27 may 2020

Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

El Consell de Garanties Estatutàries da vía libre a los presupuestos del 2020

El organismo consultivo rechaza la impugnación de Ciutadans contra las cuentas catalanas

El Periódico

El hemiciclo del Parlament de Catalunya.

El hemiciclo del Parlament de Catalunya. / EUROPA PRESS

En la era del ‘procés’, cuando los legos en materia parlamentaria echan cuentas sobre cuándo se va a probar determinada ley, siempre se añade un mes al resultado derivado de la tramitación en la Cámara, por si alguien recurre el texto al Consell de Garanties Estatutàries (CGE). Ese es el plazo que tiene el órgano que vela porque todas las iniciativas legislativas se ajusten a los textos constitucionales, la Carta Magna y la autonómica. Mucho menos de esos 30 días ha precisado el CGE para avalar por unanimidad las cuentas del Govern. Puede entenderse, incluso, como un revés a Ciudadanos por su recurso.

Lo cierto es que el motivo alegado era bizarro. Tanto que permitía pensar que fuera una maniobra dilatadora del tiempo. Cabe recordar que la aprobación de los presupuestos daba paso, sin solución de continuidad, a las elecciones, tal y como decidió el ‘president’ Quim Torra. Todo ello en la Catalunya pre-covid, claro.

Demorar la aprobación definitiva de mitad de marzo a finales de abril alejaba mucho la opción de que estos comicios se celebraran antes del verano y, por tanto, casi las postergaban hasta otoño. Una jugada interesante para aquellos partidos que precisen tiempo para recomponerse.

Ciudadanos basó su recurso en que los presupuestos pactados entre Pere Aragonès y los ‘comuns’ «no son útiles para afrontar los desafíos sociales y económicos que tiene Catalunya» ante la covid-19 y avisaba de que las «previsiones iniciales» de las cuentas «no se cumplirán», contraviniendo «así el artículo 135 de la Constitución Española», que, desde una noche de agosto de 2012, lleva incorporada en su texto el respeto al déficit cero. 

Según el dictamen, sin embargo, el proyecto no vulnera el principio de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera ni ningún precepto del Estatut ni de la Constitución. .

Según el órgano consultivo, «la tramitación del procedimiento legislativo» del proyecto de ley de presupuestos, en cuanto a la «incorporación del proyecto de presupuesto del Parlament, «tampoco vulnera» la legislación. Finalmente,  considera que la disposición adicional 27 de los presupuestos, referida a un «salario mínimo de referencia en Cataluña» -el Govern se compromete a cuantificar antes de acabar el año 2020 los recursos adicionales que hacen falta para implementarlo- tampoco es «contraria a la Constitución ni al Estatut».

El vicepresidente Aragonès arremetió ayer contra la «irresponsabilidad» mostrada, a su parecer, por Ciudadanos por haber hecho perder «un mes» al Govern en esta crisis sanitaria. Aragonès, que defiende modificar las partidas, una vez aprobadas las cuentas, para hacer frente a la emergencia sanitaria, reclamó que se aceleren los plazos para que el Parlament dé el visto bueno al proyecto.

En manos de la Mesa

Queda en manos de la Mesa de la Cámara, pues, decidir cuando se lleva a sesión plenaria. Todo ello enmedio del debate sobre la reforma del reglamento y la opción de permitir plenos telemáticos en determinadas circunstancias. Pensando justamente en la aprobación de las cuentas del 2020,  se dio curso a la posibiidad de llevar a cabo un pleno reducido, con los portavoces de los partidos, a imagen y semejanza de lo que sucede en el Congreso.

Lo que ya no queda nada claro es que, horas después de que se aprueben las cuentas, Torra dé la fecha de las próximas elecciones, como se comprometió en su día. Los planes pre-covid tienen mal encaje en el ahora.