El rompecabezas de JxCat en el nuevo Ejecutivo

Damià Calvet, peso pesado de la posconvergencia, fuera del nuevo Govern

  • Puigneró gana la partida interna al titular de Territori, que trató sin éxito de esgrimir su gestión y pactismo

  • Crece el estupor interno en el partido de Puigdemont ante la decisión sobre los nuevos 'consellers'

Damià Calvet.

Damià Calvet.

2
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Los nombres que Junts per Catalunya está designando para formar parte del Govern del republicano Pere Aragonès siguen deparando sorpresas. Este lunes se ha confirmado, de fuentes conocedoras de la designación de nombres, que Damià Calvet, el hasta ahora 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, un hombre de absoluta confianza de los presos independentistas de Junts, no estará en el nuevo Govern. El también 'conseller' Jordi Puigneró, favorito del 'expresident' Carles Puigdemont, sí estará muy probablemente en el nuevo Ejecutivo y lo hará como vicepresidente.

El portazo a Calvet representa también un portazo al sector más moderado, pactista y dialogante de Junts, el procedente de Convergència y el PDECat y que ha apostado abiertamente durante la negociación de investidura y de governabilidad con ERC por estar en el Govern y forjar, sí o sí, la coalición con ERC. Una visión moderada que se ha enfrentado a los que eran partidarios de pasar a la oposición o incluso de forzar unas nuevas elecciones si Esquerra no aceptaba las condiciones de Junts sobre la hoja de ruta unilateral y combativa hacia la independencia.

Noticias relacionadas

Calvet atesora una larga trayectoria en el espacio convergente y accedió a la 'conselleria' apadrinado por un destacado nombre de este espacio: Josep Rull, encarcelado por la sentencia del 'procés'. Calvet ha tratado de hacer valer su experiencia de gobierno y su voluntad de gestión y de diálogo, para intentar mantenerse en el área de Territorio -que se fusionará con la de Políticas digitales en el nuevo Govern de Aragonès- pero ha sido en vano.

La derrota ante Borràs, un indicio

En los últimos días, y como apuntó EL PERIÓDICO, Calvet se mostró interesado en repetir en el Ejecutivo con la vicepresidencia si era necesario, pero los fieles a Puigdemont sostenían que bajo ningún concepto sería él el elegido. Calvet constató su falta de apoyos hace unos meses cuando, con un discurso independentista pragmático y que reclamó potenciar la buena gestión, perdió claramente la partida ante Laura Borràs -sólo cosechó el 20 por ciento de los votos- en las elecciones primarias para escoger el candidato a 'president'. Fue un indicio más de que la cúpula del partido considera secundario el espacio posconvergente, del que se desprendió precisamente el propio Puigdemont hace diez meses dando un portazo a su partido, el PDECat, partido heredero de Convergència, de donde procedía el 'expresident'.