El Parlamento Europeo retira la inmunidad a Puigdemont y reabre la vía de la euroorden

La Eurocámara atiende el suplicatorio del juez Llarena aunque los tres eurodiputados recurrirán al TJUE

La vicepresidenta de la Eurocámara, Heidi Hautala, anuncia el resultado de la votación del suplicatorio contra Toni Comín, Carles Puigdemont y Clara Ponsatí (en la foto, en rueda de prensa en Bruselas). / EFE / STEPHANIE LECOCQ / VÍDEO: ACN / PARLAMENTO EUROPEO

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

No ha habido sorpresas. El pleno Parlamento Europeo ha aprobado este martes la retirada de la inmunidad parlamentaria del 'expresident' Carles Puigdemont y los 'exconsellers' Toni Comín y Clara Ponsatí. La decisión se ha tomado por 400 votos a favor, 248 en contra y 45 abstenciones en el caso del líder de JuntsperCat y por 404 a favor, 247 en contra y 42 abstenciones en el caso de Comín y Ponsatí. La Eurocámara atiende así el suplicatorio solicitado hace 14 meses por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena y abre la puerta a la reactivación de las euroórdenes, aunque los tres han anunciado su intención de recurrir la decisión ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Para levantar la inmunidad bastaba con una mayoría simple de los 705 eurodiputados que conforman la Eurocámara. El resultado confirma esa amplia mayoría pero también constata una pequeña fuga de votos de los tres grandes grupos -Partido Popular Europeo, Socialdemócratas y liberales de Renovar Europa- y los Conservadores y Reformistas Europeos que suman entre los tres 480 escaños. "Es una victoria de la democracia y los demócratas. Ha sido un trabajo intenso estos últimos tiempos. Ha habido una campaña muy fuerte por parte del independentismo utilizando argumentos que no tenían nada que ver con la realidad. Ahora lo que hacemos es posibilitar que la justicia española haga su trabajo que es a quien le corresponde", ha valorado la presidenta de los socialistas europeos, Iratxe García.

La votación ha puesto de manifiesto, no obstante, la fractura que existe en el gobierno ya que los socialistas han votado a favor de retirar la inmunidad y Unidas podemos en contra. "Esto es un conflicto político que se debe resolver en sede política y que no se puede ni debe judicializar", ha recordado la jefa de la delegación de Unidas Podemos, Mº Eugenia Rodríguez Palop, que ha recordado que es notorio lo que piensan de este caso los jueces belgas. "El recorrido es el que es y quizás eso explique por qué solo un 57% de la cámara ha votado lo que ha votado cuando en el caso de suplicatorios suele ser un porcentaje más alto", ha añadido.

A juicio del jefe de filas de C's en la Eurocámara, Luis Garicano, esta divergencia de voto debería marcar un antes y un después en el Gobierno español. "En la votación en la que nuestro gobierno se juega su prestigio exterior, en la que nuestro sistema judicial se juega el mostrar que somos un país democrático, que somos un país con las absolutas garantías, en la votación más importante de la legislatura, el gobierno ha sido abandonado no solo por Podemos sino por todos sus socios de gobierno. Si eso no le hace reflexionar al señor Sanchez sobre el tipo de socios que se ha buscado yo ya no se qué le puede hacer reflexionar", ha criticado. "Si el gobierno quiere defender el estado de derecho en España que empiece con romper con Podemos. Nos preocupa que un miembro del gobierno de España malmeta contras las instituciones de España y el estado de derecho", se ha sumado Dolors Montserrat.

Más de un tercio en contra

Entre los eurodiputados que se han opuesto o se han abstenido, algo más de un tercio del hemiciclo, están los Verdes/Alianza Libre Europea, la Izquierda Europea -en cuyas filas están también Izquierda Unida, EH Bildu, ErC y Unidas Podemos- así como eurodiputados de ultraderecha del grupo Identidad y Democracia al que pertenecen el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen o la Lega de Matteo Salvini y eurodiputados que han optado por no seguir la línea del grupo como la eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao. "El Parlamento Europeo da carta a la criminalización de los oponentes políticos", ha lamentado la copresidenta de la Izquierda, Manon Aubry, que considera la decisión "una inconsistencia democrática" que "marca un precedente para la democracia y el estado de derecho en los Estados miembros".

El documento aprobado por el pleno recoge que "no ha encontrado pruebas de 'fumus persecutionis' que indiquen que la intención subyacente del procedimiento judicial pueda ser dañar la actividad política de un miembro y, por tanto, del Parlamento Europeo". Además, recuerda que el caso por el que se pide el levantamiento de la inmunidad, el proceso del 1-O, no tiene relación con su posición como eurodiputados, sino que se refiere a hechos ocurridos en 2017 y al proceso penal iniciado en 2018.

Noticias relacionadas

Vía libre a la euroorden

Aunque ninguno de los tres políticos catalanes perderán su condición de eurodiputados, la decisión despeja el camino para la reactivación del proceso de extradición, que quedó paralizado en Bélgica y en Escocia cuando los tres políticos catalanes fueron designados eurodiputados. El siguiente paso, no obstante, será que el presidente del Parlamento Europeo comunique el resultado al Supremo español que podría introducir una batería de cuestiones prejudiciales primero ante el TJUE sobre las posibilidades de rechazo de la orden europea de detención y entrega y el caso concreto de Bélgica, cuya justicia ya denegó a principios de año la orden europea de detención y entrega emitida contra el 'exconseller' Puig por malversación de fondos en relación con el referéndum del 1-O.