión de que dichos complementos figuraban entre los gastos de personal del Informe de ejecución del presupuesto del partido, por lo que "cabe entender que al menos las personas que lo integraban tuvieron conocimiento de su implementación y lo aprobaron".

También tiene en cuenta que Podemos no ha presentado denuncia alguna contra la gerente y el responsable de finanzas del partido, lo que considera fundamental para determinar que la gerente no ha cometido delito alguno, sobre todo ante la dificultad de interpretar si tenía facultades suficientes para establecerlo.