Nueva plataforma

Parler, la red social de los seguidores de Trump a la que se muda la derecha española

  • Dirigentes del PP, Vox y Cs acuden a la plataforma en la que la ultraderecha americana busca una alternativa a Twitter tras cerrar la cuenta al presidente de EEUU

  • Google y Apple borran la aplicación de sus catálogos y Amazon la deja sin funcionamiento al no permitir que se albergue en sus servidores

Aplicación de la red social Parler

Aplicación de la red social Parler / IAN LANGSDON

Se lee en minutos

Cuando Twitter cerró la cuenta de Donald Trump por incitar el asalto al Capitolio la pasada semana, miles de seguidores del líder republicano buscaron una alternativa a la red social del pajarito azul. Y la encontraron: Parler. Esta plataforma, vetada ahora por las grandes empresas tecnológicas, ha sido en los últimos días el lugar de encuentro de la extrema derecha americana, y empieza a serlo de parte de la derecha española. Miembros del PP, de Vox y de Cs dieron el salto a esta red social durante el fin de semana en protesta a la censura de Twitter. Aun así, desde este lunes la app no está en funcionamiento debido a la negativa de Amazon a albergar sus datos por incumplir reiteradamente su normativa.

"Libertad de expresión sin violencia y sin censura". Con este eslogan, Parler logró atraer la semana pasada a miles de fanáticos pro-Trump. Esta consigna también caló en varios políticos de la derecha y la ultraderecha española que rápidamente siguieron la estela de distintos miembros del partido republicano de EEUU y anunciaron su presencia en esta red social creada en 2018. Un gesto de protesta por el cierre de los perfiles del aún presidente americano en Twitter y Facebook.

"Amenaza global"

Entre los primeros estuvieron los líderes de Vox. A lo largo del pasado sábado, la formación lidera por Santiago Abascal creó un perfil en Parler ante "los ataques" a la libertad de expresión que, sostiene, se están produciendo en las redes sociales. "¡No podrán silenciarnos!", sentenció el propio Abascal tras abrirse un perfil en esta plataforma al igual que hizo el portavoz parlamentario ultra, Iván Espinosa de los Monteros, y el europarlamentario Hermann Tertsch.

Además, el líder de Vox cargó duramente contra Google y Apple por retirar Parler de sus tiendas de aplicaciones y contra Amazon por no albergar los datos de la app en sus servidores, lo que ha provocado que la plataforma no esté disponible. "Estamos ante una amenaza global a las libertades fundamentales", sostiene. Sin embargo, Abascal evita señalar que la decisión de estas empresas tecnológicas se debe a que esta red social carece de mecanismos para eliminar los mensajes que incitan a la violencia y al odio.

"Empieza la revolución"

Pero los ultras no han sido los únicos que se han dejado ver en esta plataforma base del trumpismo. La diputada popular y secretaria general de Nuevas Generaciones del PP Vasco, Bea Fanjul, se estrenó el pasado sábado con un mensaje que ha causado polémica tras el asalto al Capitolio: "Empieza la revolución". A la parlamentaria vasca se sumó el senador del PP por Cantabria, Javier Puentes, que denunció en Twitter el fin de la libertad de expresión en esta misma red social.

En Cs también hubo quien optó por engrosar las filas de Parler. El portavoz naranja en las Cortes Valencianas, Toni Cantó, fue uno de los primeros en crearse un usuario junto al exportavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que denunció en Twitter la “censura ideológica” que, dijo, ejercen las grandes empresas tecnológicas en la red del pajarito azul. Sin embargo, la aventura en Parler les ha durado poco tras la decisión de Amazon de desconectarla de sus servidores. 

Sin controles

Noticias relacionadas

El pasado viernes, Google fue la primera gran tecnológica en advertir a la app de ‘microblogging’ de que debía retirar todos los mensajes que incitaban al odio y la violencia para permanecer disponible en su tienda. Horas más tarde, Apple siguió el mismo camino y, finalmente, ambas compañía decidieron borrar esta red social de su catálogo de aplicaciones. El golpe de gracia que dejó a Parler desconectada llegó por parte de Amazon que, tras exigir el borrado de un centenar de mensajes, dejó de alojar los datos de la red social en sus servidores.

Aun así, en Vox ya han encontrado la siguiente alternativa: Gab. Otra plataforma con un funcionamiento similar a Twitter y que desde hace años aglutina a la extrema derecha de EEUU y a líderes supremacistas blancos. Tanto la formación ultra como el propio Abascal se crearon un perfil en esta red social durante este fin de semana.