24 oct 2020

Ir a contenido

Puigdemont pide a la UE un mecanismo para la autodeterminación

El 'expresident' insiste en su primera intervención en el pleno de la Eurocámara en que "Catalunya Catalunya es ahora un asunto interno europeo"

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, dice que la tramitación del suplicatorio comenzará cuando concluya el examen de la petición

Silvia Martínez

Primera intervención de Carles Puigdemont en el pleno del Parlamento Europeo. / JEAN-FRANÇÖIS BADIAS / AP / VÍDEO: JXCAT

Carles Puigdemont tiene muy claras sus prioridades y ha aprovechado su debú en el Parlamento Europeo para ir al grano y trasladar al resto de eurodiputados su primer mensaje tras estrenarse ayer como eurodiputado. En apenas un minuto y en inglés ha pedido “una solución política por la vía del diálogo y la negociación”, “un mecanismo común democrático para la autodeterminación” y ha advertido que la represión “no puede ser una solución aceptable”.

Ha sido durante un debate sobre las prioridades de la presidencia semestral croata de la Unión Europea en el que han participado el primer ministro de Croacia, Andrej Plencovic, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Al primero, cuyo país ha mencionado el ex president ganó la independencia recientemente, le ha agradecido sus recientes palabras de apoyo al diálogo entre Catalunya y España. 

“Catalunya es una cuestión interna de la Unión Europea y va a estar presente durante la presidencia croata. Por eso debe encontrarse una solución política por la vía del diálogo y la negociación”, ha reivindicado desde su escaño en la última fila del hemiciclo. Hasta ahora ni Comisión Europea ni Consejo se han implicado en este debate. Al contrario, siempre han insistido que se trata de un asunto interno de España, tal y como ha recordado el propio Plencovic en una rueda de prensa posterior. “Esta cuestión no se ha abordado a nivel del Consejo Europeo ni es parte de las actividades de ninguna presidencia. Es un asunto que debe resolverse en España”, ha zanjado sin mencionar el diálogo.

Durante su intervención Puigdemont también ha reclamando a la Unión Europea un “mecanismo común democrático para la autodeterminación” y ha reiterado que la represión “no es solución aceptable” y que “es hora de que los políticos europeos hablen y le muestren al mundo que el derecho de autodeterminación es el mejor para resolver conflictos territoriales, no sólo en la UE sino en todo el mundo”. 

Críticas de PP y Ciudadanos

Tanto la jefa de filas de los populares españoles, Dolors Montserrat, como de Ciudadanos, Luis Garicano, han reaccionado a estas palabras levantando sus tarjetas azules, el mecanismo que tiene la cámara para replicar en las intervenciones. La presidenta de la cámara, que en ese momento ejercía la irlandesa Mairead MacGuinnes, le ha preguntado a Puigdemont si aceptaba entrar a debatir pero el ex president se ha negado. 

“Un prófugo con miedo a que le digan que Europa es el antídoto a su nacionalismo destructivo ha rechazado mi turno de réplica en el pleno del Parlamento Europeo. Ese es el temeroso Puigdemont”, le ha recriminado Montserrat a través de twitter. “Puigdemont ha sido fiel a su trayectoria política y ha venido a mentir al Parlamento Europeo. Por eso no ha tenido el valor de aceptar mi pregunta. No hay mayor enemigo del estado de derecho en Europa que él. Nadie antes que él ha derogado una constitución democrática en ningún país de Europa. Sabe que en Europa están solos, por eso se sientan en el gallinero”, ha criticado Garicano.

A la espera del suplicatorio

El gran desafío al que se enfrenta ahora Puigdemont en el Parlamento Europeo es conservar su inmunidad como eurodiputado. En rueda de prensa, el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, ha explicado que la petición del suplicatorio del Tribunal Supremo llegó este lunes aunque el trámite todavía no ha comenzado. “La solicitud será tratada como todas las demás y el pleno será informado cuando se termine el examen de la solicitud”, ha zanjado sobre un procedimiento que se prolongará todavía unos cuántos meses y que terminará con una votación en el plenario. 

De momento, el jefe de filas del PPE, Manfred Weber, ya ha avanzado que “si las autoridades españolas nos piden que levantemos la inmunidad nuestro partido está preparado” porque “la justicia tiene que hacer su trabajo”. Por su parte, la presidenta de los Socialistas, Iratxe García, ha avisado de que cuando se empiece a tramitar el suplicatorio lo estudiarán y decidirán pero sin entorpecer la justicia. “Una cosa es entender que necesitamos trabajar desde el dialogo y otra cosa es permitir que la justicia trabaje y no son incompatibles. No podemos ser selectivos en la defensa del estado de derecho”, ha replicado frente a las palabras del lunes de Puigdemont retando a los socialistas a rechazar el levantamiento de la inmunidad.

La Eurocámara recibió durante la pasada legislatura unos 50 suplicatorios y el 92% de ellos fueron aceptados. Un trámite en el que “lo normal”, aseguran fuentes de la comisión de asuntos jurídicos, es que se apruebe sin entrar a valorar el fondo porque “ni somos un tribunal ni un jurado”. Según el funcionamiento interno, cada grupo político tiene un ponente designado responsable de evaluar las inmunidades que se asignan por turno. 

Es el caso de los polacos Andrej Halicki (PPE) y Kosma Zlotowski (ECR), el español Iban García del Blanco (S&D), así como los franceses Stéphane Sejourné (Renew-liberales), Gilles Lebreton (Identidad y Demoracia), Martine Aubry (IUE), y Marie Touissaint (Verdes/ALE). Actualmente tres de ellos –Touissant, Sejourné y Halicki- ya están asignados como ponentes en otros casos mientras que Iban García no podría asumir asumir la ponencia del informe por ser de la misma nacionalidad que Puigdemont y Comín.