25 sep 2020

Ir a contenido

HACIA LA INVESTIDURA

La patronal critica las medidas "cerca del populismo" del acuerdo PSOE-Podemos

CEOE y Cepyme advierten de que algunas de las propuestas impactarán "de forma muy negativa" en la creación de empleo y el crecimiento

Foment amenaza con medidas para parar el pacto, que prevé derogar la reforma laboral del PP

Efe

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva (derecha) en una foto de archivo.

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva (derecha) en una foto de archivo. / DAVID CASTRO

Las patronales CEOE y Cepyme han expresado este martes su "honda preocupación" por las medidas "más cerca del populismo que de la ortodoxia económica" que incluye el acuerdo de gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. La patronal ha alertado del daño que, a su juicio, pueden hacer estas medidas al empleo y la economía.

En un comunicado conjunto, los empresarios señalan que en un contexto de ralentización económica el documento presentado el lunes por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias esboza una serie de medidas de carácter económico y laboral que, "más cerca del populismo que de la ortodoxia económica", impactarán de forma "muy negativa en la creación de empleo, en el futuro de las empresas y desincentivarán cualquier posibilidad de inversión en España".

En la práctica, advierten, algunas de las vías de acción que se adelantan en el documento impactarán especialmente en las pymes y entre los autónomos y "pueden acabar dando como resultado un aumento de la economía sumergida y menores oportunidades de acceso al mercado laboral, los dos grandes problemas de este país".

Contrarreforma laboral y salario mínimo

El programa de gobierno de PSOE y Podemos incluye, en el apartado económico, la 'derogación' parcial de la reforma laboral para "recuperar los derechos arrebatados por la reforma laboral del 2012" y alude a poner fin a la posibilidad de despido por bajas médicas justificadas, a la limitación temporal de los convenios colectivos tras perder su vigencia y a la prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial. Además, ambas formaciones se comprometen a "revisar las causas del despido" y a negociar un salario mínimo interprofesional en el entorno de los 1.200 euros. Este aspecto ya había sido criticado por la patronal.

"Monólogo social"

Junto a esto, también cuestionan que las medidas planteadas dejan sin espacio al diálogo social entre empresas y trabajadores y "abren la puerta a un monólogo social por parte del futuro Gobierno". "La adopción de iniciativas legislativas sin consenso pueden acabar teniendo escaso recorrido y siendo contraproducentes", añaden.

La patronal recuerda que los últimos indicadores económicos reflejan que la economía española crece a tasas inferiores al 2%, tal y como la CEOE había señalado "no fruto de un catastrofismo interesado", sino desde la "voluntad de contribuir al bien común".

La CEOE y Cepyme subrayan también en la nota su apuesta por el diálogo social y defienden un Gobierno "estable y moderado". Las patronales tienen previsto someter a consideración el documento presentado por la coalición PSOE-Unidas Podemos en la próxima junta directiva que se celebra en enero.

Críticas de las patronales catalanas

Las patronales catalanas Foment del Treball y Fepime consideran "muy perjudicial" el acuerdo de gobierno al que han llegado el PSOE y Unidas Podemos, ya que, en su opinión, daña el crecimiento económico y el tejido empresarial, "desmotiva la inversión, no genera confianza y frena la creación de empleo".

Foment, que analizará en su Junta Directiva y Asamblea General del 13 de enero el programa de gobierno, lamenta que el acuerdo vaya en la dirección de incrementar la presión fiscal a empresas y personas físicas y de modificar aspectos relevantes de la reforma laboral, que "fue determinante para evitar el cierre de muchas empresas españolas durante los años más duros de la crisis".

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, asegura que la clave para incrementar los ingresos públicos es "atacar la economía sumergida". La patronal asegura que impulsará todos los mecanismos necesarios, tanto parlamentarios como de negociación, para evitar la puesta en marcha de este programa de gobierno "tan negativo para la economía productiva".