23 oct 2020

Ir a contenido

SUMARIO DE LA 'KITCHEN'

Villarejo sostiene que no se quiso investigar a los Pujol "para tapar al emérito"

Afirma que Juan Carlos I "está en todas partes" y que De Guindos no enviaba al juzgado denuncias del SEPBLAC

Asegura que le hicieron llegar el mensaje de que debia acusar a Cospedal de la "Operación Cataluña"

Ángeles Vázquez

El rey emérito, Juan Carlos I.

El rey emérito, Juan Carlos I. / JAIME REINA (AFP)

"Hay unas informaciones de puta madre en Andorra que se han parado casi todas por el emérito. ¡Si es que siempre está el emérito en todos los lados!". Quien habla con esa rotundidad sobre Juan Carlos I no es otro que el excomisario José Manuel Villarejo, que sostiene que "para tapar" al padre de Felipe VI se han frustrado investigaciones sobre cuentas andorranas y suizas, y a eso se debería, según él, que la Fiscalía Anticorrupción fuera reacia a investigar a la familia Pujol en un primer momento.

El expolicía mantiene que con el objetivo de evitar que transcendieran ciertas cuentas, el ministro de Economía de Mariano Rajoy, Luis de Guindos, "se quedaba con informes elaborados por el SEPBLAC (la unidad de inteligencia para la prevención del blanqueo de capitales) que no acaban en ningún juzgado". Al actual vicepresidente del Banco Central Europeo era el único al que trasladarían denuncias sobre "sociedades y de cuentas del rey que estaban investigando en plan privado los del SEPBLAC". Según aventura Villarejo, Guindos podía utilizar esa información para blindarse. A ello sumaba que "el Pujol viejo", en referencia al expresidente de la Generalitat "no es que haya presionado, es que los tiene acojonados absolutamente".

Reticencias en Anticorrupción

En el sumario de la 'operación Kitchen', al que ha tenido acceso este diario, se suceden las palabras de Villarejo con distintos interlocutores. Grabó durante años sus encuentros, supuestamente privados, en los que vierte distintas acusaciones, que a veces esgrime como una especie de salvoconducto, que no le ha servido de mucho, porque en noviembre llevará tres años preso.

Según el excomisario, mucho antes de que la fiscalía del Supremo abriera diligencias para determinar si debe investigar al rey emérito, Anticorrupción le mostró sus reticencias a investigar a los Pujol para protegerle. Sus máximos responsables le comentaron que no veían los avances en el caso que él planteaba, pese a que ya había declarado Victoria Álvarez, expareja de Jordi Pujol Ferrusola, que dijo haber llevado a Andorra bolsas llenas de dinero. Su conclusión era que "no querían tirar para adelante ninguno y todo para tapar al emérito, que lo tenía acojonado el Pujol".

"Operación Cataluña"

En otra grabación, Villarejo afirma que 'el Asturiano', alias que junto a 'el Barbas' servía para identificar al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, había preguntado por una línea de investigación del 2014, que, según dice, habría bloqueado el "tonto de Félix Sanz [Roldán]", director del CNI entonces, quien "dio instrucciones a Marcelino [Martín-Blas, excomisario] de que la boicoteara, al aparecer transferencias a 'Soleado'", cuenta suiza que compartían el líder de al Gürtel, Francisco Correa, y el rey emérito.

"Coges 'Soleado',  quitas de ahí al otro, al emérito (...), y ya está. Pero claro, la operación para descabezar Cataluña [de] todos los hijos de puta independentistas, que no se haga para no molestar a tal, me parece muy grave, y yo por eso lo puse en su día en la nota", se queja en referencia a una "Operación Cataluña" que no cuajó.

A Sanz Roldán, al que llama 'Troll' y 'Chusma', categoría en la que también incluye a Juan Carlos I, le atribuye haber filtrado la conversación del ministro Jorge Fernández Díaz con el responsable de la Oficina Antifrau, en las que se les oye decir el ya célebre "la fiscalía te lo afina". Le acusa de ser el origen del mensaje que se le hizo llegar de que diera "caña" a María Dolores de Cospedal "como que ella es la que monta la 'Operación Cataluña' y la que ha provocado toda esta tensión que hay frente al diálogo que 'la Pequeñita'", en alusión a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Añadía: "Si tú coges y reconoces que ella te pagó para pagar allí no sé qué, no sé cuánto, pues... O de lo contrario, te vamos a aniquilar".

Con el jefe de la UDEF

Meses antes de ser detenido, Villarejo ya advirtió sobre el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, delator de la presunta trama. "Está cabreado como una mona porque tal, y lo saben todos, y todos le han mandado, que lo ha encargado 'el Barbas'". A él es a quien recomienda el ingreso en la Policía de Sergio Ríos, chófer de Bárcenas y supuesto espía, según le comenta al director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) José Luis Olivera, antes jefe de la UDEF --la unidad que investigaba el 'caso Gürtel' y, por tanto, la caja B del PP, principal damnificada del dispositivo parapolicial ilegal--. Villarejo llega incluso a intentar promocionarle sin éxito a la Dirección Adjunta Operativa, a través de Cospedal, puesto en cuya designación, se queja, también quiere intervenir Sáenz de Santamaría.

Según Villarejo, el exdirector adjunto operativo Eugenio Pino le recriminó haber hablado con Corinna Larsen y le preguntó "quién le había autorizado", a lo que le respondió que "él en su tiempo libre puede hacer lo que quiera y no tiene que darle explicaciones". Se referían a la cita que tuvo con Larsen en Londres con cuya grabación comenzaron los problemas para el padre de Felipe VI.

Para "tenerle trincado"

"La única forma de tenerlo trincado, por si algún día se vuelve loco, es" hacerle "madero", propone José Manuel Villarejo para Sergio Ríos, chófer del extesorero Luis Bárcenas. Lo hace, porque considera que es la única forma de evitar que "se derrote", si es presionado. Asegura que cuando lo veía trataba de tranquilizarlo: "Tronco, tú no has hecho nada ilegal, métetelo en la cabeza. Tú has dado una información y tal a un agente (...), pensando que si se obtenía algo terminaría en un juzgado". El problema es que nunca llegó.