Ir a contenido

JUICIO POR DESÓRDENES

El fiscal retira la acusación contra cuatro de los 12 juzgados de 'Rodea el Congreso'

El ministerio público no considera acreditados los delitos que les imputaba al inicio de la vista oral

Europa Press

Asistentes a una manifestación ’Rodea el Congreso’ de octubre del 2016.

Asistentes a una manifestación ’Rodea el Congreso’ de octubre del 2016. / JOSÉ LUIS ROCA

El fiscal en el juicio contra 12 jóvenes juzgados por los altercados que se produjeron en la convocatoria de 'Rodea al Congreso' del 14 de diciembre del 2013 ha retirado la acusación de cuatro de los acusados al no considerar acreditados los delitos que les imputaba al inicio de la vista oral, ha informado sus abogados en redes sociales.

El juicio ha quedado visto para sentencia tras los informes finales de las defensas y el fiscal. Los abogados defensores han solicitado que se deduzca testimonio contra tres agentes de la Unidad de Intervención Policial (VIP) por un posible delito de falso testimonio.

En su declaración, solo uno de los 12 acusados admitió haber lanzado "envases de papel" a la Policía, mientras que otro de ellos se retractó de su reconocimiento en instrucción aseverando que ese día estaba en la zona porque iba al Museo del Prado.

Nueve de los procesados se enfrentaban a una solicitud fiscal de seis años de prisión por delitos de atentado, resistencia a la autoridad, desórdenes públicos y lesiones.

Concentración no autorizada

Según el relato inicial del fiscal, los encausados participaban en una concentración no autorizada bajo el lema 'Rodea el Congreso', que se desarrolló por calles del centro de Madrid desde Neptuno hasta Sol, "donde se inició un lanzamiento de petardos y botellas".

Se acusa a una de las procesadas de dar una patada a un agente, a otros dos de "patear" un coche de la Policía Municipal. Cuando los agentes de la Policía Nacional fueron en su auxilio, otros de los luego detenidos "les arrojaron botellas de vidrio y piedras para evitar la intervención". Otro de ellos "propinó fuertes empujones a los agentes", mientras el resto les insultaban y desobedecían a la autoridad.

Como consecuencia de todo ello, 14 agentes resultaron heridos de diversa consideración, por lo que además de la responsabilidad penal se pide responsabilidad civil con diversas cantidades para cada agente lesionado.