Informe a la fiscalía

La Policía atribuye un delito de odio a la joven falangista que denigró a los judíos

  • Sostiene que el discurso de Isabel Peralta en el homenaje a la División Azul pudo infringir el artículo 510 del Código Penal, castigado con hasta cuatro años de cárcel

Isabel M. Peralta pudo cometer un delito de odio, según la policía.

Isabel M. Peralta pudo cometer un delito de odio, según la policía.

Se lee en minutos

Fue la oradora estrella del acto que tuvo lugar el 13 de febrero en Madrid en homenaje a la División Azul, los combatientes españoles que lucharon al lado de las tropas de Hitler en el frente ruso durante la Segunda Guerra Mundial. "El enemigo siempre va a ser el mismo aunque con distintas máscaras: el judío... El judío es el culpable", proclamó entonces. Vestida con la camisa azul de los viejos falangistas, Ia joven Isabel M. Peralta cometió ese día un delito, según consta en el informe que la Policía Nacional ha entregado a la Fiscalía de Delitos de Odio.

La fiscalía había abierto una investigación y pidió un informe a la Brigada Provincial de Información de la Policía en Madrid. El documento recoge, según ha sabido EL PERIÓDICO, que las manifestaciones de Peralta pueden encajar en lo que se refiere al antisemitismo, previsto explícitamente en el artículo 510 del Código Penal, que castiga con penas de uno a cuatro años de prisión a "quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona... por motivos racistas, antisemitas u otros...".

El informe policial recoge que la manifestación, que se celebra cada año, fue comunicada y autorizada por la Delegación del Gobierno de Madrid, y que quien solicitó autorización para celebrarla fue Ángel Fabio Martínez Luiggi, conocido ultraderechista, vinculado en su día a Ultra Sur, los hinchas radicales del Real Madrid, e hijo de uno de los integrantes de aquella División Azul. Participaron unas "350 personas" y hablaron cuatro personas, de las que la policía solo ve argumentos para imputar a Isabel M. Peralta, aunque será la fiscalía la que tenga la última palabra.

Sección Femenina de Bastión Frontal

Aquel acto, autorizado por la Delegación del Gobierno en Madrid, fue el último de Peralta dentro de la Falange, apuntan fuentes consultadas por EL PERIÓDICO. La joven, estudiante de Antropología, se ha colocado al frente de una Sección Femenina y se ha integrado en el grupo neonazi madrileño Bastión Frontal. De hecho, mantiene una buena relación con uno de los líderes de ese grupo, surgido en tiempos de coronavirus en Madrid y que ya tiene delegaciones en Sevilla y Extremadura.

El pasado 27 de febrero, de hecho, la joven ya participó en el intento de Bastión Frontal de reventar una manifestación en defensa de la sanidad pública. Este grupo neonazi puso en marcha una campaña de recogida de dinero para los posibles gastos en abogados que tendrá que afrontar la joven tras sus declaraciones antisemitas. Isabel Peralta ha abierto un canal en Youtube donde difunde sus ideas fascistas.

Abogados ultras

Te puede interesar

Los otros oradores fueron, según el informe, el abogado Ignacio Menéndez González, defensor de Carlos García Juliá, uno de los asesinos ultraderechistas y luego fugitivo de la matanza de Atocha en Madrid, el también abogado y delegado en Asturias de la Asociación de Reservistas, Benigno Antonio Maujo Iglesias y un sacerdote llamado Javier Utrilla Avellanas. Se trata de un párroco aragonés que fuera seguidor del integrista católico Monseñor Lefevbre y que "no está en comunión" con el Vaticano después de que el francés fuera excomulgado.

La manifestación transcurrió sin incidentes ni disturbios. Fue más numerosa que otros años porque grupos fascistas habían llamado a participar después de leer en redes sociales la advertencia de un grupo antifascista madrileño en el que se anunciaba el acto de homenaje a la División Azul y se proclamaba: "No pasarán". Finalmente, los antifascistas no acudieron.