COMPARECENCIA CON GIUSEPPE CONTE EN PALMA

Sánchez responde a Díaz Ayuso que dirigentes del PP también apoyan la armonización fiscal

El presidente defiende acabar con el 'dumping' que practica Madrid para "preservar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, durante la XIX Cumbre entre España e Italia, este 25 de noviembre en el palacio de la Almudaina de Palma de Mallorca. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, durante la XIX Cumbre entre España e Italia, este 25 de noviembre en el palacio de la Almudaina de Palma de Mallorca.  / BORJA PUIG (POOL MONCLOA)

Se lee en minutos

Jaume Bauzà

Pedro Sánchez ha defendido este miércoles que la armonización fiscal de diversos impuestos "es algo en lo que dirigentes autonómicos del PP también están de acuerdo", en referencia al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y ERC para acabar con el 'dumping' fiscal que practica la Comunidad de Madrid.

Este fenómeno, que consiste en bajar impuestos para atraer a empresas e inversores, ha sido criticado por otras autonomías que, argumentan, también se ven obligadas a bajar impuestos para no resultar menos atractivas. 

"Preservar la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos independientemente de donde vivan es algo en lo que debemos estar de acuerdo, incluso [la presidenta de la Comunidad de Madrid] Díaz Ayuso", ha subrayado Sánchez después de la XIX Cumbre entre España e Italia celebrada hoy en el Palacio de la Almudaina de Palma.

"Esa falta de armonización fiscal entre las autonomías la han criticado también dirigentes autonómicos del PP en otras ocasiones porque son conscientes de que tenemos un problema", ha reiterado el presidente del Gobierno. 

Te puede interesar

Díaz Ayuso ha expresado su total oposición al pacto alcanzado entre el Gobierno y ERC en el marco de la negociación de los presupuestos y que allana el camino para lograr esa armonización fiscal: "En Madrid se tiene mucha libertad. Seré la peor pesadilla de quien toque el bolsillo al contribuyente madrileño".