26 oct 2020

Ir a contenido

EN EL CONGRESO

La moción de censura de Vox se debatirá el 21 y 22 de octubre

Garriga defenderá la moción y Abascal presentará su programa alternativo a Sánchez

Batet tendrá que fijar la hora de la votación de la que será la quinta censura de la democracia

Miguel Ángel Rodríguez Juanma Romero

El presidente Pedro Sánchez y el líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso

El presidente Pedro Sánchez y el líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso / DAVID CASTRO

Ya hay fecha para la moción de censura de Vox. Según han confirmado fuentes parlamentarias a EL PERIÓDICO, será el miércoles 21 de octubre cuando Santiago Abascal suba a la tribuna del Congreso de los Diputados para tratar de sacar a Pedro Sánchez de la Moncloa y defender su candidatura a la presidencia del Congreso. El debate de la iniciativa se prolongará durante dos días y será cuando concluya, el jueves 22, cuando se produzca la votación. Salvo sorpresa inesperada, la iniciativa fracasará y solo contará con los síes de los 52 diputados ultras. 

La presidente de la Cámara baja, Meritxell Batet, ha decidido suprimir la sesión de control al Gobierno de la próxima semana para situar el comienzo del debate de la moción el miércoles a las nueve de la mañana. Una vez terminado el plazo de 48 horas para presentar mociones alternativas, Batet comenzó el pasado jueves a diseñar la planificación de la quinta moción de censura de la democracia (las anteriores fueron las que lideraron Felipe González en 1980Antonio Hernández Mancha en 1987Pablo Iglesias en 2017 y el propio Pedro Sánchez en 2018, la única que prosperó). Este martes, la jefa de la Cámara comunicará oficialmente la fecha a los grupos. 

Finalmente, se producirá 22 días después de que la formación ultra registrara la proposición en el Congreso. Para cuadrar la fecha, Batet ha tenido en cuenta que el presidente del Gobierno estará el día 20 de octubre en Roma, participando en una cumbre bilateral hispanoitaliana a la que también asistirá el primer ministro italiano, Giuseppe Conte

Apretar a Casado

En la formación ultra han reiterado en diversas ocasiones que, aunque la moción vaya a fracasar, es su responsabilidad presentarla para tratar de acabar con el Gobierno de coalición y, después, convocar elecciones. Su intención es que sea el diputado por Barcelona Ignacio Garriga quien defienda sin límite de tiempo la iniciativa en un primer turno. Un gesto claro del partido de extrema derecha para dar visibilidad al parlamentario que será el candidato ultra en las próximas elecciones catalanas

Tras la intervención de Garriga, será el turno de Abascal de subir a la tribuna y explicar, también sin ningún límite de tiempo, su proyecto alternativo al del Ejecutivo de Sánchez. Una exposición que, todo apunta, estará repleta de ataques al Gobierno de coalición por su gestión de la pandemia. Una vez termine el líder de Vox, se interrumpirá la sesión y, al reiniciarse, comenzará un turno de intervención de 30 minutos de cada grupo parlamentario. 

Sánchez o cualquier otro representante del Gobierno podrá intervenir en el debate cuando lo desee para dar la réplica a los oradores que vayan participando en el debate. Una vez finalizada la sesión, será Batet quien tenga que fijar la hora de la votación. Es matemáticamente imposible que Vox logre sacar adelante la iniciativa, ya que ningún grupo ha mostrado su intención de apoyarla y sus 52 escaños les sitúan muy lejos de lograr la mayoría absoluta necesaria de 176 síes. Pero sí servirá para apretar a Pablo Casado, su competidor directo en el espacio de la derecha.