30 oct 2020

Ir a contenido

Choque diplomático con Bolivia

Choque entre España y Bolivia por los asilados de Evo Morales

Bolivia habla de "atropello" y Exteriores envía a un funcionario español para investigar los hechos

La ministra Robles dará explicaciones en el Congreso después de que lo hayan exigido PP y Vox

Rosa María Sánchez

Ministerio de Asuntos Exteriores. 

Ministerio de Asuntos Exteriores. 

Bolivia y España se hayan inmersas en un choque diplomático de gran envergadura después de que el gobierno provisional de Jeanine Áñez haya acusado a diplomáticos españoles de haber intentado ayudar a huir a exministros de Evo Morales asilados en la embajada de México en La Paz y acusados de varios delitos, entre ellos sedición y terrorismo.

Tras la acusación de “atropello” a la soberanía de Bolivia (el viernes, por parte de la cancillera interina, Karen Longaric), el ministerio español de Exteriores emitió en la noche del viernes un escueto comunicado en el que daba cuenta de su decisión de “abrir una investigación en relación a los hechos acaecidos durante la visita de la Encargada de Negocios ‘ad interim’ de España a la Embajadora de México en Bolivia”, María Teresa Mercado.

Este mismo sábado, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha emitido un nuevo comunicado en el que  anuncia que "en los próximos días enviará una misión" a Bolivia, encabezada por “un funcionario de la Inspección General de Servicios”, con el propósito de abrir "una investigación sobre los hechos acaecidos" durante la visita de la diplomática Cristina Borreguero a la Embajada de México en ese país.

En todo caso, el Ministerio aclara que el objeto de la visita realizada por la Encargada de Negocios ‘ad interim’ "era exclusivamente de cortesía" y "niega rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias".

Comparecencia parlamentaria

Según este comunicado, la Ministra de Defensa en funciones, encargada del Ministerio de Asuntos Exteriores, Margarita Robles, "comparecerá públicamente en el Congreso de los Diputados cuando la investigación haya sido completada y sus resultados analizados”.

Poco antes de difundirse este comunicado, representantes de PP y de Vox habían anunciado que solicitarán al Gobierno que explique en el Congreso de los Diputados los hechos ocurridos durante la visita de la diplomática Borreguero a la embajadora de México en Bolivia.

El vicesecretario de Participación del PP, Jaime de Olano, pidió que Robles "explique el incidente de Bolivia con diplomáticos españoles" ante la denuncia de la canciller boliviana. Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, a través de la red social tuiter, exigió "respuestas" en el Parlamento, tras calificar el incidente de “gravísimo”.

Hechos confusos

Todo sucedió cuando la diplomática española Cristina Borreguero y el cónsul, Álvaro Fernández, se dirigieron a visitar a la embajadora mexicana. Según el relato de los hechos leído por la cancillera interina, Karen Longaric, los diplomáticos españoles acudieron acompañados por “personas con el rostro cubierto, intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática de México en La Paz”.

La Policía boliviana frenó el acceso a las instalaciones de estos “encapuchados”  y “armados” que, en principio, podrían tratarse de agentes de seguridad españoles, de escolta. Sí pudo entrar el personal diplomático.

Se da la circunstancia de que en México ha encontrado asilo el expresidente Evo Morales y que en la embajada mexicana en La Paz se encuentran asilados nueve exfuncionarios del Gobierno de Evo Morales, entre ellos, varios a los que persigue la justicia boliviana. Entre ellos, Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia; Wilma Alanoca, exministra de Culturas; Nicolás Laguna, exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación y Víctor Vásquez, exgobernador de Oruro.

El propio portavoz internacional del Gobierno interino de Bolivia, Jorge Quiroga, acusó al Gobierno de Pedro Sánchez, --“que está co-gobernando con Podemos”, dijo—, de intentar "salvar y proteger" a los exministros Quintana y Héctor Arce, y al exdirector de la Agetic, Nicolás Laguna.  "El país ha quedado anonadado de ver que ha retornado el colonialismo español a Bolivia, nos dejó perplejos ver operativos con efectivos encapuchados, armados de España, con complejos de James Bond, violar flagrantemente la soberanía nacional”, dijo Quiroga, según refleja la prensa local.

El actual ministro del Interior boliviano, Arturo Murillo, anunció que pedirá a la embajada española en La Paz que cambie a sus funcionarios diplomáticos. La Cancillería mexicana, por su parte, denunció que policías bolivianos, que mantienen vigiladas las sedes diplomáticas mexicanas en La Paz, bloquearon durante más de una hora la salida de diplomáticos españoles que estaban en la residencia de la embajadora, al no poder hacerlo con sus propios chóferes.

Todos los acontecimientos son confusos y las fuentes diplomáticas españolas quieren esperar a que culmine su propia investigación antes de clarificarlos.