Ir a contenido

LA CONDICIONES DE LA ASSEMBLEA

La ANC pide excluir a los 'comuns' de la mesa catalana

Reclama que en la reunión previa a la bilateral solo haya independentistas y Albiach rebate que "ignorar la transversalidad del país es sectario"

Òmnium apremia al soberanismo a definir el próximo objetivo común

Roger Pascual

Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC.

Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC. / ACN

La mesas fueron un caballo de batalla antes de la investidura y siguen siendo fuente de polémica antes de que se reúnan. ERC logró que el PSOE aceptara que la mesa debía de ser entre gobiernos y sus acuerdos se debían someter a una consulta  (algo que JxCat aireara su malestar). Al margen de esa primera reunión entre ejecutivos tendría que reunirse una mesa de partidos catalanes en la que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) reclama que solo haya fuerzas y entidades independentistas, excluyendo a los ‘comuns’, algo que ha generado el malestar de la confluencia de Ada Colau.

 «Catalunya es una nación moderna, diversa y plural. Nosotros continuaremos haciendo bandera del diálogo y la empatía, en Catalunya y en el Estado. Moleste a quien moleste. Ignorar la transversalidad del país es sectario», tuiteó Jéssica Albiach, líder de Catalunya en Comú Podem en el Parlament tras conocer la reclamación de la ANC.
«En el caso de ECP ya estarán representados en la mesa de diálogo bilateral como miembros del Gobierno PSOE-UP, y no tendría sentido que estuviesen en los dos lados de la mesa», defendió el comunicado de la ANC. Además de condicionar su presencia en la mesa catalana a la exclusión de los ‘comuns’, la otra exigencia que pone la entidad soberanista es que  la mesa de negociación con el Gobierno sea «exclusivamente para la independencia», y que en ella se negocien las condiciones para la independencia o un referéndum binario acordado con el Estado y vinculante.

Seguimiento de la ANC

 
El Secretariado Nacional de la ANC se reunió el sábado en Calaf  y decidió que la entidad formará parte de esta mesa previa si se cumplen estas condiciones.  Pese a que cree que esta mesa tiene pocas posibilidades de éxito, defiende que la ANC debe de estar presente para «fiscalizarla».
Desde Òmnium también se mira con cierto escepticismo las  posibilidades de éxito del diálogo. Su presidente, Jordi Cuixart, abogó por dialogar con los socialistas para poder avanzar en el conflicto entre Catalunya y el resto de España, pero avisó que, hasta la fecha, Pedro Sánchez, «aún no ha demostrado nada más allá de las palabras». En una entrevista de Europa Press desde la cárcel de Lledoners, Cuixart apuntó que considera que el PSC «también debe ser parte de la solución al conflicto político» que, a su juicio, solo tienen una salida en el diálogo y el fin de la represión.

Cuixart apela a la unidad

«¿Alguien cree que podríamos avanzar sin dialogar con el PSC?», se preguntó Cuixart, que expresó su deseó que en la mesa de negociación entre el Gobierno español y la Generalitat pueda hablarse de todo. Sobre esta cita, hizo un llamamiento a las dos partes a ser empáticas y perseverantes si quieren buscar una solución. Cuixart también urgió al soberanismo a definir el próximo objetivo común así como unidad de acción, y reclamó dejar atrás «debates superados que solo sirven para confrontaciones estériles».

Temas: ANC Catalunya