27 may 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA SANITARIA

La Generalitat acepta ahora la ayuda del Ejército por el coronavirus tras ponerle trabas

El Govern pide la colaboración de la UME para desinfectar 84 residencias geriátricas

El Periódico

Miembros de la UME desinfectando una residencia de ancianos.

Miembros de la UME desinfectando una residencia de ancianos. / FERRAN NADEU

El 18 de marzo, el 'conseller' de Interior, Miquel Buch, fue tajante: "En Catalunya no necesitamos la ayuda del Ejército". Con el paso de los días y la expansión del coronavirus, el Ejecutivo catalán fue modulando su opinión al respecto, hasta que el 25 de marzo el propio Buch reconoció: "Si lo necesitamos, ya le llamaremos". Y lo acabaron haciendo dos días después, cuando aceptaron por primera vez la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para desinfectar un centro tutelado de menores en Badalona.

Una semana después, la posición ya ha virado por completo: "Todo aquello de lo que dispongan y que puedan aportar para dar respuesta a esta epidemia será bienvenido", aseguró este jueves la 'consellera' de Salut, Alba Vergés. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, se justificó así: "Catalunya paga una parte de las fuerzas militares, asi que si se necesitan, se utilizarán".

Los trabajos de los militares comenzaron con la desinfección del aeropuerto de El Prat y el puerto de Barcelona. Una treintena de municipios han contado con la ayuda de la UME, que también se encargó de habilitar un centro de acogida para personas sin techo en la Fira de Barcelona tras solicitarlo el ayuntamiento. Ya son 35 las residencias donde ha intervenido el Ejército y entre hoy y el sábado acudirán a otras 84, a petición de la Generalitat.

Trabas en Sabadell y Sant Cugat

Pero no siempre han hallado facilidades. Esta semana, Salut mantuvo paralizada unos días la construcción de un hospital de campaña en Sabadell por considerar que las tiendas militares que estaban instalando no eran adecuadas, y las cambiaron por unos paneles "más robustos". El jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Villaroya, quitó hierro este jueves al asunto y afirmó que la retirada se hizo "en coordinación con la Generalitat".

Y en Sant Cugat del Vallès, el gobierno municipal, de ERC, PSC y la CUP, denunciaron que la Generalitat les había denegado un permiso para que la UME colaborase en la desinfección de varias residencias de ancianos.