Con los audios excluidos por el juez

Pujol Ferrusola usa la 'Operación Cataluña' para volver a pedir personarse en el 'caso Villarejo'

  • El primogénito del expresidente de la Generalitat ya solicitó hace un año poder acusar al excomisario

  • Argumenta que conversaciones expurgadas coinciden en fecha con la denuncia que inició el 'caso Pujol'

  • El magistrado retiró del procedimiento ciertos audios intervenidos al entender que afectaban a secretos de Estado

Jordi Pujol Ferrusola en la entrada de la Audiencia Nacional.

Jordi Pujol Ferrusola en la entrada de la Audiencia Nacional. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat, ha vuelto a pedir al juez Manuel García-Castellón que le tenga por personado en la causa en la que investiga las cloacas policiales y cuyo principal imputado es el excomisario José Manuel Villarejo. Pujol Ferrusola, pendiente de ser juzgado junto al resto de su familia por varios delitos, entre ellos organización criminal y delitos fiscales, ya solicitó poder acusar al excomisario hace un año, pero ahora reitera la petición con unos audios excluidos por el magistrado del procedimiento al entender que estaban afectados por la ley de secretos oficiales.

En su escrito, el abogado de los Pujol, Cristóbal Martell, lamenta que su anterior petición siga "todavía hoy, pendiente de resolverse" y destaca que "cada vez son mayores en volumen y gravedad los elementos que refuerzan" que debería figurar como perjudicado contra Villarejo, porque en la causa consta que fue "objetivo" de una de sus empresas, Cenyt, con la que el expolicía, valiéndose de esta condición, investigó a distintas personas por encargo de otras. Entre ellos estarían políticos catalanes dentro de lo que se denominó 'Operación Cataluña', aunque también hay grabaciones en las que se oye decir al propio Villarejo que se intentó no investigar a esta familia para tapar al rey emérito.

De la Rosa y su denuncia

La petición de personación se basa en las conversaciones que el excomisario tuvo con el empresario condenado en varios procedimientos Javier de la Rosa que coinciden en el tiempo con la denuncia que se presentó contra él en la Audiencia Nacional y que dio origen al 'caso Pujol'. Se trata de la realizada por la que fue su pareja Victoria Álvarez, que también se había reunido con el excomisario y decidió personarse directamente en la Audiencia Nacional pese a residir en Barcelona.

En la conversación de noviembre de 2012 De la Rosa comenta que "está en una posición difícil" y pide "ayuda" a Villarejo porque la Fiscalía había pedido "su comparecencia". Unos días después, ya en diciembre, dice tener "información muy valiosa de la familia Pujol" sobre "personas y cuentas en el extranjero" y presentó una denuncia contra el expresidente Jordi Pujol por delitos de cohecho, blanqueo de capitales y tráfico de influencias.

El escrito de Pujol Ferrusola incide en que Victoria Álvarez declaró en sede judicial que un abogado llamado "Ramón Redondo", que luego dijo que podía llamarse Rafael, lo que coincidiría con la identidad del socio del excomisario, también imputado en el 'caso Tándem', la recogió en la estación de AVE de Madrid y la acompañó a interponer una denuncia contra el que había sido su pareja.

En libertad en tres causas

Noticias relacionadas

Por su parte, la Audiencia Nacional ha procedido en dejar en libertad al excomisario José Manuel Villarejo en tres de la treintena de causas que se siguen en su contra, debido al cumplimiento anticipado que ya ha cumplido y que el delito de cohecho por el que se le investiga en ellas está penado con un máximo de seis. Se trata de las piezas Iron, Land y Pintor, que se acumulan en un único procedimiento para poder juzgarle por las tres a la vez.

En las demás, que suman una treintena, seguirá en prisión por lo que su situación no cambia. El expolicía ingresó en la cárcel en noviembre de 2017 y este año cumplirá el máximo de cuatro años de prisión preventiva. Por eso antes de noviembre tendrá que celebrarse algún juicio en su contra, en el que tendrá que ser condenado, para que continúe encarcelado. En caso contrario, en noviembre será puesto en libertad.