El laberinto catalán

ERC no tiene prisa por sustituir a Cuevillas y prioriza la investidura de Aragonès

  • Torrent pide un "acuerdo global" con JxCat para votar a Madaula en la Mesa

  • La CUP adelanta que sí apoyará a la candidata del partido de Puigdemont

Mesa del Parlament recién constiuida.

Mesa del Parlament recién constiuida. / Elisenda Pons

Se lee en minutos

Esquerra no tiene prisa por sustituir a Jaume Alonso-Cuevillas en la Mesa del Parlament. El hasta ahora secretario segundo del órgano, fulminado después de poner en duda la estrategia de confrontación permanente con el Estado, ha presentado este miércoles su renuncia formal, y ya no ha participado en las reuniones del día. Con los nombres de Aurora Madaula -propuesta por JxCat- y de Lucas Ferro -diputado de los 'comuns'- como sustitutos encima de la mesa, los republicanos evitan de momento entrar en el debate y priorizan la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat.

Las reuniones de la Mesa y de la Junta de Portavoces de este miércoles han constatado que, a la espera de que se nombre un nuevo Govern, sus funciones están limitadas. Y, en opinión de varios partidos, no tiene mucha importancia que el relevo de Cuevillas no se haga todavía efectivo. "Los independentistas siguen teniendo mayoría en la Mesa", recuerdan fuentes parlamentarias. Todavía no se ha fijado una fecha para elegir al sustituto.

De hecho, el expresidente del Parlament y diputado de ERC Roger Torrent ha condicionado en Catalunya Ràdio el apoyo de su partido al nombramiento de Madaula en la Mesa a que JxCat facilite la investidura de Aragonès: "En esta voluntad de acuerdo global, de construcción de unas bases de confianza para este nuevo ciclo político, se deben dar las dos cosas: que haya esta sustitución en la Mesa y al mismo tiempo la investidura de Aragonès".

Para Torrent, no debe haber "problemas" en que se produzca el relevo en la Mesa, pero ha insistido en que Junts y ERC deben trabajar para hacer posible un acuerdo global en que puedan producirse ambas cosas. Otras fuentes de la formación subrayaban que las "peleas internas" en JxCat -a las que atribuyen la defenestración de Cuevillas en la Mesa- no deben eclipsar que lo importante es la investidura.

La CUP, sin embargo, ya ha adelantado que sí apoyará a Madaula. Pau Juvillà, diputado anticapitalista y secretario cuarto de la Mesa, afirmó que su partido cumple con los compromisos que ha adquirido y votará a la candidata del partido de Carles Puigdemont -y no a Ferro- cuando se convoque el pleno, pero también pidió una reunión con JxCat para aclarar lo que ha sucedido.

Dos horas de reunión

Según Juvillà, a la CUP le preocupa mucho que "a escasos días de la constitución de la Mesa el secretario segundo cause baja", y atribuyó este hecho a "la falta de consenso dentro de JxCat". También advirtió de que su formación no desea que en la Mesa la "confrontación" acabe siendo meramente "simbólica". Tras este anuncio, la decisión de ERC sobre la Mesa sigue siendo clave en términos aritméticos.

Con la sustitución de Cuevillas aparcada, Esquerra y JxCat retomaron este miércoles en el Parlament sus reuniones para tratar de llegar a un acuerdo que termine con Aragonès instalado en la presidencia de la Generalitat. En el encuentro, que duró poco más de dos horas, empezaron a abordar el programa del futuro Govern. Los dos principales partidos independentistas tienen hasta el 26 de mayo para desencallar las negociaciones y evitar la repetición de elecciones.

Funciones limitadas

En la Junta de Portavoces, que se ha celebrado tras la Mesa del Parlament, Vox ha pedido que se celebre una sesión de control al Govern, Cs ha reclamado que se forme la comisión sobre la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), y hay grupos que han presentado propuestas de resolución y han pedido comparecencias de 'consellers' en comisiones.

Te puede interesar

Estas peticiones no podrán llevarse a cabo porque las comisiones legislativas no se pueden constituir hasta que no haya Govern, y los grupos aún deben ponerse de acuerdo sobre cuántos diputados de cada partido las formarán.

Aunque todavía no haya nuevo Govern, sí que se podría celebrar un pleno donde los miembros del Ejecutivo en funciones podrían comparecer para informar sobre la situación del coronavirus, algo que antes de las elecciones se hacía en la Diputación Permanente, pero ahora llevan unos meses sin que el Govern se someta al control parlamentario, informa Europa Press.