246 dádivas institucionales

Mascarillas, un tricornio, cascos y cencerros y el libro de Margarit: estos son los regalos a los Reyes del año 2020

El único integrante de la Familia Real al que no le regalaron nada el pasado año fue el rey Juan Carlos

Felipe VI, en febrero de este año, en un acto de la Cámara de Comercio de España, en Madrid.

Felipe VI, en febrero de este año, en un acto de la Cámara de Comercio de España, en Madrid. / Javier Lizón /Efe

3
Se lee en minutos
El Periódico

Mascarillas, un tricornio, un cencerro o un casco de Fórmula 1 fueron algunos de los 246 regalos institucionales que recibieron en 2020 los miembros de la Familia Real, casi la mitad de los contabilizados el año anterior (423) al ver reducida su actividad oficial por la pandemia.

La Casa Real ha publicado este jueves en su página web la relación detallada de regalos entregados a los reyes, a la princesa Leonor y la infanta Sofía, así como a doña Sofía, que sólo tuvo un obsequio.

El único integrante de la Familia Real al que no le regalaron nada el pasado año fue el rey Juan Carlos, apartado de la vida institucional desde junio de 2019 y quien permanece desde hace diez meses en Emiratos Árabes Unidos tras la controversia por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero.

Regalos originales

En un año marcado por la crisis sanitaria, que redujo el número de actos, viajes y audiencias, Felipe VI fue quien más presentes recibió (89), seguido de la reina Letizia (61), de manos de mandatarios extranjeros, instituciones y colectivos de diferentes ámbitos. En su mayoría, fueron libros, placas, fotografías, medallas y adornos de diferente tipo, aunque también se prodigaron las mascarillas a cuenta de la crisis sanitaria.

Entre los más originales, destacó un tricornio de gala en urna y peana que le entregó la Dirección General de la Guardia Civil y un cencerro con el que los ganaderos cántabros agradecieron la visita de los reyes al mercado de reses de la localidad de Torrelavega.

El piloto Fernando Alonso les regaló un casco de Fórmula 1 cuando visitaron su museo en Asturias, al que se añadió el que le entregó a don Felipe el consejero delegado de Renault Luca de Meo. El poeta Joan Margarit obsequió a los reyes y a sus hijas el libro 'Joana' cuando don Felipe y doña Letizia le llevaron el Premio Cervantes a Barcelona en diciembre, dos meses antes de su fallecimiento.

De su visita a Uruguay en marzo, el monarca se llevó una hebilla en caja de madera y un set de mate con termo en bolso de cuero. Otros objetos que llegaron a manos del jefe del Estado fueron un reloj de pared, una brújula y el juego de mesa sobre la Tierra y los océanos. Hubo también mascarillas para la princesa Leonor y la infanta Sofía, a las que obsequiaron con libros, entre ellos, el de "Platero y yo", peluches, camisetas, pulseras solidarias, mochilas y pendientes, entre otros presentes.

La publicación de la lista de obsequios es una de las medidas que Felipe VI adoptó tras su proclamación como gesto de transparencia y ejemplaridad de la Corona. Los regalos por actividades oficiales van a parar a Patrimonio Nacional, como también los de carácter personal, que sólo pueden aceptar los miembros de la Familia Real "cuando no superen los usos sociales o de cortesía", según la normativa de la Jefatura del Estado. 

Ahorro al reducir gastos

Por otro lado, la Casa Real dejó de gastar 595.308 euros el pasado año, lo que supone un 6,9% del total del presupuesto (8,5 millones de euros), debido en buena medida a que la pandemia restringió la actividad oficial y los viajes por España y al extranjero y a la retirada de la retribución al rey Juan Carlos.

La Jefatura del Estado contaba con un presupuesto inicial de 7,8 millones de euros, aunque posteriormente se incrementó con una partida de 648.519 euros para modernizar la plataforma de comunicaciones de la institución, por lo que el presupuesto definitivo fue de 8,5 millones de euros.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la crisis sanitaria condicionó la actividad de los reyes, lo que se tradujo en un ahorro de 595.308 euros, que se une al superávit que ya registró en 2019 (607.904 euros) y 2018 (533.732).

Al remanente del pasado año contribuyó que Juan Carlos I dejó de percibir 161.034 euros, de los alrededor de 200.000 euros previstos, después de que Felipe VI le retirara la asignación y renunciara a su herencia por la polémica de sus presuntos negocios ocultos en el extranjero. El dinero retirado al rey emérito, que sólo cobró 42.033 euros en 2020, se ha destinado a renovar equipos tecnológicos e informáticos para fomentar también el teletrabajo.