La lucha por la subsistencia de la posconvergencia

Ortega renuncia a presidir un PDECat sumido en la crisis

  • La falta de liderazgos y la grave situación económica lastran el futuro del partido de Artur Mas

  • El próximo congreso de la formación deberá decidir si Marc Solsona asume el poder y con qué objetivos

La número dos del PDeCAT por Barcelona, Joana Ortega, en un acto del partido en Manresa.

La número dos del PDeCAT por Barcelona, Joana Ortega, en un acto del partido en Manresa. / ACN / Job Vermeulen

2
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

La exvicepresidenta del Govern y exdirigente de Unió, Joana Ortega, ha decidido renunciar a presidir la posconvergencia. En un tuit publicado este jueves, Ortega asegura escuetamente que no asumirá "ningún puesto de responsabilidad estructural" en el partido, que celebra en 15 días un congreso para tratar de subsistir tras ser ahora una fuerza extraparlamentaria. Marc Solsona, alcalde de Mollerussa y actual portavoz, intentó que Ortega presidiera el partido en el que él ejercería de secretario general pero este movimiento generó una convulsión interna en una formación más que maltrecha y con graves problemas económicos.

Una acumulación de crisis

La acumulación de problemas están situando al PDECat en una grave situación. Tras el fracaso en las elecciones catalanas, la candidata y 'exconsellera' Àngels Chacón ha dejado en suspenso su presencia en el liderazgo del partido. Ello ha generado la necesidad de renovar liderazgos. Castells propuso a Ortega presidir la formación en sustitución de David Bonvehí, que ha dirigido el proyecto y va a dejar paso, tras una gestión muy cuestionada que ha dejado al PDECat fuera del Parlament, ha visto como el 'expresident' Carles Puigdemont dejaba la formación y fundaba un nuevo partido llevándose las siglas JxCat, y ha sufrido disidencias internas notables como los presos independentistas.

Más de dos millones de euros

Pero Bonvehí deja paso tratando de mantener la nave a flote económicamente. Solo dos datos dan cuenta de la situación: dos millones de euros es lo que ha desembolsado el PDECat en ayuda a los presos independentistas y sus abogados, y en la actualidad pese a que todos ellos están vinculados a Junts, el PDECat tiene todavía pendiente un pago de unos 70.000 euros en este concepto. Una situación sangrante, de gran tensión emocional y que genera graves quebraderos de cabeza. Añádase que al quedar fuera del Parlament, el partido no dispondrá de ningún ingreso en este sentido, salvo lo que logre por la vía de la militancia y los cargos institucionales -unos 180 alcaldes y 4 diputados en el Congreso.

Noticias relacionadas

La salida de Ortega de la ecuación deja el congreso del partido con un interrogante. La noticia avanzada por EL PERIÓDICO sobre su candidatura generó un cierto malestar interno. Pero según admiten los cuadros de la formación, sólo le faltaría al PDECat afrontar un cónclave con un sector crítico.

Así las cosas, con Chacón dando un paso a un lado, Ortega retirándose y Solsona pendiente de presentar su candidatura, todo son interrogantes. La cita con las municipales de dentro de dos años podría ser la palanca a la que sí se incorporara Ortega en una candidatura transversal contra la alcaldesa Ada Colau. Pero todo ello todavía está por definir en un partido cuya principal misión es hallar liderazgos nuevos y subsistir. Según el entorno de Bonvehí, el todavía presidente intenta marcharse cumpliendo dos encargos: la subsistencia económica y liderazgos nuevos, no "quemados" por el pasado. Dos tareas más que difíciles en el actual panorama de la posconvergencia.

Temas

PDECat