La CUP abre la puerta a entrar en el Govern tras las elecciones

Dolors Sabater afirma que los anticapitalistas están "preparados" y excluye al PSC de todo pacto

La candidata de la CUP-Guanyem al Parlament, Dolors Sabater, a mediados de diciembre.

La candidata de la CUP-Guanyem al Parlament, Dolors Sabater, a mediados de diciembre. / ACN / Jordi Pujolar

Se lee en minutos

Algo se está moviendo en la política catalana a seis semanas de las elecciones al Parlament, a la vista de que repetir, tras los comicios, la misma fórmula de gobierno que la actual, entre JxCat y ERC, sea cual sea el orden, anticipa una nueva guerra de trincheras. Quizá por eso ERC, vía su número 2 en las listas, Laura Vilagrà, señaló que la propuesta de la CUP de celebrar un nuevo referéndum de autodeterminación en el 2025 era perfectamente debatible. Y quizá por eso, la candidata de la CUP-Guanyem, Dolors Sabater, aseveró ayer que los anticapitalistas están «preparados» para entrar a formar parte del próximo Govern, siempre, obviamente, que se cierre un acuerdo programático.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Sabater no quiso concretar con qué fuerzas podría alcanzar un pacto, pero sí puso una frontera tras la cual estaría el PSC. Según la candidata, los socialistas estaban antes por el derecho a decidir y ahora se han sumado «a la criminalización» de la autodeterminación «y la ha perseguido». «No se han puesto al lado de la mayoría soberanista del pueblo catalán y no tienen una política clara de rechazo a la corrupción», sentenció. 

La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, celebró que la CUP diga que «hay que acumular fuerzas» e invitó a los anticapitalistas «a participar y a asumir el máximo de responsabilidades» en un Executiu, si así lo sancionan las urnas, liderado por ERC. 

El deseo de Aragonès

En la primera entrevista de Pere Aragonès como ‘president’ sustituto, hecha a EL PERIÓDICO en octubre, el líder extramuros de ERC señaló que su deseo tras la elecciones era que se conformase un Govern «que estuviera a favor de la independencia y que pueda sumar con los que están a favor de la autodeterminación. Es decir, sumar la CUP al Govern» actual.

Te puede interesar

Ello supuso un pequeño giro por cuanto, antes de la sentencia del juicio del 1-O, la propuesta del propio Aragonès era la de un Govern de concentración que acomodara a los ‘comuns’. 

La oferta a la CUP tiene su qué, por cuanto, a diferencia de lo ‘comuns’, los anticapitalistas no dieron apoyo a los últimos presupuestos. Es más, plantaron una oposición frontal a las cuentas. Seguramente Aragonès confía en que los presupuestos para el 2021, y por la coyuntura pandémica, serán mucho más expansivos, y con menos cortapisas, en forma de límite de déficit, por lo que los anticapitalistas podrían llegar a sentirse más cómodos.