Tras las cartas con balas a Marlaska, Iglesias y Gámez

Reyes Maroto recibe un sobre amenazante con una navaja aparentemente ensangrentada

  • El remitente es un vecino de la localidad de El Escorial que padece, al parecer, problemas psiquiátricos

  • "Hoy todos los demócratas estamos amenazados de muerte si no paramos a Vox en las urnas", dice la ministra

La ministra Reyes Maroto y la navaja ensangrentada que ha recibido.

La ministra Reyes Maroto y la navaja ensangrentada que ha recibido. / POLICÍA / EFE

Se lee en minutos

Otra amenaza de muerte en plena campaña del 4-M. Otro hecho insólito que convulsiona el tensísimo recorrido hacia las urnas madrileñas. Esta vez la intimidada es Reyes Maroto. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, a quien el candidato socialista, Ángel Gabilondo, fichó como futura vicepresidenta económica si llega al Gobierno regional, recibió este lunes en la sede de su departamento un sobre con una navaja con marcas rojas dentro, apenas unos días después de las cartas con balas recibidas por el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. "Se está analizando si es sangre o pintura", según fuentes de Industria.

La Policía Nacional presentó una denuncia contra el supuesto autor, según Interior. Se trata de un vecino de la localidad madrileña de El Escorial. El remitente no ocultó su identidad, ya que puso su nombre en el sobre acolchado dirigido a la ministra y enviado a la sede de su departamento, en el número 162 del paseo de la Castellana de la capital. El hombre, según fuentes cercanas a la investigación citadas por EFE, padece, al parecer, problemas psiquiátricos. La carta fue enviada el pasado 21 de abril -un día antes de que trascendieran las misivas con balas a Marlaska, Gámez e Iglesias- y revisada por seguridad el 23.

La navaja recibida por la ministra Reyes Maroto.

/ GOBIERNO DE ESPAÑA

Por la mañana, la propia ministra no vio el envío, ya que fue su secretaria quien abrió el sobre que contenía la navaja de tamaño medio y la que telefoneó a Maroto. "Para eludir el control de seguridad, el sobre incluía también dos cedés que evitaban que la navaja apareciera en el escáner. En el sobre, de tamaño folio y acolchado, venían también un montón de folios grapados con copias ampliadas de mensajes de WhatsApp y Twitter" y "un folio manuscrito con palabras sueltas y frases que aún no podemos detallar", describieron fuentes próximas a Maroto. La secretaria informó a la ministra y a seguridad y esta informó al presidente y a Marlaska.

Cualquiera de nosotros podría estar amenazado. Podemos estar comprando y que alguien quiera atentar contra nuestra vida

Reyes Maroto

Ministra de Industria, Comercio y Turismo

Maroto, que confesó sentir "miedo", denunció ante la Policía Nacional la carta y avisó de que este hecho demuestra que "todos los demócratas" están "amenazados de muerte" si no frenan a Vox en las urnas. "Esto significa que van en serio, que nadie se está inventando nada, que personas como yo, que somos personas muy sencillas, que hablamos siempre de hacer las cosas por el bien común, reciban esta carta, es para preocuparse. No soy una persona polémica, que haya estado en el foco de la polémica, como pueden haber estado otros compañeros", agregó. Así, advirtió de que esto demuestra que "cualquiera de nosotros podría estar amenazado". "Podemos estar comprando y que alguien quiera atentar contra nuestra vida. Tenemos que dejar la crispación. Esto va en serio. Hay mucha gente más amenazada y no nos van a callar", aseveró. Maroto hizo estas declaraciones en el Congreso, antes de que se conociera la identidad del presunto atacante.

Precisamente, Interior ha acordado reevaluar las medidas de protección para Grande-Marlaska, Iglesias y Gámez. Según un documento del ministerio, el Gobierno reforzará la protección "en atención a la valoración del riesgo por la actual amenaza" después de que los tres recibiesen la pasada semana sendas cartas con cartuchos de bala en su interior.

Sobre que recibió la ministra de Industria, Reyes Maroto, con la navaja aparentemente ensangrentada en su interior.

/ GOBIERNO DE ESPAÑA

Apoyo de Gabilondo

En un acto de campaña en Ferraz, el candidato socialista, Ángel Gabilondo, manifestó su solidaridad y la de todo el partido con la ministra de Industria: "Ella no está sola, somos ella en este momento. Nos sentimos amenazados en nuestro corazón, en nuestras convicciones, en nuestros principios, en nuestros valores, en nuestras vidas [...]. Hemos dicho 'yo soy también Fernando [Grande-Marlaska], María [Gámez], Pablo [Iglesias]. Pues yo soy también Reyes". Y tras mostrar su "afecto y compromiso", advirtió de que "esto no es un paripé, es la realidad". "Todos ponemos nuestra vida al servicio de un proyecto por encima de nosotros mismos, la libertad y la justicia en nuestra sociedad".

Es decir, que no cabe banalizar ante algo tan grave como una amenaza de muerte a varios miembros del Ejecutivo y al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. El cabeza de cartel del PSOE-M añadió que "hay que condenar explícitamente cada caso", cada hecho, no vale una condena genérica, como hace Vox. "Espero que lo hagan los que se dicen demócratas", remachó. 

Enseguida se sucedieron las reacciones y las muestras de solidaridad. Lo hizo Iglesias, lo hicieron también Pablo Casado e Inés Arrimadas, líderes de PP y Ciudadanos. Y, por supuesto, también del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: "¡Basta! No vamos a permitirlo. No vamos a dejar que el odio se apodere de la convivencia en España. Nuestra rotunda condena a la grave amenaza recibida hoy por la ministra de Industria. Estamos contigo, Reyes", escribió en Twitter. Vox denunció "la amenaza, como todas", pero no la condenó, y anunció que pedirá personarse, como anticipó que haría tras conocerse las cartas con balas a Marlaska, Gámez e Iglesias, aunque luego su líder, Santiago Abascal, afirmó que los hechos "apestan a montaje".

Amenazas a Marlaska e Iglesias

Fue el pasado jueves cuando llegó un paquete a la sede del Ministerio del Interior que contenía cartas con amenazas de muerte para cada uno de los tres dirigentes y varias balas de alto calibre. Las amenazas y los cartuchos, que han dado un vuelco a la campaña electoral del 4-M, pasaron por el escáner de Correos sin que nadie se percatase. Así, la empresa de mensajería ha pedido retirar al vigilante que pasó por alto las balas.

Noticias relacionadas

En la carta remitida a Marlaska se leía textualmente: "Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos". 

"Pablo Iglesias Turrión. Has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tu estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota", decía asimismo la misiva dirigida al exvicepresidente del Gobierno.