Comparecencia en el Parlament

Aragonès presiona a Junts: "Cumplamos la palabra dada de no ir a elecciones"

  • Ernest Maragall acusa a Junts de "entender la unidad como sumisión" y plantear un cordón sanitario contra Esquerra

  • Junts

  • Illa pide un paso a un lado del candidato republicano y la CUP dice tener "prisa" para un Govern soberanista

Pere Aragonés en la sesion de control del Parlament de Catalunya.

Pere Aragonés en la sesion de control del Parlament de Catalunya. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El vicepresidente del Govern en funciones de 'president', Pere Aragonès, ha aprovechado su intervención en una comparecencia sobre la situación sanitaria y económica para presionar a JxCat en favor de un acuerdo que evite nuevas elecciones. Aragonès ha pedido, en referencia implícita a Junts: "Hagamos honor a la palabra, cumplámosla, cumplamos el compromiso de todos que es de no ir a elecciones, hagamos Govern, hagámoslo ya y evitemos la repetición de elecciones, es un imperativo político”. En su intervención, el portavoz de Junts ha tendido la mano para el acuerdo.

“Los emplazo a pensar, hemos de ser honestos, fieles al compromiso de evitar una repetición electoral cuando es posible poner en marcha un Govern”, ha subrayado. Y ha acabado su intervención insistiendo: “Depende de nosotros, yo lucharé como desde el primer segundo desde la noche del 14 de febrero hasta el último segundo para que esto sea posible, estoy convencido de que si todos ponemos de nuestra parte así será”.

Aragonès no ha abierto la puerta a recuperar el Govern de coalición que le exige Junts, pero tampoco ha hecho explícito que su voluntad es la de constituir un Govern en solitario. Ha hablado de la necesidad de que haya un "Govern". En su presión a Junts ha pedido a los diputados que sean conscientes de "hasta qué punto aumenta la desafección".

La presión de Aragonès se ha incrementado con la intervención del republicano Ernest Maragall que ha acusado a Junts sin citarlos de entender “la unidad como sumisión”, y de preferir “romper la mayoría antes de perder el control y de tener la última palabra” en el ámbito independentista. El diputado y ‘exconseller’ ha añadido: “O trabajamos por una Generalitat republicana o permitimos que el cordón sanitario al republicanismo en la diputación de Barcelona o el ayuntamiento de Barcelona triunfe en la Generalitat”. Es más, para Maragall la división soberanista beneficia al Estado, que sería el beneficiado de una nueva cita electoral “surgida por la intransigencia” y la incapacidad de asumir los resultados del 14F.

La respuesta de Junts

Tras esta contundente intervención, el diputado de JxCat Jordi Fàbrega también ha considerado que disponer de un Govern es "urgente" ante los retos económicos y sociales. “Nuestra mano está extendida para hacer el Govern que las urnas nos encargaron, el que avance hacia la independencia y hacia la amnistía”, ha afirmado.

Pandemia e independencia

El dirigente republicano ha llamado al independentismo a aprovechar su resultado electoral y también ha apelado a la necesidad de constituir un Govern para afrontar la pandemia y estar "a la altura" y "al lado" del sufrimiento de la ciudadanía. "Empecemos a recuperar la confianza, afrontemos la reconstrucción, aprovechemos sin dilación la oportunidad de transformar Catalunya y avanzar democráticamente en el camino de la independencia, la autodeterminación y la amnistía”, ha argumentado. "

Optimismo sobre la pandemia

Por otra parte, el vicepresidente ha lanzado un mensaje optimista respecto a la evolución de la pandemia en Catalunya de la mano de la vacunación. En una comparecencia en el Parlament, Aragonès ha afirmado también que "se ha acabado el estado de alarma pero la pandemia no se ha acabado".

El vicepresidente ha afirmado que Catalunya está preparada para una vacunación masiva y se ha felicitado por la evolución de los indicadores. "Las cifras nos hacen ser optimistas pero no hemos de olvidar que tenemos a 1227 personas ingresadas", ha apuntado. Aragonès ha pedido de nuevo al Gobierno poder retrasar la administración de la segunda dosis. "Si el Gobierno aceptar retrasarlas ocho semanas podríamos acelerar mucho más la protección para la primera dosis y llegar a cinco millones protegidas el 15 de julio, tendríamos a todas las personas de más de 30 años con una dosis y las de más de 60 con la pauta completa”, ha aducido.

Optimismo económico

"La vacunación y los planes de estímulo para la reactivación económica invitan al optimismo para consolidar la recuperación en la segunda mitad del siglo XXI", ha afirmado, apuntando que la previsión del Govern es de un crecimiento del PIB para el próximo año del 6% del PIB. La tasa de paro se alejará del 23% de la crisis del 2018, ha pronosticado, al tiempo que ha afirmado que los datos indican que el empleo se ha recuperado ligeramente, según el vicepresidente. La subida del paro, ha insistido, es más limitada que en la anterior crisis, y está en el 12% en Catalunya. "El impacto habría sido mucho más negativa de no haber sido por las medidas del conjunto de administraciones públicas", ha argumentado, cifrando las ayudas de la Generalitat por valor de 230 por habitantes, mientras la media de las autonomías ha sido de 80 euros.

 Illa pide de nuevo un "paso a un lado"

Noticias relacionadas

Por su parte, el líder del grupo socialista y exministro de Sanidad, Salvador Illa, ha pedido de nuevo a Aragones que de "un paso a un lado" dado que no está logrando su objetivo de ser investido, y se le permita a él, como fuerza más votada, intentar la investidura. En clave covid, el diputado socialista ha mostrado “pleno apoyo sin fisuras en la lucha contra la pandemia". En una intervención parcialmente en castellano, ha lanzado un mensaje de apoyo para aprovechar de la mejor manera posible los fondos europeos. Al mismo tiempo ha sido crítico con el Govern en la lucha contra los efectos económicos de la pandemia.

Por su parte, la CUP ha dicho tener "prisa" por lograr un Govern que logre la independencia y un cambio en favor de los derechos sociales. Y los 'comuns', tras romper las negociaciones con Esquerra cara a la investidura, han desplegado de nuevo sus críticas a la posibilidad de un Govern de ERC con miembros de Junts per Catalunya.