crisis sanitaria

El coronavirus deja el Congreso prácticamente vacío

Apenas una treintena de diputados han asistido a la Cámara, que ya suma 10 infectados

Aspecto del Congreso de los Diputados, el 18 de marzo.

Aspecto del Congreso de los Diputados, el 18 de marzo. / EFE / MARISCAL

Se lee en minutos

El Periódico

El coronavirus ha dejado este miércoles la imagen de un Congreso prácticamente vacío, con muy pocos diputados, apenas una treintena. Los que sí han acudido manteniendo una distancia prudencial. Con poco más de una veintena de escaños estén ocupados, puesto que la Cámara, que ya suma 10 infectados entre los diputados (entre ellos Irene Montero o Santiago Abascal), ha tomado medidas para evitar nuevos contagios.

Aunque el Congreso no puede impedir la entrada de las señorías que quieran asistir a la sesión, los grupos acordaron limitar el número de representantes que ha mandado cada uno, en función de su peso en el hemiciclo. Tampoco la Mesa de la Cámara está al completo, aunque si se ha garantizado una representación mínima del órgano de gobierno encabezada por la presidenta, Meritxell Batet.

A su entrada en el hemiciclo, y antes de que diera inicio la sesión plenaria, los asistentes se saludaron a distancia, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, y se fueron sentando en sus sitios con una distancia entre ellos de dos escaños.

En una sesión en la que no habrá votaciones, no solo estarán vacíos los escaños, sino también las tribunas de prensa porque los informadores acreditados en la Cámara no cubren el pleno de forma presencial y lo seguirán, como la mayoría de sus señorías, desde sus televisiones o desde otro tipo de dispositivos.

Pedro Sánchez y Carmen Calvo, separados por tres butacas del hemicilo / mariscal FOTO (efE)

Una treintena de diputados

Poco más de una treintena de diputados ha acudido a escuchar a Sánchez, entre ellos una representación reducida de la Mesa del Congreso. De sus nueve miembros han acudido cinco: la presidenta, Meritxell Batet; los vicepresidentes tercera, Gloria Elizo (Unidas Podemos), y el cuarto, Ignacio Gil Lázaro (Vox); y los secretarios tercero, Javier Sánchez Serna, de Unidas Podemos, y cuarto, el 'popular' Adolfo Suárez Illana. Ente todos ellos, la correspondiente distancia de un metro.

El Gobierno, además de Sánchez, ha ocupado otros cinco escaños del banco azul del hemiciclo, también separados entre sí. En el Salón de Plenos seguían al presidente la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y los titulares de Defensa, Margarita Robles; de Interior, Fernando Grande Marlaska; de Transportes; José Luis Ábalos; y de Sanidad, Salvador Illa.

El PSOE ha enviado al Pleno a su portavoz, Adriana Lastra, tras poner fin este martes a su cuarentena, así como el secretario general del grupo, Rafael Simancas, y a los también madrileños Isaura Leal, Zaida Cantera, Daniel Viondi y Omar Anguita.

Por su parte, en nombre del PP están el presidente, Pablo Casado; su secretario general, Teodoro García Egea; su portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo; el portavoz adjunto Guillermo Mariscal y el diputado por Granada y la diputada Ana Beltrán.

A Vox, el grupo con más positivos reconocidos -cinco, entre ellos su presidente, Santiago Abascal--, le representa su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, y los diputados María Ramírez y José María Sánchez, que ha acudido con mascarilla y guantes.

En nombres de Unidas Podemos ha asistido su portavoz, Pablo Echenique, y Enrique Santiago en el de IU. En esta ocasión no hay representación de las confluencias porque el único diputado de Galicia En Común y candidato a la Xunta, Antón Gómez Reino, ha dado positivo en coronavirus, y el presidente del grupo parlamentario y diputado de En Comú, Jaume Asens, está en cuarentena por haber estado en contacto con enfermos.

ERC y PNV, por su parte, sólo han mandado al Pleno a sus portavoces: Gabriel Rufián y Aitor Esteban, respectivamente, mientras que los dos grupos heterogéneos de la Cámara contaban con tres representantes cada uno. Por ekl Grupo Plural estaban ÍUñigo Errejón (Más País), Joan Baldioví (Compromís) y Néstor Rego (BNG) y por el Mixto Sergio Sayas (UPN), Tomás Guitarte (Teruel Existe) e Isidro Martínez Oblanca (Foro Asturias).

El PRC, CC y Nueva Canarias no han podido acercarse por las limitaciones de la sesión, mientras que Ciudadanos, Junts, Bildu y la CUP se han ausentado voluntariamente. Habían solicitado a la presidenta del Congreso poder intervenir telemáticamente en el Pleno para evitar riesgos pero esa fórmula no está contemplada en el Reglamento de la institución, que data de 1982.

Mascarillas en el Congreso, esta mañana / mariscal (efe)

Junto a los políticos también han acudido a sus puestos de trabajo en el hemiciclo seis funcionarios de la Cámara: el secretario general del Congreso, dos letrados, un ujier y una taquígrafa. En total, y contando también dos fotógrafos para cubrir la sesión, 41 personas se encuentran en el Salón de Plenos.

Batet muestra su solidaridad 

La presidenta del Congreso ha abierto este miércoles la sesión plenaria monográfica sobre la crisis del coronavirus enviando un mensaje de solidaridad a todos los afectados directamente por la enfermedad y a todas las personas que en estos días siguen acudiendo a sus puestos de trabajo, en especial a los sanitarios, farmacéuticos, empleados de supermercados y demás colectivos que prestan servicios esenciales.

Ante un hemiciclo prácticamente vacío, Batet ha subrayado que los diputados que no están siguiendo el Pleno sentados en sus escaños en absoluto incumplen su deber reglamentario de asistencia a las sesiones parlamentarias, sino que están ausentes porque se han seguido las recomendaciones de las autoridades sanitarias para "combatir la extensión" del Covid-19.

Tras mostrar la solidaridad de todo el Congreso con los familiares y allegados de todos los fallecidos por la infección, la presidenta se ha centrado en el capítulo de agradecimientos. Así, ha citado a todo el personal sanitario, que está actuando "en primera línea" contra el virus, pero también a los miembros de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Batet también a quienes atienden a la ciudadanía en los supermercados, mercados y farmacias, a quienes limpian las calles y permiten mantener los servicios esenciales -como las personas que trabajan el propio Congreso- y, en general, a todos "los que siguen cada día acudiendo a su puesto de trabajo en esta situación de emergencia". "A todos, muchas gracias", ha apostillado Batet antes de dar la palabra al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Te puede interesar

La intervención de Sánchez ha arrancado a las nueve de la mañana y el presidente podrá emplear todo el tiempo que necesite para exponer sus medidas. Después, cada grupo contará con quince minutos para intervenir y, tras la contestación del jefe del Ejecutivo, en su caso, se les darán otros cinco para un segundo turno.

El jefe del Ejecutivo ha trasladado su "máximo pesar y afecto" a los familiares y amigos de los fallecidos que ni tan siquiera han podido velar a sus muertos en compañía de sus allegados al tiempo que ha enviado "fuerzas y deseos de pronta recuperación" a quienes han caído enfermos .