El fiscal vincula una investigación a David Madí con el 'caso 3%'

  • El ministerio público pide que un caso de facturas falsas se una a la investigación sobre la financiación de CDC
  • Una jueza de Barcelona decidirá si el proceso en el que figura el exdirigente convergente viaja a la Audiencia Nacional
Barcelona 26 11 2019  Aigues de Catalunya presenta su centro de innovacion GoHub en Barcelona  Foto David Madi  FOTOGRAFO SERGI CONESA

Barcelona 26 11 2019 Aigues de Catalunya presenta su centro de innovacion GoHub en Barcelona Foto David Madi FOTOGRAFO SERGI CONESA

Se lee en minutos

La fiscalía vincula una investigación abierta contra el empresario y exdirigente de CDC David Madí, por su presunta implicación en una trama de facturas falsas, con una pieza separada del ‘caso 3%’ sobre la presunta financiación ilegal de dicho partido político, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. El ministerio público ha reclamado al juzgado penal de Barcelona que tramitaba el proceso contra Madí -que ha negado las imputaciones- que se inhiba a favor de Juzgado de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, que instruye el ‘caso 3%’ y se encarga de las pesquisas sobre la productora audiovisual catalana Triacom, que presuntamente “formaba parte de una estructura de financiación” de Convergència.

El juicio contra Madí y otras seis personas, entre ellas Oriol Carbó, de Triacom, por la presunta trama de facturas falsas debía celebrarse en Barcelona este miércoles, pero, al final, ha sido suspendido. El fiscal reclama para el exdirigente de CDC y miembro del ‘estado mayor’ de Carles Puigdemont dos años de prisión, inhabilitación y multa. En el banquillo también debía sentarse el empresario Juan Manuel Parra, uno de los acusados en el juicio del saqueo del Palau de la Música y que reconoció que facturó a la entidad cultural servicios prestados a CDC, entre ellos unos trabajos durante una campaña electoral. Fue precisamente este empresario, proveedor habitual del partido, quien en julio de 2019 remitió un escrito al juzgado penal de Barcelona en el que confesaba haber cobrado trabajos realizados a la extinta CDC a través de facturas giradas a la productora Triacom, que trabajó en su día con TV3 e impulsora de espacios de éxito como 'El gran dictat'.

Este mes de diciembre y tras varios retrasos en la celebración del juicio contra Parra, Carbó y Madí, el fiscal del caso de Barcelona, Pedro Castro, ha pedido a la juez que remita el asunto a la Audiencia Nacional porque los hechos que se están tramitando en ambas sedes judiciales “ya no revisten los caracteres de delitos conexos”, sino que están vinculados a unas actuaciones únicas: la facturación que durante 2011 tuvo como destinataria Triacom tiene una “doble dimensión procesal”: el supuesto perjuicio causado a Hacienda (defraudación) o la posible financiación ilegal de CDC. Por ello, a su entender, debe analizarse el caso desde “un único foro” (juzgado) que “impida interpretaciones contradictorias”.

La reunión con Gordó

Te puede interesar

Para acreditar su versión, Parra entregó en el juzgado un CD que contiene una conversación que mantuvo el 17 de octubre de 2011 en la entonces sede de CDC en la calle de Còrsega de Barcelona con Germà Gordó, entonces secretario del Govern y que está imputado por el 'caso 3%'. En este encuentro, que fue grabado por el empresario, Gordó alardeaba de su influencia en los contratos de la Generalitat. “Cada vez que te presentes a alguna cosa (un concurso público), me vienes a ver y yo hablaré con el secretario general correspondiente, con el departamento correspondiente”, le dijo el entonces alto cargo del Ejecutivo catalán. El empresario le reclamaba una deuda por el montaje de mítines de las elecciones catalanas del 2010.

Esta grabación, difundida en su día por EL PERIÓDICO, llegó a la Audiencia Nacional, que citó a declarar a Parra y después a Oriol Carbó. De ahí nació la pieza separada denominada Triacom, el nombre de la empresa audiovisual presuntamente vinculada a la financiación ilegal de CDC.