Tras interrogar al chófer de Bárcenas

El juez apunta a que el "montaje" de la 'Kitchen' "salió del partido y no de Interior"

  • El magistrado hace esta reflexión tras oír a Ríos decir que Villarejo hablaba de Rajoy y de Fernández Díaz "de continuo" y decía contar con el apoyo de Cospedal

  • El exconductor del extesorero explica que tenía que informar sobre "la vida" de los Bárcenas pero también de lo que oyera sobre políticos del PP y sus familiares

El que fuera chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas’, Sergio Ríos, en la Comisión de Investigación sobre la utilización de medios de Interior para favorecer al PP y anular pruebas en casos de corrupción, a 20 de mayo de 2021, en la Sala Prim del Congreso de los Diputados, en Madrid (España). Esta comisión del Congreso investiga la supuesta utilización de fondos reservados en el Ministerio del Interior del anterior Gobierno del PP para obstaculizar causas que afectasen a dirigentes populares. Esta trama protagonizada por el PP también es conocida como ‘Operación ‘Kitchen’.  

El que fuera chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas’, Sergio Ríos, en la Comisión de Investigación sobre la utilización de medios de Interior para favorecer al PP y anular pruebas en casos de corrupción, a 20 de mayo de 2021, en la Sala Prim del Congreso de los Diputados, en Madrid (España). Esta comisión del Congreso investiga la supuesta utilización de fondos reservados en el Ministerio del Interior del anterior Gobierno del PP para obstaculizar causas que afectasen a dirigentes populares. Esta trama protagonizada por el PP también es conocida como ‘Operación ‘Kitchen’.   / A. Ortega. Pool / Europa Press

5
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón hace una reflexión que podría dar un giro al 'caso Kitchen' según escucha la declaración de Sergio Ríos, el chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas captado por el dispositivo parapolicial que se puso en marcha en 2013 para quitar a este la documentación que pudiera tener del partido. "Si es así", le dice, "está claro que se monta el asunto desde el partido, no desde el Ministerio de Interior", a lo que el ahora policía responde admitiendo que con la perspectiva que da el tiempo piensa que le eligieron a él "aposta", porque no cree en las casualidades.

En su declaración, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, Ríos señaló que tanto el excomisario José Manuel Villarejo como el también imputado Enrique García Castaño le hablaban "de continuo" del "Barbas", a quien identificó como Mariano Rajoy. Tanto para pedirle lo que su jefe pudiera decir de él, como para darle a entender que estaba al tanto del operativo. Del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, le hicieron saber que estaban a sus órdenes y despachaban con él.

Al más alto nivel

Admitió que cobró hasta 48.000 euros de los fondos reservados, lo que Villarejo atribuyó a "la importancia del operativo" y al "alto nivel" que lo autorizaba. Lo que sí negó es haber entrado en la policía por participar en el dispositivo parapolicial y haber dado teléfonos de Bárcenas a García Castaño en una cafetería Vips, como este declaró ante el juez.

Según Ríos, se reunió con Villarejo porque se lo pidió Andrés Gómez Gordo, policía de confianza de la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, cuya referencia le sirvió para tranquilizarse sobre el operativo, que Villarejo le dijo que dirigía y que siempre creyó legal. Ello aunque pasaba por informar de la "vida" de los Bárcenas y de si mencionaban a algún alto cargo del PP, como José María Aznar, Rajoy o Cospedal, pero también de la boda de la hija del primero con Alejandro Agag o de Fundescam y la financiación del PP de Madrid, que entonces presidía Esperanza Aguirre.

El "chef"

Señaló que Villarejo le dijo que le llamaría "chef" por su parecido con un cocinero y le pidió que no obstaculizara el dispositivo, porque si había detectado seguimientos, como ignoraba que era de la policía, trataba de evitarlos. Se comunicaban con los teléfonos de baja gama que le iba dando y que entregó al juzgado durante el registro que se hizo de su domicilio. También entregó un pendrive y las fotografías que le dieron Villarejo y García Castaños para que identificara personas que entraban y salían del despacho del que fue segundo abogado que tuvo Bárcenas, Javier Gómez de Liaño.

Además, reconoció los alias que utilizaba el excomisario para referirse a distintas personas, como "enana" para la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría o "el Asturiano" para Francisco Álvarez Cascos. En un momento de la declaración el ahora policía se mostraba tan nervioso que el juez se lo hizo notar, a lo que el imputado respondió con un "a usted no le temo, señoría, precisamente". Dejó la frase sin terminar.

Grabaciones robadas

Por su parte, Bárcenas declaró ante el juez de desde la cárcel de Soto del Real en diciembre que grabó a Rajoy y al exsecretario general del PP Javier Arenas porque estaba preocupado por el "desmarque clarísimo" por parte de sus compañeros en plena investigación del 'caso Gürtel' y porque quería "tener garantía" de que no se había quedado dinero de la "contabilidad extra contable". Añadió que en el contexto de una negociación que mantenía con el PP en la que le habían ofrecido 500.000 euros, le pidió a otro reo que las destruyera, informa Europa Press.

Asegura que le dio una nota al interno en la que precisaba "dónde tenía eso en la nube" y que a través de su chófer le dio hasta 2.500 euros para que se hiciera con los equipos informáticos necesarios para ello. Añadió que finalmente le suspendieron el permiso al preso y le sustrajeron la nota, por lo que no sabe si las borró o no, extremo que el fiscal pone en duda.

El extesorero explica que la grabación a Rajoy fue en "una visita rápida y sin cita previa" en la sede del PP y que se la sabe "de memoria", porque la ha oído "300 veces". Relata que entró al despacho, saludó a Rajoy y le comentó que venía de hablar con Arenas sobre "un saldo en la contabilidad extracontable del partido". "Le he preguntado a Javier qué hago con el remanente y me ha dicho: 'yo creo que debes de meterlo en un sobre y entregárselo al señor Rajoy", explica.

Noticias relacionadas

Sostiene que le mostró un papel al expresidente "con el saldo final" y le entregó una fotocopia. Rajoy le preguntó por qué guardaba esos papeles, y él respondió por si surgía alguna duda "en cuanto al correcto empleo de las cantidades o en cuanto a que las percepciones que un determinado empresario o persona particular ha dicho que entregaba al partido, que no hubiese ninguna duda que están anotadas y que el empleo ha sido el que tenía que ser, un empleo correcto". Añade que ese momento Rajoy "coge la nota", "se da la vuelta en el sillón" y "la mete en la destructora de papeles". "Se oye el ruido de la destructora destruyendo el papel en cuestión", le deja el sobre al presidente y se va del despacho.

Guardó copia de esa grabación y de la de Arenas, que no recuerda tan bien, porque fue una comida en la que le entregó un acta notarial de la contabilidad en b, en el estudio de su mujer, Rosalía Iglesias, y que fueron robadas en la 'operación Kitchen'.