Ir a contenido

El Parlament amaga con desobedecer al Constitucional

Torrent avanza una votación sobre la autodeterminación pero no la publica

La Fiscalía General del Estado ordena investigar si se ha cometido delito

Júlia Regué Xabi Barrena Ángeles Vázquez

El Parlament reitera la voluntad de ejercer la autodeterminación. En la foto, Roger Torrent, presidente del Parlament. / GUILLEM ROSET / ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS

El Parlament volvió a pronunciarse este martes sobre la autodeterminación, pese a las reiteradas advertencias del Tribunal Constitucional. Las piruetas del presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, para desobedecer ma non troppo, incluyendo cambios de hora y de orden del día, soliviantaron tanto a JxCat como a la CUP. 

La Fiscalía General del Estado instó a la catalana a valorar si la actuación de la Mesa durante las últimas semanas es constitutiva de algún tipo de delito. Y es que el Parlament y el Tribunal Constitucional jugaron al gato y el ratón. La partida de este martes la comenzó Torrent, el lunes, cuando modificó el horario del pleno previsto inicialmente a las 15 horas para oficiarlo a las 9 horas. El TC se suele citar a las 10 horas pero avanzó la reunión a las 9.30 horas para suspender la moción de la CUP sobre la autodeterminación que figuraba como el último punto del orden del día. Eso hizo que los parlamentarios de ERC pidieran una alteración para tomar ventaja y evitar que Torrent incurriera en un delito de desobediencia en el caso de que la suspensión llegara antes de la votación. 

Torrent ha sido advertido, con la de este martes, hasta cuatro veces de que un regate en estos términos acarrearía consecuencias penales. A su vez, el TC no quedó impasible y respondió al adelanto de seis horas del Parlament con otro, de su cónclave, de 30 minutos. Contrarreloj y 'foto finish'. A las 10:06:01 horas anunciaba el inicio de la votación y a las 10:06:14 horas proclamaba el resultado. Según fuentes parlamentarias, la comunicación sobre la suspensión del TC a los servicios jurídicos llegó tres minutos después. 

JxCat y ERC dieron su 'sí' al punto que exponía que el Parlament "expresa su voluntad de ejercer de forma concreta el derecho a la autodeterminación y de respetar la voluntad del pueblo catalán". Los ‘comuns’ se abstuvieron. Cs se fue del hemiciclo con duras críticas a la pirueta soberanista y el PSC y el PPC no votaron. El malestar fue extensible al Govern, ya que los miembros del Ejecutivo con acta no pudieron votar porque, gracias al adelanto de seis horas, estaban reunidos en el Consell Executiu como cada martes por la mañana. "El hecho de que haya convocado de forma casi simultánea el pleno del Parlament, sin previo aviso ni consenso y de forma repentina, genera sin duda una alteración de la normal agenda institucional", lanzó la portavoz Meritxell Budó a Torrent en una misiva. 

Sin publicación 

Las prisas sirvieron poco. En una reunión de la Mesa tras el debate el secretario general del Parlament, Xavier Muro, apercibido también por el TC y ausente por enfermedad, según fuentes parlamentarias, certificó que esta moción no se publicará en el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya (BOPC). Es decir, no quedará constancia de que este texto haya sido aprobado. En cualquier caso, fuentes jurídicas sostienen que tampoco tendría validez técnica porque su admisión a trámite quedó suspendida.

No fue lo único que quedó en papel mojado. La endeble respuesta unitaria a la sentencia del ‘procés’, tras meses de intensas y complejas negociaciones, se encontró también con el portazo del TC. El Parlament publicó este martes en el BOPC que el tribunal suspendió la tramitación parlamentaria del punto 11 en el que se expone que la Cámara  "reitera y reiterará tantas veces como quieran los diputados, la reprobación de la monarquía, la defensa del derecho a la autodeterminación y la reivindicación de la soberanía del pueblo de Catalunya para decidir su futuro político". Esta propuesta de resolución aún no ha sido votada. 

Fuentes de Presidència del Parlament, aseguran que Torrent "está dispuesto a asumir las consecuencias" de la defensa de que en el hemiciclo "se pueda hablar de todo", aunque "no pondrá en riesgo a los funcionarios". Sin embargo, los grupos soberanistas no descartan que pueda abrirse un plazo de enmiendas para rebajar este punto y sortear de nuevo al TC. 

Por su parte, Cs ya anunció que llevaría a Torrent directamente a la fiscalía porque, a su juicio, ya ha "consumado un delito de desobediencia" al haber permitido el debate.