Embrollo judicial y político

La Asamblea de Madrid deja el órdago electoral de Ayuso en manos de la justicia

  • El Parlamento autonómico recurre contra la llamada a las urnas porque entiende que hay dos mociones de censura en marcha

  • Casado y Arrimadas se acusan de no jugar limpio tras romper los gobiernos de Murcia y Madrid

Casado, Ayuso y Almeida.

Casado, Ayuso y Almeida. / JOSÉ LUIS ROCA

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

La Asamblea de Madrid dio este jueves el primer paso para que sea la justicia la que dirima qué prevalece: la convocatoria de elecciones anticipadas que Isabel Díaz Ayuso firmó para evitar la presentación de una posible moción de censura o las mociones de censura registradas por Más País y el PSOE para intentar tumbar a la presidenta. El caos político que se vivió el miércoles en la Comunidad de Madrid, desencadenado por la ruptura de Cs y el PP en Murcia, tiene en vilo a los partidos, que se dividen entre los que defienden que los comicios deben celebrarse el 4 de mayo (PP y Vox) y los que creen que hay que celebrar los debates para censurar a Ayuso (PSOE, Cs, Más País y Podemos).

Documento

Acuerdo de la Mesa de la Asamblea de la Diputación Permanente de Madrid

Este jueves, la Mesa de la Diputación Permanente del Parlamento autonómico decidió que presentará recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) contra el decreto de convocatoria electoral de Ayuso y pedirá medidas cautelarísimas para que el tribunal suspenda con urgencia la decisión de la presidenta de disolver la Cámara sin necesidad de escuchar a las partes antes. Los miembros de la Mesa entienden que el miércoles admitieron dos mociones de censura a trámite y, por tanto, no se puede asumir la llamada a las urnas que vieron publicada en la madrugada del miércoles al jueves en el 'Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid' (‘BOCM’), porque "se realiza una vez conocida la tramitación" de las iniciativas de Más País y el PSOE. Esperan que el TSJM aclare el "conflicto institucional" porque la Asamblea no cree que sea "competente" para dirimirlo.

Además, este embrollo legal llevó a que no fuera la Mesa ordinaria de la Asamblea la que se reuniera, sino que lo hizo la Mesa de la Diputación Permanente, que es el órgano que vela por los poderes del Parlamento autonómico entre los periodos de sesiones, como si la convocatoria electoral fuera válida. Fuentes parlamentarias explicaron que los miembros de la Mesa asumieron esa contradicción porque la llamada a las urnas había sido publicada en el ‘BOCM’. “Pero se reúne para decirle oficialmente al Ejecutivo, a través de ese recurso, que no está de acuerdo con ese decreto de convocatoria porque hay dos mociones pendientes”, añadieron esas fuentes.

Y del caos jurídico al político. Este jueves se notó que algunos dirigentes llevaban todavía el susto en el cuerpo. Y no se lo quitarán hasta que se aclare el camino a seguir en Madrid. Los líderes de PP y Cs, Pablo Casado e Inés Arrimadas, se acusaron mutuamente de haberse traicionado. El primero no le perdona que haya dejado caer el Gobierno de Murcia. La segunda no entiende el órdago de Ayuso en Madrid y que expulsara a todos los consejeros de su partido del Ejecutivo. Casado acusa a Arrimadas de "pactos oscuros" con el PSOE. Ella asegura que habló con él y le concretó que solo quería romper con el PP en Murcia. En ningún sitio más.

Los dos coincidieron en el Retiro en un acto de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) por el aniversario del 11-M, pero no mediaron palabra. Sin embargo, un micro abierto de TVE captó el verdadero sentir cuando grabó a la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Cs), que también gobierna en coalición con el PP. “Como gobiernen PSOE y Podemos en la Comunidad, nos habéis jodido”, le dijo a Casado.

Los naranjas están en caída libre, pero para el PP la convocatoria de las elecciones de Ayuso (para intentar evitar la presentación de una posible moción de censura) también es una jugada de alto riesgo. La presidenta, que estuvo de ronda en los medios, acusó a la Moncloa de tratar de que la izquierda entre "por la puerta de atrás" en la región. Obvió que ella llegó a la presidencia tras un pacto con Cs y Vox, porque el ganador de las elecciones fue Ángel Gabilondo (PSOE), aunque él no logró armar una mayoría parlamentaria que le respaldara. "No me cabe la menor duda de que venían a Madrid", declaró a EsRadio. "Yo quiero gobernar sola, voy a por la mayoría absoluta", afirmó en 'El Mundo' mostrando su deseo de no tener que depender de Vox.

Feijóo se la lanza a Casado

Noticias relacionadas

El barón más poderoso del PP, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no había querido hablar la víspera de Madrid, pero sí lo hizo este jueves. El dirigente culpó al PSOE y a la "sorprendente" actitud de Ciudadanos del "movimiento sísmico" en la política española y mostró su comprensión ante la reacción de Ayuso. "Hizo lo que podía hacer", afirmó.

Feijóo, que no da puntada sin hilo, soltó que Casado se limitó a "respetar" el adelanto electoral. "Entiendo que el presidente Casado ha sido coherente al respetar la decisión de Ayuso en el ejercicio de sus competencias", aseguró, poniendo en duda la versión que Génova y la Puerta del Sol han dado de que fue una operación acordada entre las partes.